Ámsterdam, la escapada perfecta para empezar septiembre

¿Pensando en escapadas para superar la vuelta al cole? Ámsterdam es la respuesta.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: hocus-focus / ISTOCK

La vuelta al cole es una realidad. Por todas partes nos llegan mensajes de 'el verano se acabó'. Y nos resistimos a admitirlo. Porque, ¿quién va a querer despedirse de días de pies descalzos acariciando la arena de la playa o desayunando con el murmullo de las olas del mar? De esos días en los que con un vestido o unas bermudas y camiseta estás perfecto y todo el mundo te dice lo guapo que estás con ese tono bronceado. No nos queda otra que resignarnos y escuchar en bucle el temazo de Lana del Rey 'Summertime sadness', en el que dice: “bésame fuerte antes de irte”... 

Despedimos la semana desde Amsterdam, una de las ciudades más bonitas de Europa. En la foto, una preciosa puesta de sol sobre uno de los canales más emblemáticos y de mayor interés turístico de la ciudad.  | dennisvdw / ISTOCK

Pero no todo iba a ser malo, porque septiembre es para muchos el nuevo inicio de año. Vuelven los buenos propósitos, las ganas de comerse el mundo y, por supuesto, de escaparnos en cuanto podamos. ¿Una de las mejores ciudades dónde hacerlo? Ámsterdam. La capital de los Países Bajos se postula como la perfecta escapada de fin de semana. Cómodamente conectada vía vuelo desde los principales aeropuertos españoles y a apenas dos horas y media de vuelo, la convierten en una de nuestras preferidas. Y razones no le faltan, porque pasear por la ciudad de los canales es una maravilla.

hanohiki / ISTOCK

Pero no te contaremos aquí lo típico que puedes encontrar en cualquier guía, esos museos que todo el mundo conoce, sino planes singulares conociendo lo último y más divertido que te esperan en la siempre apetecible Ámsterdam. ¿Te vienes?

ISTOCK

Ámsterdam es una de las ciudades más vibrantes de Europa y prueba de ello, es que cada día se suceden aperturas de espacios donde la vanguardia y el diseño se dan de la mano. Hace apenas un par de años, abría sus puertas The Modern Contemporary (Moco) Museum, un nuevo museo independiente, ubicado en una villa diseño del arquitecto holandés Eduard Cuypers en Museumplein, justo al museo Van Gogh. ¿La idea? Exhibir los trabajos de los pioneros del arte moderno. Así fue como los dueños de la galería Lionel en Ámsterdam, traían a la palestra el trabajo de grandes nombres del arte actual, como Warhol, Damien Hirst, Jef Koons o Keith Haring. Además, estás de suerte, porque una de sus exposiciones más punteras, 'Banksy Laugh Now', se ha extendido hasta el 30 de septiembre y supone una ocasión perfecta para admirar trabajos icónicos del misterioso artista como 'Girl with Balloon' o 'Monkey Queen'.

The Modern Contemporary (Moco) Museum

Seguro que alguna vez has visitado el impresionante Rijksmuseum de la ciudad. Pues ahí va una razón para visitarlo de nuevo. Una obra de 1642, se ha convertido en la nueva sensación turística del museo. Y esa no es otra que la archifamosa 'La Ronda de Noche' de Rembrandt. Pero, ¿qué hay de nuevo? Se ha llamado 'Operación ronda de noche' a su espectacular restauración. Hasta aquí todo normal. Pero, ¿y si te dijéramos que han instalado un cubículo de cristal para ver cómo se restaura en directo? Alucinante. Podrás vivir en directo cómo se conserva una de las obras capitales de la Historia del Arte. 

The Modern Contemporary (Moco) Museum

En este hilo de vanguardia, si tienes planeado viajar en octubre, no te puedes perder Amsterdam Dance Event (ADE), el mayor festival de música dance que trae a la ciudad la friolera de 2500 artistas de todo el mundo, que tocarán y actuarán repartidos en 140 de los mejores clubs de la ciudad. La fiesta está servida. 

