Almería, 5 secretos que ni te imaginas

Entre calas, catas y leyendas, navega la Almería más misteriosa, la más enigmática, la colmada de sorpresas. En estos lares, la historia milenaria, lo fantástico, y lo cotidiano, se licúan en increíbles secretos. Aquí se alza La Mujer de Almanzora, se esconde la segunda geoda más grande del mundo, se atropellan fortificaciones defensivas y torres vigías, y se desparraman fantasmales pueblos mineros. Aquí, la vida se deja llevar.

Irene González
 | 
Foto: GETTY

De esencia morisca, fue tierra de musulmanes, judíos y cristianos. Y, por si fuera poco, este paraíso de arrecifes, y acantilados, también guarda secretos tierra adentro. Carboneras cuenta con una antigua tradición pesquera, y su lonja de mar es de las más importantes de Almería, así que nada mejor que degustar los pescados tradicionales de esta parte de la costa. En sus playas se rodó parte de la emblemática Laurence de Arabia, el mejor escenario posible, gracias a sus naturales y vírgenes playas. Esta villa conocida como el Pueblo, está cuajada de casas bajas con blancas paredes, y con un agradable paseo marítimo. Esta tierra seductora, trufada de embrujo y encanto, resguarda leyendas, o certezas. Como la que afirma que Walt Disney vino al mundo en la blanca Mojácar, en una casa que hoy es posada, y que se puede visitar. Según la leyenda, Disney era hijo de un médico de la localidad y de una lavandera. Tras el escándalo, ella habría emigrado a los Estados Unidos, donde habría dado a su hijo en adopción, a Elías y Flora Disney. Así que, el verdadero nombre de Walter Disney habría sido José Guirao Zamora. Supuestamente, en los años 40, unos enviados por el creador del ratón más famoso del mundo, acudieron a los archivos parroquiales y municipales mojaqueros, en busca de los orígenes de su jefe. Lo que parece cierto, es que en Chicago, su supuesta ciudad de origen, no existe ninguna partida de nacimiento que confirme que Walter Elías Disney nació el 5 de diciembre de 1901. Sea como fuere, este tema está muy presente en el declarado como uno de los Pueblos más Bonitos de España.

Entre indalos, que durante siglos fue símbolo de buena suerte especialmente en Mojácar, donde lo pintaban con almagre para proteger las casas de las tormentas y el mal de ojo, se llega al barrio del Arrabal. Con puertas bajas y anchas, y arcos lobulados, es el único lugar de Mojácar desde dónde no se ve el mar, y en él, al parecer habitó la colonia judía. Un lugar mágico en la órbita de Mojácar, es la playa de la Piedra del Sombrerico, a la que se llega por una pista de tierra entre acantilados. Por el camino, el Castillo de Macenas y la Torre del Rayo, sobre un espectacular peñasco. En Olula del Río, y de blanco Macael, se eleva La mujer de Almanzora, la escultura de mármol más grande del país. Antonio López es el creador de este reto fantástico de 82 bloques de mármol, y 180 toneladas de peso. Frente al Museo Ibáñez, la cabeza de La mujer de Almanzora parece que emerge de la tierra que le ha dado vida, y convierte a la zona en un lugar único en el planeta. Desiertos, arrecifes, playas paradisíacas y cimas son algunos de los muchos escenarios inimaginables de esta desconocida tierra.

Es señorío de restos de instalaciones mineras que salpican las sierras Almagrera y Aguilón. En esta última, en la pequeña villa de tradición minera Pilar de Jaravía, en las mismas entrañas del pozo Quién Tal Pensara, se descubrió en 1 999 una geoda gigante, la segunda más grande del mundo. La Geoda Gigante de Pulpí es un fenómeno único en el planeta por sus dimensiones, perfección, tamaño y por la transparencia de sus cristales, que llegan a medir casi dos metros. Su singularidad geológica y su estado de conservación, la convierten en una joya única de la Naturaleza. Solo existe otra similar en Méjico, imposible de visitar por sus 50ºC, y su 100 % de humedad. San Juan de los Terreros es otra perla por descubrir. Sobre la cima de una colina, su castillo fortaleza ofrece vistas de ensueño, una gran presentación de la naturaleza que esconde la Villa. Hasta aquí llegó el barco de investigación Calypso y su comandante Cousteau, aquí crían aves marinas, y hasta aquí llegan los buceadores para vagar sus fondos, galerías y cuevas submarinas.

