Asia y Pacífico, el dragón chino sigue en alza

Elegir cualquier destino asiático por medio de las nuevas rutas aéreas pone a nuestro alcance la moda de Oriente más allá de la gran China, con propuestas emergentes como Corea y Japón, además de India y los destinos ya recuperados del tremendo tsunami de 2004 que azotó las costas del continente.

Ana G. Vitienes

China sigue siendo el destino turístico de mayor crecimiento de Oriente. El pasado año, Air Europa y Air Plus Comet desistieron de su apuesta de mantener vuelos directos todo el año y anularon las rutas al llegar el otoño. Air China ha ocupado su hueco a partir de diciembre. Para este nuevo año cabe esperar que vuelvan a operar con vuelos directos las aerolíneas españolas, al mismo tiempo que otras compañías europeas, como Finnair, Air France, KLM o Lufthansa, han multiplicado sus vuelos hacia China y enlazan, además de con Pekín o Shangai, con otros aeropuertos cada vez más frecuentados, como Guanzhou (la antigua Cantón), Macao (que ya supera a Las Vegas en cifras de negocio relacionadas con el juego), Chengdu (la puerta para el Tíbet), Xian o Kunming. Y atención especial a Pekín, que ya tiene completados todos los edificios que le ayudarán a desplegarse, en 2008, como capital de los Juegos Olímpicos.

También India estará más cerca de los viajeros españoles este nuevo año, gracias a unas cuantas compañías europeas (sigue sin haber conexiones aéreas directas) que han ampliado el número de sus aeropuertos de destino en el subcontinente y, además de llevar a Delhi y a Mumbai (antigua Bombay), viajan ahora a Chennai (antes Madrás), Goa y Calcuta. La milenaria India contará en el 2007 con un nuevo visado turístico para 18 países, entre los que se encuentra España, que permitirá entrar en el territorio indio cuantas veces se quiera durante cinco años, siempre que cada estancia no sobrepase los 90 días. Con todo, el auténtico puerto de entrada a Oriente para los españoles seguirá siendo Bangkok -cuyo nuevo aeropuerto se inauguró oficialmente en septiembre de 2006 y cuenta con una de las terminales más grandes y con la torre de control más alta del mundo-, que ejerce de hub o distribuidor para los viajes a Indochina, sobre todo a Vietnam y Birmania, para Indonesia (Bali), Malasia (que celebra el 50 aniversario de su independencia) y a veces para Oceanía (Australia). Además de ser una de las mejores capitales del mundo para ir de compras y, por supuesto, la base para iniciar los más interesantes periplos por Tailandia.

En Oriente Medio, el turismo crecerá un 4 por ciento en 2007, según el World Travel Tourism Council-WTTC. Los vuelos de compañías aéreas como Emirates -que inauguró en noviembre un vuelo de cargo desde Barcelona-, las aerolíneas económicas Air Arabia o Jazeera Airways, y Qatar Airways -con una mayor frecuencia de vuelos a Doha- han incrementado las conexiones desde España con destinos demandados en la región, como Omán y Dubai. A esta opción se suman las nuevas conexiones en vuelos de largo recorrido de Lufthansa, que acaba de abrir un vuelo directo a Calcuta desde Madrid y Finnair (www.finnair.com), con rutas a Delhi y China. Acceder por ello a los principales destinos asiáticos resultará muy cómodo para los viajeros españoles. Uno de los destinos nuevos es Corea, cuya capital, Seúl, ya compite en actividad y buenas comunicaciones con Singapur. La mayoría de los visitantes combinan la estancia urbana con una parada en Gyeongju -conocida como la isla de las lunas de miel-, un baño en las playas del sur y algún curso intensivo de taekwondo.

Mientras, Hong Kong, con récord de 25 millones de visitantes anuales, se presenta como un destino familiar gracias a sus nuevos parques temáticos: el Hong Kong Disneyland, el Hong Kong Wetland Park y el tranvía Ngong Ping, que conduce hacia el Buda de bronce en isla Lantau. Entre otras novedades destaca la previsible recuperación de turistas en Sri Lanka y la constatación de Japón (Japan Airlines se ha incorporado a la alianza OneWorld) como uno de los destinos favoritos de los españoles, que, con un crecimiento del 38 por ciento en 2006, se alza como el mercado europeo más interesado en el país del sol naciente.