El árbol más remoto del mundo aguantó la sequía, pero no a un conductor ebrio

El árbol del Teneré fue durante años el árbol más aislado de la Tierra. Situado en el nordeste de Níger, esta es su historia

María Escribano
 | 
Foto: Michel Mazeau

El árbol del Teneré fue, durante la mayor parte del siglo XX, el árbol más aislado de la Tierra. Situado en las tierras yermas del desierto del Teneré en el nordeste de Níger, se trataba de una acacia que se mantenía en pie gracias a la cercanía de un pozo en medio del desierto. Sus compañeros fueron muriendo a medida que el clima de la región se volvía más cálido y más seco. La acacia era la última prueba de que el Sáhara fue una vez verde.

Árbol del Teneré desierto
Árbol del Teneré.  | Michel Mazeau/Wikimedia Commons

Ningún otro árbol crecía en 400 kilómetros a la redonda. Los casi 40 metros de profundidad que alcanzaban las raíces del árbol del Teneré fueron los que lo mantuvieron vivo: las raíces se estiraban 40 metros para alcanzar el agua del pozo, lo que le permitió ser el único superviviente verde del desierto. Así lo comprobaron en el año 1938 al cavar para comprobar la existencia del pozo.

Referencias al solitario árbol del Teneré hay desde años antes. En la década de 1930 apareció en mapas de campañas militares europeas como punto de referencia y hasta el etnólogo francés Henri Lhote lo citó en sus escritos.

Desierto del Sáhara
Cruzando el desierto.  | Jose Constantino / ISTOCK

Los tuareg que cruzaban el desierto en su ruta de caravanas y se encontraban con el árbol empezaron a considerarlo un objeto sagrado. Nunca permitieron que ningún camello se comiera sus hojas ni tampoco ellos cortaron ninguna de sus ramas para leña. El árbol del Teneré, además, se convirtió en punto de referencia y lugar de reuniones ceremoniales para pedirle fuerzas antes de cruzar el vasto mar de dunas del Teneré.  

 Museo Nacional Boubou-Hama de Niamey
En el pabellón de la izquierda del Museo Nacional Boubou-Hama de Niamey se encuentran los restos del árbol del Teneré.      | mtcurado / ISTOCK

Pero en 1973 llegó la tragedia. Un camionero presuntamente ebrio se llevó por delante la acacia. Los restos del árbol, apenas un par de ramas, descansan actualmente en un pabellón al aire libre en el Museo Nacional Boubou-Hama de Niamey, la capital de Níger; en su lugar, una escultura de metal solitaria conmemora la desaparición del árbol.

Escultura árbol del Teneré desierto Níger
Escultura en el lugar donde estuvo el árbol del Teneré.  | Arterra / GETTY

Hoy, el testigo del árbol más remoto del mundo lo cogió un abeto solitario en la isla Campbell, en Nueva Zelanda, según atestigua el Libro Guinness de los Récords. Según un estudio publicado en 2017 en el New Zealand Journal of Ecology, se trata de un abeto Picea sitchensis, una pícea de Sitka. Se lo conoce como el árbol Ranfurly en homenaje al gobernador de Nueva Zelanda Lord Ranfurly, quien supuestamente lo plantó en 1901. Su compañero más cercano se encuentra a más de 222 kilómetros al norte, en las islas Auckland.