1. Carboneras, playas vírgenes

Gran parte del territorio de Carboneras pertenece al Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar. Posee más de catorce kilómetros de idílicas playas, desde las que se divisa la Isla de San Andrés, una roca con forma de ballena, que es Monumento Natural. La bellísima Playa de los Muertos, que debe su nombre a la antigua costumbre de esperar a que el mar devolviera los cuerpos de pescadores y náufragos, está en sus lindes Y hay que visitar la Torre del Rayo, el Castillo de San Andrés y la Torre de la Mesa de Roldán desde donde se disfruta de una vista impagable de toda esta costa.

Sendero de arena que conduce a la playa entre dunas con flores y pastos con postes de madera, un día del sol y cielo azul. Playa de las salinas del Cabo de Gata, Parque Natural Cabo de Gata - Níjar, Almería, Andalucía, España. | Jose A. Bernat Bacete / GETTY

2. Mojácar

Se sitúa, por derecho propio, en el ranking de los pueblos más bonitos de España. En la cima de Sierra Cabrera, con sus casas blancas con arcos y cúpulas, sus puertas de colores, el trazado árabe de sus empinadas, estrechas y laberínticas calles, Mojácar es esencia morisca. Desde sus casas, a su mirador del castillo, pasando por las Iglesias, ermitas, y su fuente mora de doce caños, todo apunta a que aquí convivieron además, cristianos y judíos. Mojácar está cuajada de leyendas y de bellísimos rincones.

Mojácar es un municipio situado en el sureste de la provincia de Almería (Andalucía) en el sur de España, bordeando el Mar Mediterráneo. | John Harper / GETTY

3. Olula del Río

De blanco Macael es La Mujer de Almanzora, la escultura en mármol más grande de España. En Olula del Río, rica en canteras de jaspe, el increíble busto de Antonio López emerge de la tierra. Construida con 82 bloques de mármol donados por Cosentino, se instaló hace un año frente al Museo Ibáñez, del pintor realista Andrés García. La colosal cabeza de ocho metros de altura, evoca a los colosos de la antigüedad griega. Hasta mediados del XIX, Olula del Río vivía de la agricultura, y hoy lo hace de su excepcional y preciado mármol.

4. La Geoda de Pulpí - Pilar de Jaravía

En 1999 se descubrió un gran tesoro en Pilar de Jaravía, una pequeña villa minera de la comarca de Pulpí. En el interior del pozo de hierro y plomo Quien Tal Pensara, a 50 metros de profundidad, se halla este tesoro natural de más de 8 metros de largo, y casi 2 de ancho y alto. En su mágico interior, donde caben hasta 10 personas, sus cristales de yeso, que llegan a superar los 2 metros, son transparentes. Su singularidad geológica y su estado de conservación la convierten en una joya única de la Naturaleza, que están estudiando los científicos. Al parecer, en 2019 se abrirá al público.

5. San Juan de los Terreros

Frente a las costas de San Juan de los Terreros se encuentran, Terreros y Negra, dos pequeñas islas volcánicas que son Monumento Natural. Esta costa posee ensenadas naturales impresionantes. La Playa de los Cocederos, donde antiguamente se trataba el esparto, se despliega entre acantilados, arena fina y aguas tranquilas. En la pequeña Playa Calypso atracó el barco de investigación del famoso comandante Cousteau, y cerca está el arenal de la Mar Serena. La de la Entrevista posee un alto valor geológico por su duna fosilizada, y es la favorita de los submarinistas, por su pradera de posidonia. Imprescindible su castillo, y el museo Benzal.

Frente a la costa en San Juan de los Terreros, Almería, España, hay un pequeño islote volcánico llamado Isla Negra, que es un Monumento Natural. | ser-y-star / GETTY

SaveSaveSaveSaveSaveSaveSaveSaveSaveSaveSaveSave

// Outbrain