Nueva Aquitania en 11 rincones que te dejarán con la boca abierta

La prestigiosa colección Petit Futé de la editorial Alhenamedia lanza el 24 de agosto su nueva guía 'Nouvelle-Aquitaine y sus destinos'. Nosotros te adelantamos en primicia un extracto con el que te transportarás a este lugar increíble de Francia

Petit Futé/Alhenamedia/Varios autores
 | 
Foto: kodachrome25 / ISTOCK

Nouvelle-Aquitaine (Nueva Aquitania) acumula muchos superlativos. En primer lugar, es la mayor región francesa, con una superficie superior a la de Austria. La diversidad de su oferta turística la convierte también en el destino más popular para los turistas franceses: naturaleza cuidada, viñedos de fama mundial, excepcional gastronomía, ciudades dinámicas, míticas playas, patrimonio prodigioso...

Aquí encontrará también la duna natural más alta de Europa, la duna del Pilat, destinos prestigiosos como Burdeos, el valle del Dordoña, el País Vasco francés, Cognac, La Rochelle, Pau y los Pirineos, o Limoges y su artesanía..., además de algunos enclaves que ocupan un lugar destacado en la lista de los espacios imprescindibles elegidos por los visitantes cada año, como la cueva de Lascaux, Futuroscope, la Cité du Vin, la Ciudad Internacional de la Tapicería de Aubusson...

Oliver Dralam / ISTOCK

Nouvelle-Aquitaine es también el terreno de juego de la mayor caza del tesoro de Europa, Tèrra Aventura, que ya ha seducido a más de tres millones de jugadores y que ofrece más de cuatrocientas rutas insólitas, divertidas y gratuitas por todo el territorio para descubrir, en familia o con amigos, las perlas de la región, explorando su historia, sus bellos pueblos, sus leyendas y sus tradiciones.

Todos encontrarán lo que buscan para pasar unas vacaciones ideales en Nouvelle-Aquitaine: vacaciones activas o relajantes; de exploración u ocio... Los excepcionales activos naturales de la región la convierten en un destino perfecto para realizar actividades al aire libre durante todo el año: más de 6700 km de carriles bici, grandes lagos de agua dulce, 750 km de costa para disfrutar del surf, la natación y los deportes náuticos (desde los más tranquilos hasta los más agitados), 88 campos de golf repartidos entre viñedos y el océano, estaciones de esquí, un parque nacional y cinco parques naturales regionales donde practicar senderismo.

lucentius / ISTOCK

Con una riquísima oferta cultural construida siglo tras siglo, la región le invita a emocionarse ante las creaciones prehistóricas, medievales o contemporáneas, a impregnarse del espíritu de un lugar, a sumergirse en la vida de personajes famosos, a saludar la memoria de quienes escribieron las grandes páginas de su historia. A esta pluralidad de paisajes, culturas, relieves, actividades, colores e historias, se suma sobre todo un espíritu común a todo el territorio, un espíritu amable, gastronómico, festivo y profundamente humano. Ese gusto por compartir que transforma las vacaciones en un caleidoscopio de experiencias únicas.

1. Una ciudad con forma de luna

saiko3p / ISTOCK

El meandro del río, que dibuja una línea suave en la ciudad, ha dado este poético nombre al puerto de Burdeos. Este apelativo, utilizado desde la Edad Media, fue elegido por la Unesco para identificar «un conjunto urbano excepcional» al inscribirlo como Patrimonio de la Humanidad en 2007. Se reconoce así el valor de la unidad patrimonial de una ciudad ejemplar a través de la cohesión de un estilo arquitectónico clásico y neoclásico conservado durante dos siglos. Es la recompensa a todo un proyecto urbano de valorización del patrimonio de Burdeos, iniciado en 1996 con la renovación de las fachadas, la ordenación de los muelles a lo largo del Garona, la implantación de un tranvía terrestre y la recalificación de los espacios urbanos. Burdeos cuenta con más de 350 edificios catalogados, entre ellos tres edificios religiosos inscritos en el Patrimonio Mundial del Camino de Santiago.

2. La “Capilla Sixtina” francesa

Denis Helfer

André Malraux denominó a la Abadía de Saint-Savin “la Sixtina románica” por la magnificencia de sus frescos de los siglos XI y XII. El apodo se ha mantenido. Esta joya del arte románico de Poitou fue inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco en 1983 como «obra maestra del genio creativo del hombre» y «testimonio notable de una civilización desaparecida».