Amsterdam Dance Event

Con tanta novedad estimulante, se nos ha abierto el apetito. Siempre puedes decantarte por unas patatas fritas o un lujurioso gofre de chocolate, pero queremos enseñarte más. Dentro de esta misma corriente de renovación y vanguardia, encontrarás el restaurante De Kas. El mero hecho de acercarte hasta él ya te llamará la atención, porque se encuentra en medio del parque Frakendael y se ubica en un espectacular antiguo invernadero. Por el día la luz inunda el lugar a través de los ventanales que lo cubre de suelo a techo, por la noche, la iluminación hace que su atmósfera se torne de lo más apetecible y romántica. La peculiaridad de este lugar, es que casi todo con lo que trabajan es de Km.0. Es más, la mayoría de vegetales y hierbas, proceden de sus propios huertos, algunos dentro del mismo invernadero y otros en los alrededores del restaurante, que además, se pueden visitar. 

De Kas

Otro de nuestros favoritos, es el steak house más moderno de la ciudad, Mr. Porter. Abrió sus puertas en 2015, en la azotea del W Hotel, y desde entonces, llena su espacio cada día. ¿Los creadores? Yossi Eliyahoo y Liran Wizman. Quizás sus nombres no te suenen, pero son los ideólogos y fundadores de The Entourage Group, un exitoso grupo de restauración con nombres a sus espaldas como Izakaya, con sede en Ámsterdam e Ibiza, The Butcher o el estrella Michelin The Duchess.

Mr. Porter

La idea desde el principio, fue transformar la idea tradicional de una brasserie, en un nuevo hito donde estilo, elegancia y la mejor gastronomía se dan de la mano. El espacio ya de por sí es de lo mejor que hemos visto, con la cocina a la vista, los chefs trabajando a pleno rendimiento y las cámaras de maduración de la carne a la vista, todo ello combinado con una estética moderna y ecléctica, que por las noches adquiere una dimensión de lo más disfrutona. 

Mr. Porter

¿En la carta? Una selección de platos para compartir y empezar y una cuidadísima selección de carnes. Por ejemplo, puedes arrancar la cena con sus calamares picantes con paprika, coliflor a la brasa, un tartar de carne de vaca con caviar beluga... Y para continuar, lo mejor es hacerlo con sus cortes de carne: rib eye, lady mignon, solomillo, chuleta... acompañados de algunos de sus mejores guarniciones como la polenta de trufa negra, una torre de aros de cebolla, espárragos con salsa holandesa o sus patatas dauphinoise. ¡Hasta tienen una carta de mostazas!

www.danp.co.il

¿Y el descanso? Solo nos vamos a mover unos pasos, porque después de cenar en Mr. Porter, lo mejor es quedarse en el vibrante W Amsterdam. Se trata de uno de los hoteles más cool de la ciudad y su ubicación es inmejorable, a pocos pasos de la icónica plaza Dam y con vistas al Palacio Real de Ámsterdam. El hotel se reparte el espacio en dos edificios, un antiguo banco y una central telefónica. Solo te hará falta coger el ascensor para darte cuenta de que entras en un lugar de lo más vanguardista.

Lutz Vorderwuelbecke

En las alfombras, que cambian a cada momento del día, te dan los buenos días o las buenas tardes y subirás en estos cubículos transparentes hasta su atípico lobby situado en el sexto piso. Allí se juntan varios espacios, la recepción y el W Lounge, un espacio donde tomar un cóctel, pasearse admirando las vistas 360 a la ciudad y relajarse, bien en su terraza al aire libre o junto a la chimenea cuando bajen las temperaturas. En el mismo piso, está el restaurante Mr. Porter. 

Lutz Vorderwuelbecke

El hotel cuenta nada menos que con 238 habitaciones y suites, repartidas por ambos edificios, en las que diseño, música y confort se dan de la mano. La música precisamente es uno de los hitos de estos hoteles de la cadena Marriot. Cada habitación tiene su propio altavoz Marshall y este hotel cuenta con 'music curator' que selecciona los mejores sonidos actuales para cada espacio. 

Lutz Vorderwuelbecke

Todavía hay más, porque otra de las joyas de la corona es su piscina al aire libre. Imagínate la pasada de darte un chapuzón con vistas al Palacio Real, siempre que el tiempo lo permita. No falta tampoco su AWAY Spa, con una interesante carta de tratamientos y otra piscina interior. Mira hacia el techo, porque podrás verte a ti mismo flotando gracias a los espejos que lo conforman. En los bajos del edificio del banco, tienes que entrar a X Bank, una súper boutique donde te esperan más de 180 marcas holandesas de moda, diseño y arte. 

Lutz Vorderwuelbecke

¿Cuándo nos escapamos?