Albania, ¿la joya mejor escondida del Adriático?

Al recorrer este país hoy, uno se imagina fácilmente que el secreto mejor conservado de Europa pronto será desvelado. Es lógico e inevitable este secretismo... pero mejor para nosotros y para los albaneses.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Milena Pigdanowicz-Fidera / ISTOCK

Este es un extracto de la guía de dedicada a Albania de la prestigiosa colección Petit Futé, de la editorial Alhenamedia.

Situado en una de las rutas que unen Occidente y Oriente, desde la Antigüedad el país ha sido objeto de la codicia de las diferentes potencias mediterráneas. Albania, aunque nacida y reconocida oficialmente como estado independiente en el siglo XX, es una nación antigua, con un idioma, una cultura propia y más de 2.000 años de historia.

DaveLongMedia / ISTOCK

Es por eso que aqui debes descubrir su rico y variado patrimonio: la ciudad antigua de Butrinto, Berat la maravilla otomana, Gjirokastra la fascinante ciudad de piedra de Ismail Kadeng, pero también las encaramadas ciudadelas, mezquitas e iglesias construidas unas junto a otras. Los edificios nacidos de la desgarradora historia reciente no están enmascarados, sino reconvertidos. Los búnkeres que antaño crecieron como setas se transforman en graneros o museos. Los bloques de viviendas de Tirana, ciudad que se occidentaliza a gran velocidad, están adornados con miles de colores.

Y la juventud de la capital se divierte sin reservas alrededor de la antigua villa de Enver Hoxha. Los paisajes albaneses son magníficos. Donde quiera que esté, el mar y/o las montañas ocupan el horizonte. Antes de que las fotos de las bellas playas jónicas invadan los catálogos, ven a disfrutar del placer de sentirte como si estuvieras en una isla desierta. Ven y deshazte de sus prejuicios. Tras el prolongado aislamiento de la población, cada visitante es bien recibido. Y este pueblo, acostumbrado a migraciones económicas forzadas, es mucho más abierto de lo que normalmente se cree. Este país, un poco más pequeño que Galicia, es un auténtico concentrado de riqueza. Y, buenas noticias, Albania es accesible para todos los presupuestos y resulta fácil de recorrer, tanto si se busca el confort como la aventura.

ViliamM / ISTOCK

Motivos para conocer este país

Albania sigue siendo una tierra de aventuras. En realidad, no se abrió al turismo hasta los años 1990. Debido a la falta de desarrollo económico y político, adolece de cuatro males principales: carreteras en mal estado, patrimonio mal aprovechado, condiciones de alojamiento inciertas y falta de gestión medioambiental. En algunas zonas, la actividad turística es hoy muy fuerte, pero sigue estando centrado en el turismo de bajo coste procedente de los Balcanes (principalmente de Kosovo) y de Europa occidental con tarifas de grupo. La región más frecuentada, la Riviera albanesa, acumula la mayoría de estas desventajas: hormigonado de las costas, vertido de aguas residuales en el mar, carreteras peligrosas, hoteles sin encanto, etc. Dicho esto, el país conserva una autenticidad real y tiene buenas virtudes.

Fani Kurti / ISTOCK

Un condensado de riqueza

Albania posee un mosaico de pueblos y lenguas, montañas, lagos y dos mares, grandes ciudades y regiones muy remotas, religiones que conviven armoniosamente y hermosos paisajes mediterráneos.

Un país hospitalario

Convivencia, solidaridad, generosidad: estos son los verdaderos valores de Albania. La tradición balcánica de la hospitalidad hacia los extranjeros ha resistido aquí el paso del tiempo, al precio, eso sí, de algunos arcaísmos (machismo, sentido del honor extremo, homofobia, ...). Todavía existe una sincera expectación hacia el turista, siempre que sea mínimamente respetuoso con las costumbres locales. Por último, la práctica de las lenguas extranjeras está muy extendida, en parti‐ cular el italiano, el griego y el inglés. En general, siempre se puede uno hacer comprender.

julianpetersphotography / ISTOCK

Un destino económico

Albania es uno de los países más pobres de Europa. Por lo tanto, las vacaciones no pueden ser demasiado caras. Para un presupuesto occidental, la vida cotidiana local es totalmente barata, aunque los precios de los combustibles y del alojamiento en Tirana y en la Riviera albanesa tienden a estar en línea con los niveles europeos.

RossHelen / ISTOCK

Paisajes grandiosos

Albania es un país montañoso (tres cuartas partes del territorio), con lagos y ríos. Su fauna y flora son de una gran riqueza. Lobos, osos y águilas campan a sus anchas por este rico entorno natural. Se puede hacer trekking y practicar deportes en aguas vivas. El país posee parques naturales preservados en los que es posible pasear sin encontrarse con nadie. El litoral (472 km) ofrece un paisaje muy variado: largas playas y humedales, en la costa jónica (al norte), y pequeñas calas y montañas que se sumergen en el mar, en la costa adriática (al sur). El clima, por último, está marcado por veranos siempre cálidos y soleados.

DavorLovincic / ISTOCK

Un rico patrimonio arquitectónico

Aunque muchos edificios religiosos fueron destruidos durante el período comunista, Albania conserva una serie de monumentos heredados de los griegos, romanos, bizantinos y otomanos. Iglesias bizantinas y mezquitas se mezclan. Fuera de temporada, la visita de los lugares más grandes (Butrinto, Gjirokastra y Berat) puede proporcionarle la sensación de ser uno de esos viajeros precursores del siglo XIX.

Leonid Andronov / ISTOCK