Los lugares de Francia que (seguramente) te quedan por descubrir

3. La ciudad de la tapicería

Olivier DJIANN / ISTOCK

La Cité Internationale de la Tapisserie (Ciudad internacional de la tapicería), en Abusson, que ha recibido el sello de Museo de Francia, es la continuación a la inclusión de las técnicas de tapicería de Aubusson en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco en 2009. Inaugurada en 2016 en el edificio rehabilitado de la antigua Escuela Nacional de Arte Decorativo de Aubusson, a una hora y media de Limoges, su misión es preservar, enriquecer y poner en valor estos oficios excepcionales. Alrededor de un proyecto científico y cultural, descubrimos una colección de referencia que recorre cinco siglos y medio de producción en Aubusson.

Aunque se basa en el pasado, la Cité de la Tapisserie también mira al futuro. Con la puesta en marcha de un fondo regional para la creación de tapices contemporáneos, participa en la reactivación de la creación en Aubusson a través de convocatorias de proyectos, una colección de formato fijo, Carré d’Aubusson, la edición delegada de muebles, o incluso encargos específicos a artistas significativos de la escena contemporánea, como Clément Cogitore, Premio Marcel Duchamp 2018.

4. El faro más antiguo

Cloud-Mine-Amsterdam / ISTOCK

El Faro de Cordouan, el último faro en el mar abierto al público y el más antiguo todavía en funcionamiento, actualmente candidato a ser catalogado por la Unesco, fue construido entre 1584 y 1611 en el estuario de la Gironda. La peligrosidad de su bocana era tal que convirtió el lugar en un verdadero cementerio marino. Desde la costa, los vecinos encendían grandes hogueras para velar las almas de los ahogados y, sobre todo, para ayudar a los marineros a orientarse. Una hazaña arquitectónica en mar abierto, el faro, construido en piedra caliza, se eleva majestuosamente hasta una altura de 67,5 metros, ofreciendo una vista excepcional como recompensa por subir sus 301 escalones.

5. En barco o en bici

Delpixart / ISTOCK

Es un paisaje mágico de praderas sombreadas atravesadas por tranquilas vías navegables, con bonitos pueblos en los que las bicicletas y los barcos son los medios de transporte tradicionales. Bienvenidos a la Marisma Poitevina, la Venecia Verde local, un área natural protegida catalogada como Gran Paraje de Francia, y Parque Natural Regional de la Marisma Poitevina desde 2014. Hay varias maneras de descubrir esta hermosa zona natural situada entre Niort y La Rochelle, bañada por innumerables canales, aunque el tradicional paseo en barco sigue siendo el más romántico y famoso.

6. La máquina del tiempo

En el corazón del valle del Vézère, apodado el Valle del Hombre, Lascaux es, sin duda alguna, el yacimiento con mayor concentración de restos prehistóricos de Europa: se enumeran alrededor de 147 yacimientos prehistóricos y 25 cuevas decoradas con pinturas rupestres. Conoceremos la historia de Robot, el perro que regresó a la Prehistoria. El 8 de septiembre de 1940, Robot, el perro que acompañaba a un grupo de adolescentes durante un paseo, desapareció bajo tierra mientras perseguía a un conejo. El agujero en el que cayó el animal revelaría al mundo la cueva de Lascaux, uno de los tesoros de la Prehistoria.

Mariedofra / ISTOCK

El yacimiento se abriría al público en 1948. Lamentablemente, su explotación turística intensiva causó daños irreversibles y el yacimiento tuvo que cerrar en 1963. En 1983, se abrió al público un facsímil, Lascaux 2, y luego en 2012, Lascaux 3. En 2016 se inauguró el Centro Internacional de Arte Rupestre, Lascaux 4, la última obra maestra del arte rupestre. Alrededor de la réplica completa de la famosa cueva decorada con pinturas y grabados del Périgordiano, la escenografía invita a vivir una experiencia inmersiva y personalizada gracias a las herramientas digitales de última generación: realidad aumentada, pantallas 3D, estaciones de interpretación interactivas...

7. La duna más alta de Europa

Tree4Two / ISTOCK

Es un paisaje emblemático del patrimonio francés. La duna costera de Pilat, la más alta de Europa, es una de las joyas naturales de la región de Nouvelle-Aquitaine. Catalogada como Gran Paisaje de Francia desde 1994 junto con su vecino el bosque de Teste-de-Buch, la duna del Pilat impresiona no solo por su tamaño, sino también por el increíble panorama que ofrece desde su cumbre sobre la bahía de Arcachón, el banco de arena de Arguin, el faro de Cap-Ferret y la extensión de pinos que la rodean hasta donde alcanza la vista. Este sitio atrae a unos dos millones de visitantes cada año. En temporada, una escalera de 160 peldaños permite escalar la duna.

