Atenas para principiantes: un paseo por la Antigüedad

Lo que no te debes perder en un primer viaje a la capital griega

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: sborisov / ISTOCK

Un viaje a Atenas, ya se sabe, es una vuelta a miles de años atrás, un paseo por los inicios del pensamiento. Es también escuchar los ecos precursores de la democracia y los primeros pasos del arte, la ciencia y la filosofía. Es, en definitiva, descubrir los vestigios de la Antigüedad, los mismos que despertaron la conciencia de las civilizaciones occidentales. Por todo ello, y por mucho más, la capital griega esconde la clave para conocernos (y para comprendernos) hoy en día.

Es el santuario más grande y hermoso de la antigua Atenas, dedicado principalmente a su patrona, la diosa Atenea. Domina el centro de la ciudad moderna desde el peñasco rocoso conocido como la Acrópolis. Los mitos más famosos de la antigua Atenas, sus mayores fiestas religiosas , los primeros cultos y varios acontecimientos decisivos en la historia de la ciudad están conectados a este recinto sagrado. | SHansche / ISTOCK

He aquí unas cuantas pinceladas para aquel que visita por primera vez esta ciudad y, pese a su carácter inabarcable, no quiere perderse lo imprescindible:

Devorar La Acrópolis

Claro, cómo no íbamos a comenzar por la gran joya, aquella que todo el mundo debería contemplar al menos una vez en la vida. Un conjunto declarado Patrimonio Mundial, que pese a estar deteriorado por el tiempo, la guerra y los terremotos, sigue siendo una maravilla. Esta colina sagrada debe ser explorada una y otra vez, tratando de no perder detalle. Porque, más allá del Partenón, símbolo de la gloria de la antigua Grecia, existen otros muchos tesoros.

Entre los más valiosos está el Erecteion, con las famosas Cariátides -o más bien sus réplicas-; el Templo de Atenea Niké -o de la Victoria Alada-, que conmemora el triunfo sobre los persas; los Propileos que formaban la gran puerta monumental de acceso y el teatro de Dioniso Eléuteros, que fue el más grande de la antigua Grecia y sirvió para que estrenaran sus obras Sófocles, Esquilo y Aristófanes.

Completar la información en el Museo de la Acrópolis

Museo de la Acrópolis, Atenas, Grecia  | Rudimencial / ISTOCK

Altamente recomendable para interpretar los restos del yacimiento. Emplazado a unos 300 metros en un edificio de arquitectura contemporánea, en sus tres plantas de exposición se recogen auténticas joyas de la arqueología griega. Una amplia colección de piezas pertenecientes a los diferentes monumentos de la Acrópolis, junto a restos de la ciudad antigua situados bajo un suelo de cristal, infinidad de esculturas y piezas clásicas.

Pasear por el Ágora

Claro, para descubrir el centro de la vida social de antaño e imaginar los discursos de Sócrates en los orígenes de los tiempos. Edificada en el siglo VI a.C., fue destruida por los persas y reconstruida posteriormente hasta ser arrasada por los érulos. Pese a tantos bandazos de la historia, hoy mantiene casi intacto el templo de Hefesto y, sobre todo, un aura increíble de tiempos remotos.

Comer en Atenas: una vuelta a nuestras raíces mediterráneas

Empaparse de otras épocas en el Museo Arqueológico Nacional

Tan importante como el anteriormente mencionado, aquí encontramos tesoros que se remontan al Neolítico y antigüedades de la Edad de Bronce y de los periodos cicládico, minoico, micénico y clásico. 

Alternar en el barrio de Plaka

Barrio de Plaka, Atenas, Grecia  | Poike / ISTOCK

Situado a los pies de la Acrópolis, se trata de una animada y colorida mezcla de la antigua Atenas con concurridos restaurantes, terrazas, galerías y tiendas de recuerdos. Pese a su carácter turístico, merece la pena explorar sus calles adoquinadas, repletas de ruinas bizantinas y otomanas. 

Confundirse con el gentío de la Plaza Syntagma

Es el núcleo de la ciudad moderna, donde se alza el magnífico edificio del Parlamento custodiado por los evzones, guardias vestidos con el uniforme tradicional de falda corta y zapatos con pompones. El lugar donde hoy todo pasa no debería pasarse por alto.

Subir a la Colina de Licabeto

Panteón y colina de la Acrópolis, Atenas, Grecia  | kosmos111 / ISTOCK

Se puede hacer a pie, a lo largo de una pronunciada cuesta de casi 300 metros, o en un funicular que parte cada 30 minutos. Una vez en la cima, las vistas sobre el centro de Atenas y la Acrópolis resultan impresionantes -si la calima lo permite-. Especialmente de noche, con los grandes hitos iluminados. 

Visitar el Estadio Panateneo

Aunque hoy en día se celebran pocos acontecimientos deportivos, se trata del recinto de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna en 1896.