Asomarse al abismo: los miradores más espeluznantes del mundo

Toma aire y prepárate para unas vistas de infarto

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: SimonDannhauer / ISTOCK

Desde plataformas de observación colgadas en el vacío hasta cornisas de rascacielos a cientos de metros de las acera, pasando por vertiginosos cortantes moldeados por la propia naturaleza. Así son los miradores que más intimidan al hombre al constatar su pequeñez frente al mundo:

Skywalk (El Gran Cañón, Colorado EE UU)

Caminar suspendidos, nada más y nada menos, que sobre el Gran Cañón del Colorado, en Arizona. Esto es lo que proporciona este mirador formado por una plataforma circular con suelo de cristal. Una pasarela que sobresale de uno de los cañones laterales, en la zona conocida como West Rim, a la friolera de 1.400 metros de altura respecto a la base. Las vistas cortan la respiración mientras los ojos se pierden entre los pliegues rojizos de esta joya de la naturaleza que es una de las Siete Maravillas del Mundo y que conforma una cicatriz en la tierra por la que fluye, como una serpiente, el Río Colorado. Aunque no se permite la entrada de cámaras fotográficas, la imagen te la llevarás para siempre en la retina.

PiotrSurowiec / ISTOCK

Trolltunga (Noruega)

Es, literalmente, una plataforma sobre el abismo, concebida de manera natural. Una roca en perfecta horizontalidad magistralmente suspendida sobre el vacío. El mirador de Trolltunga (que en el idioma noruego quiere decir ‘la lengua del troll’) dibuja un vertiginoso saliente que brota de una pared montañosa, descolgado como por un milagro a 700 metros de altura. Por debajo quedan las aguas del lago Ringedalsvatnet y arropando la escena, las paredes abruptas del fiordo de Hardangerfjord. Asomarse al vacío que se despliega a los pies supone desafíar las leyes conocidas para combinar en un mismo escenario las vistas a una altura descomunal y la belleza de este mirador titánico donde sólo aquellos que no sufren de vértigo consiguen hacerse la foto de su vida. 

Oleh_Slobodeniuk / ISTOCK

Lotto Tower World (Seúl, Corea del Sur)

Aunque el edificio en el que se asienta no es el más alto del mundo (ocupa el puesto quinto), la cubierta de observación, a unos 500 metros de altura, sí goza del privilegio de ser la más elevada. Un mirador construido con vidrio templado para que el vértigo sea supremo sobre el skyline de la ciudad. ¿Miedo? No hay por qué tenerlo puesto que la plataforma es capaz de soportar un peso de una tonelada por metro cuadrado. Por si fuera poca la sensación, el acceso se hace mediante el Sky Shuttle, un ascensor de dos niveles que conduce a los visitantes a este techo del mundo en un abrir y cerrar de ojos. Aproximadamente un minuto dura este trayecto vertical. Es, claro, el ascensor más rápido del mundo.

artran / ISTOCK

Glacier Skywalk (Alberta, Canadá)

Un lugar que proporciona un paseo cercano a las nubes, pero esta vez entre majestuosas montañas coronadas de nieve. Es lo que tiene hallarse en el Parque Nacional de Jasper, en plenas Montañas Rocosas canadienses. Aquí encontramos este mirador que consiste en una espeluznante pasarela con suelo de cristal a 280 metros de altura.  La panorámica resulta pasmosa: la naturaleza virgen se extiende bajo los pies coronada por un murallón de glaciares que se extiende hasta el horizonte. Y, si se presta atención, por aquí y por allá aparecerán fuentes termales, lagos y cascadas embelleciendo más aún el paisaje.

ImagineGolf / ISTOCK

Le pas dans le vide (Chamonix, Francia)

El vértigo elevado a un nivel superior. Esto es lo que se experimenta en la plataforma de Aiguille du Midi, en el corazón de los Alpes franceses, cerca de Chamonix. Un cubo transparente a 3.856 metros de altura coronando una aguja rocosa ya de por sí intimidante.  Es el mirador conocido como Paso al Vacío, al que se asciende en 20 minutos a través de un teleférico que conduce a las puertas del cielo. Lo que se obtiene es una magistal vista panorámica de todos los Alpes franceses, suizos e italianos con la cumbre del Mont Blanc despuntando en la escena. Un lugar solo apto para amantes de las emociones fuertes.

aroundtheworld.photography / ISTOCK