Arenales inabarcables frente a la Barrera de Coral

Finísima arena blanca rodeada de bosque tropical, agua templada, clara y azul y un paisaje de pequeñas islas en la distancia. Esa son las cualidades de Whitehaven que han encandilado al diario londinense. Las mismas que han convencido a los cruceristas que suelen desembarcar en su entorno. Una vez que se han ido, la playa queda desierta para sestear a la sombra de un árbol o emprender una extensa caminata. Para bañarse hay que ir un poco más preparado. El mar está plagado de medusas, las llamadas Box Jellyfish, que paralizan a sus víctimas en cuestión de minutos, por lo que los trajes de neopreno resultan imprescindibles. Aun así, existe la oportunidad de bucear con tortugas, peces multicolores y nemos. La única posibilidad de permanecer en la zona es acampar, que está permitido si se obtienen los permisos correspondientes. La playa de Whitehaven pertenece a las Islas Whitsunday, que forman parte de un gran archipiélago con 165 territorios. Su latitud es la de Tahití,con la que comparte una temperatura cálida.

www.queenslandholidays.com.au y www.australia.com