Andorra en invierno a pie

El país pirenaico cuenta con un maravilloso paisaje que descubrir a través de los deportes de nieve. Las raquetas y los esquís se hacen indispensables para conocer la cara más bella de Andorra.

Disfrutar de la montaña en invierno es un placer para muchos y uno de los lugares favoritos para algunos es Andorra. Este pequeño país montañoso ofrece valles y cimas en los que disfrutar de la nieve y de los espectaculares paisajes a través de los deportes de montaña. Así la Asociación de Guías y Acompañantes de Montaña de Andorra, con Joan Marc Xarpell a la cabeza, propone dos rutas para disfrutar de la Andorra más blanca.

La primera de las rutas transcurre por elcirco glaciar de Pessons, el más grande de Andorra. El punto de partica se encuentra en el aparcamiento de Cubil, en la estación de esquí de Grau Roig, en Grandvalira, a una altura de 2.100 metros. Este recorrido se realiza con esquís y está marcado con palos naranjas y negros hasta el primer lago. La ruta continúa por izquierda del restaurante de Pessons hasta el lago Forcat y por el camino de verano GR siguiendo las marcas blancas y rojas hasta el lago de Les Fonts, a 2.490m. De vuelta, la bajada se realiza por un pequeño valle de pendientes suaves hasta el primer lago. La ruta completa tiene una duración aproximada de 4 horas.

La segunda ruta propuesta es unpaseo en raquetas por el Camino del Obac, en el valle de Incles. Es un itinerario muy llano que transcurre por el curso del río durante casi 3 km y con un desnivel máximo de 68 metros. Los más avanzados que cuenten una buena condición física pueden continuar la ruta hasta el refugio de Siscaró y llega hasta el Port d''Envalira. Esta variación permite disfrutar de unas vistas magníficas de los Pirineos. Gracias a la amplitud de las zonas y a los claros por los que transcurre es muy fácil contemplar la vegetación de alta montaña. Además, esta característica también permite realizar la ruta en noche de luna llena. El Camino del Obac se completa en unas dos horas y media.

En ambos casos se aconseja ir acompañado por un guía que conozca tanto el terreno como la técnica.