8. Un regreso milagroso

Hoy en día, el Rocher de la Vierge (roca de la Virgen) es inseparable de la imagen de Biarritz. ¿Pero por qué una Virgen en medio de las olas, frente a Biarritz? Desde 1864, esta estatua colocada sobre una roca erosionada por las olas conmemora el milagroso regreso de una tripulación de balleneros de Biarritz que se salvó del naufragio. La leyenda cuenta que los pescadores de Biarritz, que se enfrentaron a una terrible tormenta y no pudieron llegar a la costa cercana, fueron guiados a un lugar seguro por una luz divina. Los supervivientes, horrorizados por haber visto la muerte de cerca y agradecidos por haber regresado a tierra firme, decidieron erigir una estatua como agradecimiento a la Virgen.

elementals / ISTOCK

Más tarde, Napoleón III hizo perforar esta roca y conectarla a la costa por una pasarela. La violencia del océano fue la razón de esta primera pasarela de madera, que luego sería sustituida por una estructura metálica. Se dice que fueron los talleres de Gustave Eiffel los que realizaron el trabajo, pero esto es falso. De hecho, la construcción fue confiada a los talleres de Schryver et Cie en 1886. El puente se abrió al público en 1897, once años después del comienzo de las obras. El paseo hasta la Roca de la Virgen es un verdadero ritual para los habitantes de Biarritz y para todos los visitantes de la costa vasca. La vista desde la roca es, por supuesto, magnífica. El ambiente de mar abierto está garantizado, a un paso de Biarritz, una pepita de la costa atlántica rica en patrimonio arquitectónico y en historia, como lo atestiguan sus numerosos parajes y museos.

9. El castillo perdido

Michel PERES / ISTOCK

A las puertas del Lot, en Lot y Garona, el castillo de Bonaguil, castillo de la Bonne Aiguille («buena aguja»), parece perdido en medio del bosque. En una región de colinas escarpadas, emerge en una curva de la carretera o entre los árboles, y se impone con su colosal majestuosidad alzándose sobre tres bases rocosas. Es el modelo absoluto de un castillo fortificado, un conjunto único en Europa que, siendo un monumento importante en Aquitania, propiedad de la pequeña ciudad medieval de Fumel, le acogerá en lo alto de su torre del homenaje, en la frescura de su cueva, para proponerle visitas emocionantes, actividades y talleres que le transportarán a la Edad Media.

10. Una fortaleza “flotante”

stsvirkun / ISTOCK

Fort Boyard es una de las joyas turísticas de Charente-Maritime. El programa de televisión del mismo nombre lo hizo famoso en Francia, pero ¿quién sabe la verdadera historia del fuerte más famoso de Francia? Sobre la construcción de un fuerte en este sitio, Vauban le dijo a Luis XIV en su día: «Señor, sería más fácil coger la luna con los dientes que intentar tal tarea en este lugar». La idea del fuerte quedó en el olvido. No se volvió a hablar de ello hasta principios del siglo XIX, cuando la flota inglesa entró en el canal de Antioquía, amenazó el Arsenal de Rochefort y saqueó la preciosa isla de Aix; con lo que se puso de manifiesto que era necesario cerrar el canal entre las islas de Aix y Oléron. A partir de entonces, tomó fuerza el proyecto de construir el fuerte Boyard en el banco de arena Longe de Boyard, llamado entonces Ban Iaert, para proteger el Arsenal naval de Rochefort.

Se convirtió en prisión militar en 1870. La Marina lo abandonó definitivamente en 1913.

11. De caballeros y princesas

syolacan / ISTOCK

Capital del Périgord Negro, Sarlat es también una ciudad que no hay que perderse. Con una historia que se remonta a la Edad Media, su patrimonio mundialmente famoso, sus eventos gastronómicos y festivos, sus mercados y tiendas de productores locales, ofrece mil experiencias que hay que descubrir durante un fin de semana o una estancia prolongada. La localidad es conocida por tener la mayor densidad de monumentos históricos catalogados. Paseando por sus calles empedradas se dará cuenta de ello, pero no olvide levantar la vista para observar la riqueza arquitectónica de los monumentos.

En las proximidades se encuentran Lascaux y el valle del Vézère, el valle del Dordoña y el castillo de Beynac, una de las plazas fuertes más bellas de la región, con su impresionante fortaleza.

*Si quieres adquirir esta y otras guías de la prestigiosa colección Petit Futé de la editorial Alhenamedia, pincha aquí