¡Akwaaba a Ghana!: un paraíso africano que hay que visitar (por lo menos) una vez en la vida

Ghana se extienden entre el océano Atlántico y el Sahel, y conecta dos mundos: el África ecuatorial y el África subsahariana. Pero sobre todo, es uno de los rincones más bellos del continente

Jean‑Paul LABOURDETTE/Petit Futé
 | 
Foto: tschuma417 / ISTOCK

Ghana es uno de los países de África Occidental que se extienden entre el océano Atlántico y el Sahel, conectando así dos mundos: el África ecuatorial y el África subsahariana. Antigua colonia inglesa, famosa por su oro —por lo que fue apodada la "Costa del Oro"—, y tristemente conocida por sus centros de deportación de esclavos en los siglos XVII y XVIII, Ghana sigue siendo un destino turístico... olvidado para el grueso del turismo. En la guía de la prestigiosa colección Petitt Futé, de la editorial Alhenamedia, explican por qué debemos visitar, aunque sea una vez en la vida, este paraíso que a nadie pilla de paso.

VIAJAR

Sin embargo, es uno de los países más accesibles del golfo de Guinea. Con una economía cada vez más sólida, es un territorio donde la gente se desplaza libremente. País con poca dedicación al turismo, en Ghana descubriremos ciudades y pueblos cargados de tradiciones monárquicas, modernidad poscolonial y sabia tranquilidad africana. El viajero podrá sumergirse en los enormes y concurridos mercados, probar su cocina picante y la gran variedad de frutas tropicales, comprobar que los sistemas tradicionales pueden funcionar en un estado moderno y, simplemente, descubrir el transcurso cotidiano de la vida en África Occidental.

Abierto al océano Atlántico, Ghana tiene hermosas playas bordeadas de palmeras e innumerables puertos pesqueros cubiertos de R“edes y barcos cuya partida, regreso y reparación marcan el horario diario. El país dispone de grandes y verdes espacios de llanuras tropicales en la zona central, pequeñas colinas en la parte oriental y, al norte, la sabana subsahariana, donde se levantan curiosos palacios de tierra que anuncian el Sahel.
Con una cultura cristiana teñida de animismo en el sur e islámica en el norte, en Ghana coexisten varias influencias, ya sea en la moderna Accra, en el país tradicional Asante o en los territorios remotos del extremo norte.

ruffraido / ISTOCK

Ghana cuenta con un patrimonio arquitectónico con tristes ecos históricos, el de los fuertes europeos desde los que comenzó la trata de esclavos hasta el siglo XIX. Hoy en día, es posible practicar el "turismo de la memoria" para comprender mejor cómo era el comercio triangular. El país es rico en tradiciones autóctonas, especialmente en la región de Asante, y en múltiples festivales y rituales que expresan a lo largo del año una cultura vinculada a las tradiciones de la realeza. No obstante, Ghana es conocida en todo el mundo sobre todo por el oro, la artesanía, las perlas y las telas kente. Tierra de mercados, entre ellos el famoso mercado de Kumasi, el más grande de África Occidental, aquí el viajero podrá imbuirse de este sistema de intercambio que todavía da forma al África contemporánea.
A cada cual le corresponderá formarse sobre el terreno su propia idea sobre este país, que a menudo es conocido por su equipo de fútbol y rara vez por el hecho de ser el primer país subsahariano que obtuvo su independencia en 1957.

sanjeri / ISTOCK

Unos cuantos motivos para visitar Ghana

La costa y las playas

Los europeos desembarcaron en las costas de la actual Ghana atraídos por el oro y la trata de esclavos. El primer fuerte de África Occidental, construido en 1492 por los portugueses, fue levantado en Elmina. En ese momento, Ghana era un nuevo El Dorado, una verdadera "Costa del Oro". El oro de los asante atrajo a barcos de carga de toda Europa y se erigieron castillos como setas en la costa del país. En la actualidad, son la arena, las palmeras y el océano infinito lo que atrae a los extranjeros. Equipada con infraestructuras hoteleras, resorts y restaurantes, la bella costa ghanesa, con su clima cálido, puede ser el escenario perfecto para unas vacaciones junto al mar, rodeado de palmeras, arena blanca y el ambiente de los pescadores que regresan con su pescado fresco.

TG23 / ISTOCK

Una cocina africana de calidad

Especiada y exótica para los paladares europeos, la cocina ghanesa, que ofrece caracoles gigantes, pintada, cabra, pescados, mariscos y carnes variadas, el arroz jollof o el fufu, satisfará a quienes buscan diversidad, sabores fuertes y productos de calidad. En “Accra o en el interior más remoto, miríadas de pequeños restaurantes, o maquis (bares-restaurantes en terrazas donde la gente pasa horas y horas en África Occidental), sirven platos de esta cocina que bien vale la pena descubrir por un precio modesto.

Un monumento conmemorativo de la esclavitud al aire libre

Con sus docenas de fuertes europeos, que antes se dedicaban a la trata de esclavos y al comercio triangular, algunos bien conservados y transformados en museos, Ghana es el país perfecto para aprender de primera mano en qué consistía el comercio triangular. Esta dolorosa historia, durante cuyo transcurso millones de africanos, a menudo de países subsaharianos, murieron o fueron deportados a América, Europa y otras partes del mundo, está lejos de su resolución en África.

demerzel21 / ISTOCK

Ghana desea mantener viva esta memoria y ha hecho de su costa un lugar de peregrinación inolvidable, especialmente para los afroamericanos que vienen en gran número tras las huellas de sus orígenes. Al ver los fuertes desde los que se enviaban por mar a este sinnúmero de capturados, podemos hacernos una idea muy clara de lo que supuso la trata de esclavos.

Los ritos sociales sincréticos

Ghana conserva un asombroso sincretismo de tradición y modernidad: los ritos ancestrales de la realeza asante se han conservado y se siguen practicando en el Estado ghanés moderno. Junto a los alcaldes y administradores oficiales, las provincias de Ghana —y especialmente la región de Asante— cuentan con reyes y líderes que gobiernan sin estatus constitucional, pero con un poder real... La cultura de los reyes y grupos tradicionales (guerreros y “monarcas) viene acompañada por una serie de tradiciones que se expresan en las calles: fiestas, ritos religiosos, entronizaciones. Con un poco de suerte, podremos ser testigos de la vida de esta cultura centenaria que se ha adaptado a la era contemporánea. Las coloridas festividades que marcan el año son mucho más que folclore; son ritos sociopolíticos de suma importancia que confieren un color singular a la vida colectiva de Ghana.

Rae Delmontagne / ISTOCK

África Occidental segura

Visitar Ghana es una oportunidad única para descubrir África Occidental sin correr riesgos. El país ha sido elogiado a menudo por su seguridad. De hecho, es uno de los pocos países del golfo de Guinea que goza de estabilidad política junto con una seguridad muy cuidada. Aunque no se puede garantizar la ausencia total de delitos, es un país bastante seguro. Si lo situamos en el contexto de su zona geográfica, se trata de un territorio en el que existe una relativa libertad de circulación. No se puede negar la dosis de dureza y dificultad de este país africano, pero sigue siendo accesible y sin peligros para el visitante.

Otros autores que han intervenido en esta guía: Maeva KOKODOKO, Talatah FAVREAU, Nicolas LANDRU, Maxence GORREGUES, Pierre
JARNIGON, Dominique AUZIAS