Asturias y la prehistoria en un viaje inolvidable

El Principado de Asturias esconde secretos a voces en forma de huellas de dinosaurios y pinturas rupestres. Descúbrelo en un viaje único.

Foto: Turismo Asturias

Viajar a Asturias no es sólo viajar a una de las comunidades autónomas más diversas de España sino que es viajar en el tiempo. Con vestigios fósiles que se remontan al mesozoico, en el Principado no es raro encontrar huellas y otros rastros de dinosaurios; así como también una completa muestra de las primeras manifestaciones artísticas de nuestros antepasados con de más de 25.000 años de antigüedad en el interior de sus cuevas.

Costa de los Dinosaurios

Una de las formas de comenzar la inmersión al pasado asturiano es a través de su costa. Además de playas de gran belleza, prodigiosos acantilados e históricas villas marineras, el litoral de Asturias alberga otros muchos secretos, entre los que se encuentran las huellas de los dinosaurios. El tramo costero que se extiende entre Gijón y Ribadesella nos traslada hasta el Jurásico a través de las huellas de los dinosaurios y otros reptilesque vivieron aquí hace 150 millones de años.


Acantilados de Luces en Colunga. Foto: Departamento Científico del Museo del Jurásico de Asturias

Concretamente, son nueve los yacimientos donde se pueden observar icnitas (pisadas) y restos óseos de aquellas criaturas. Probablemente, las huellas más famosas son las que se encuentran en la playa de La Griega, cerca de Colunga, aunque las playas de la Vega, Merón y Ribadesella, así como los acantilados de Tereñes, Luces y Lastres también cuentan con restos de los saurópodos que un día habitaron Asturias. A estos lugares se le suma lalocalidad marinera de Tazones, que además de ser una de las más bonitas de la zona cuenta con vestigios de dinosaurios en su puerto y en su faro.

A fondo en el MUJA

Haciendo una alto en el camino de la Costa de los Dinosaurios,entre las localidades de Colunga y Lastres, en la rasa costera de San Telmo, se encuentra el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA), inaugurado en 2004. Este lugar es una oportunidad única para conocer más a fondo las inmensas criaturas extintas que vivieron en Asturias y es que en su interior contiene una de las colecciones sobre dinosaurios más completas del mundo.

El MUJA alberga una muestra de 4.650 fósiles, entre los que destacan la colección de icnitas de dinosaurio. A través de ellos, el visitante podrá hacer un recorrido de la evolución de la vida terrestre, desde sus inicios hasta la aparición del ser humano, aunque pone el énfasis en el Mesozoico o Era de los Dinosaurios. Además, llama la atención las réplicas de dinosaurios, donde un camarasaurio de 17 metros de longitud y dos tiranosaurios de 8 metros de altura en posición erguida son los reyes.

Todo esto se puede disfrutar en un singular edificio que tiene forma de huella de dinosauro de tres dedos, lo que le convierte en un atractivo más al aproximarse a él.

La Prehistoria vuelve a la vida

Saliendo de la costa pero con la prehistoria en la cabeza, el municipio de Teverga, en las montañas asturianas, se ha creado el Parque de la Prehistoria de Teverga, un espacio que ofrece una de las retrospectivas más completas de arte Paleolítico en Europa.

Este parque cuenta con dos áreas expositivas:La galería y laCueva de Cuevas. La primera de ellas realiza un recorrido del hombre primitivo, su forma de vida y su arte a través de reproducciones y paneles informativos creando uno de los conjuntos más interesantes y originales de arte rupestre y objetos de arte mobiliar del Peleolítico Superior de Europa. Esta muestra está avalada por la comunidad científica, con Javier Fortea a la cabeza.

En cuanto a la Cueva de cuevas, es un espacio que reproduce fidedignamente tres de las principales cuevas europeas con manifestaciones de Arte Paleolítico Superior: el Camarín de Candamo (San Román, Asturias), el Salón Negro de Niaux (Vierge de Niaux, Francia) y la Sala de los Polícromos de Tito Bustillo (Ribadesella, Asturias).

Además de arte rupestre, desde el 2014 el Parque de la Prehistoria de Teverga forma parte de unprograma europeo de conservación faunística. De este modo,cuenta con una pareja de caballos Przewalski, de origen prehistórico y tres ejemplares de bisonte europeo, a los que este año se les han sumado una pareja de neo-uros.Estas especies presiden las principales representaciones pictóricas en las cuevas asturianas y se pueden observar en el área del parque llamada "Cercado de bisontes europeos y caballos Przewalski".

Las entrañas de Asturias

Para conocer de primera mano la prehistoria asturiana no hay mejor forma que adentrarse en las entrañas de sus montañas, en las cuevas donde vivieron y pintaros los primeros seres humanos. Con hasta 15 cuevas en las que han hallado arte rupestre, Asturias es una referencia mundial, contando cinco de estas cuevas con la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: Tito Bustillo (Ribadesella), Covaciella (Cabrales), Llonín (Peñamellera Alta), El Pindal (Ribadedeva) y La Peña (Candamo).

La Peña y Tito Bustillo actualmente se encuentran abiertas al público, contando esta última con un Centro de Arte Rupestreque ofrece al visitante piezas y recreaciones muy interesantes a la hora de comprender el universo de nuestros primeros antepasados.

Descubierta en 1968, Tito Bustillo alberga uno de los conjuntos rupestres más importantes de Europa con muestras que datan de entre el 22.000 y el 10.000 a. de C.Su visita se puede completar con la cueva de Ardines, una inmensa cúpula geológica de una belleza única.