Andalucía: una tierra para el deleite y la alegría

Un proyecto de Turismo de Andalucía
 | 
Foto: Turismo de Andalucía

Andalucía es un enclave único. Es un territorio inigualable para las experiencias, las emociones y los sentidos. Es alegría en todos sus prismas, gracias a su cultura, patrimonio artístico y natural y arqueológico, gastronomía singular, parques naturales, pueblos de fábula y ciudades con genio, todos ellos con una luz infinita que todo lo inunda. Es el lugar ideal para disfrutar el presente, de las pequeñas cosas en cada uno de los rincones que ofrece esta tierra mágica.

Y para viajar al pasado, los enclaves arqueológicos y la su arquitectura industrial compleja y singular de Andalucía ofrecen un viaje sin igual. Su riqueza cultural es incomparable y está marcada por las civilizaciones que dejaron huella en esta impresionante tierra a lo largo de la historia. El resultado son hitos monumentales como la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla, además de la oferta museística de Málaga, las ciudades de Úbeda y Baeza, en Jaén.

Turismo de Andalucía

La región cobija un realismo mágico particular, con numerosos mitos, leyendas y un folclore propio, y que puede encontrarse en el genio de sus pueblos, entre los que destacan Arcos de la Frontera, Ronda o Moguer. Unos pueblos que, además, han crecido sorprendentemente a la sombra, necesaria para resguardarse del clima caluroso de la zona, y que dan lugar a creaciones arquitectónicas maravillosas que generan espacios para el descanso y la reflexión en palacios, casas señoriales, jardines, paseos y avenidas. Sin olvidar tampoco el patrimonio industrial de la región sureña, con importantes escenarios vinculados a la elaboración de productos agroalimentarios, como las conservas, en Cádiz, o el aceite en Córdoba, o centros artesanos como Macael.

Además de una amplia oferta turística, hay mil y una formas de divertirse y disfrutar en la región más meridional de España. Andalucía ofrece una variada oferta de ocio, con destacados parques de atracciones, jardines botánicos, zoológicos y acuarios para recuperar el contacto con la naturaleza. En cuanto al ocio nocturno, destacan teatros, tablaos flamencos, pistas de baile, discotecas y salones. Esta región se posiciona de esta forma como uno de los mejores lugares para disfrutar del tiempo libre, con ofertas para todo tipo de viajeros y durante todo el año.

Comerse el sur bocado a bocado

Una de las señas de identidad de Andalucía es su gastronomía, diversa, humilde, antigua y caracterizada por su clima, historia y paso de civilizaciones y cercanía al mar. Su ubicación geográfica explica sus excelentes pescados y los cultivos de secano han dado lugar a un excelente aceite de oliva que hace de la cocina andaluza una delicia propia de los paladares más exigentes a través de una infinidad de sabores. Sin duda, no hay nada más característico de Andalucía como el ‘pescaíto’ frito o el gazpacho y sus múltiples variaciones.

Actualmente, Andalucía cuenta con 27 denominaciones de origen, entre las que se encuentran las más antiguas de España, como son las de Málaga, Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda. Es asimismo la primera productora de aceite de oliva en el mundo, ingrediente principal de la cocina andaluza y el máximo responsable de la dieta mediterránea, con Jaén como la provincia olivarera por excelencia.

© lolo vasco/ Tramagestión / Turismo Andaluz

Un aceite al que siguen de cerca los vinos, los preciados caldos con cuatro denominaciones de origen, Jerez, productor de fino y manzanilla, Montilla-Moriles, Montes de Málaga y Condado de Huelva, todos ellos con un carácter marcado por una elevada graduación alcohólica y sabor dulce. Y en nuestro paso por Huelva, no podemos olvidar el jamón ibérico o ‘pata negra’ así como los quesos de Córdoba, Málaga y Almería. 

Ya en el litoral, damos también con productos excelentes que explican asimismo la cocina andaluza. Uno de los productos más codiciados es el atún rojo salvaje de Almadraba, pescado en las costas de Cádiz. Es un verdadero manjar que se remonta a tiempos inmemoriales y que se pesca con una técnica artesanal única, fruto de una tradición pesquera milenaria que empezaron los fenicios de esta zona. Este pescado es considerado una joya gastronómica del Atlántico, ya que permite aprovechar todas sus partes y llevar a cabo una infinidad de recetas. El despiece del atún, el ronqueo es un auténtico arte, que solamente pueden llevar a cabo los expertos.

El compás andaluz

Sus casas y calles están hechas de genialidad y creatividad. En este sentido, en el plano cultural, Andalucía ofrece un viaje a lo intangible, al Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Lo hace de la mano de la majestuosa guitarra de Paco de Lucía, la voz desgarrada de Camarón de la Isla, la fuera de La Faraona o el poderío de Rocío Jurado, todos ellos máximos exponentes del flamenco, una de las inequívocas señas de identidad de esta región en el sur de España. A ritmo de fandango, bulería, rumba y taranto, Andalucía desvela sus misterios a sus visitantes, secretos como la pasión transmitida a través del baile y las noches de baile sin fin en los tablaos, que son la esencia de mil años de historia y cultura musical.

Un fenómeno, el musical, que recorre toda la geografía andaluza y que explica también el carácter de sus moradores. Es el nexo de unión de un pueblo, un punto en común en el que confluyen multitud de propuestas, tanto del pasado como contemporáneas. El mejor momento para vivir el clímax de la música andaluza es el verano, cuando la región ofrece cerca de veinte citas festivaleras y cientos de espectáculos y conciertos vinculados a todo tipo de música.

Adrenalina surcando los mares

En cuanto a espacios naturales, el litoral andaluz tiene mucho a ofrecer, así como sus ríos y embalses. Andalucía es una gran enamorada del mar, un lugar en el que muchos pueden disfrutar navegando, deslizándose en tablas de windsurf gracias a la fuerza del viento y practicando 'snorkel', buceo y submarinismo. Las ofertas para surcar los mares son ricas y variadas, ya que cinco de las ocho provincias andaluzas tienen litoral y hay donde elegir, entre el Atlántico y el Mediterráneo. Desde las amplias playas de fina arena de las provincias de Cádiz o Huelva, hasta las calas escondidas entre acantilados de la costa de Granada, la Costa del Sol o Almería, esta región cuenta con más de 800 kilómetros de costa y descubre playas que sorprenden por la variedad de sus paisajes.

Turismo de Andalucía

La combinación de todos los factores, el equilibrio perfecto, es la que hace de Andalucía una tierra especial, apta solamente para curiosos y viajeros dispuestos a sorprenderse y a dejarse atrapar. También en época estival, ya que sus numerosas experiencias de ocio, fiesta, gastronomía, deporte, naturaleza, cultura y sol y playa permiten relajarse, pasarlo en grande y, sin duda, pasar un verano inolvidable. Sin olvidar tampoco la necesidad de cuidar el entorno y viajar y consumir de forma responsable, con el fin de cuidar y conservar todo lo descubierto en el camino