Adiós, masificaciones: dos montes y tres pueblos del norte de España alejados de todo

Mar y montaña para relajarse y disfrutar en tranquilidad

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: makasana / ISTOCK

Si lo que buscas para este verano son lugares apartados, plenos de tranquilidad y donde te sientas en libertad sin los agobios de las grandes aglomeraciones, aquí te traemos algunas ideas para que puedas disfrutar de la estación estival campando a tus anchas.

Broto (Huesca)

La magnífica comarca de Sobrarbe, en el norte de Aragón, nos reserva un pequeño municipio donde los paisajes alcanzan un valor incalculable. Ubicado en parte dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Broto despliega toda su atracción en el fondo de un valle rodeado de montañas por donde discurre el río Ara.

Broto | imv / ISTOCK

A ambos lados de este curso fluvial se levantan los dos conjuntos de casas que forman la principal población del municipio, los llamados «barrios» de los Porches y de Santa Cruz.

Cascada de Broto | Estivillml / ISTOCK

En Broto la arquitectura está a la altura del increíble entorno, con la Torre de la Cárcel, la Casa del Valle y la iglesia de San Pedro como máximos baluartes, mientras que en sus alrededores no podemos dejar de adentrarnos en el barranco del Sorrosal hasta llegar a la espectacular cascada del mismo nombre, donde te sentirás en plena armonía con la naturaleza.

Monte Louro (La Coruña)

Allí donde se da la transición entre las Rías Bajas y la Costa da Morte, frente a la ría de Muros y Noia, se alza impresionante como un apéndice costero el Monte Louro, una elevación junto al mar que, pese a su reducida altitud – tan solo 241 metros -, impone todo su poderío en el litoral con la silueta de sus dos protuberancias rocosas, desde donde cumple su función marítima el faro de San Francisco, en la punta Queixal.

Monte Louro | Xurxo Lobato / ISTOCK

Perteneciente al municipio coruñés de Muros, el Monte Louro es una perfecta atalaya granítica que nos regala unas vistas impagables desde su mirador. Desde este punto podemos admirar la inmensidad del área que ocupan la playa de Louro – o playa de Area Maior -  y la laguna de las Xarfas. El ecosistema que forma esta barra de fina arena blanca junto con las dunas que encierran la laguna constituye una de las panorámicas más bellas de la franja costera de la provincia de La Coruña.

Playa de Carnota | Lux Blue / ISTOCK

Una zona de humedales de gran riqueza faunística que se muestra como la antesala de la bellísima playa de Carnota y su mágico Ponte Pindo.

Monsacro (Asturias)

Pocos lugares en Asturias están envueltos de tanta leyenda como el Monsacro, cuyo nombre ya apunta a la esencia de este lugar perteneciente a la sierra del Aramo.

Monsacro | Juan Manero / ISTOCK

Situado al sur de Oviedo y a escasos diez kilómetros del célebre puerto de montaña de El Angliru, Monsacro forma parte del concejo de Morcín, cuyo núcleo de población principal fue reconocido por la fundación del Premio Príncipe de Asturias como Pueblo Ejemplar en 2002. Se trata de un monte de no excesiva elevación pero desde el que se dominan unas vistas impresionantes.

Ermita de la Magdalena | Javitouh / ISTOCK

Antes de llegar a su cima nos topamos con las ermitas de origen templario de Santiago y de la Magdalena – ambas del siglo XIII -, que han estado siempre ligadas a la presencia en este lugar de algunas de las reliquias más importantes de la cristiandad que, según la tradición, fueron traídas aquí por la monarquía visigoda para protegerlas de la invasión islámica. Declaradas Monumentos Histórico-Artísticos en 1992, son la cara visible de un entorno mágico en cuya campa ha habido siempre una actividad ganadera vinculada a la presencia monástica en la zona.

Mogrovejo (Cantabria)

Situado en la parte más oriental de Cantabria, a un paso de Castilla y León y de Asturias y a mitad de camino entre el pueblo de Potes y el Parque Nacional de los Picos de Europa, Mogrovejo es una excelente población poco conocida situada en el valle de Liébana. Una bella y pequeña localidad cántabra que ha sido ampliamente reconocida por su valor y que ha pasado a formar parte recientemente de la Asociación de los Pueblos más bonitos de España.

Mogrovejo | Jon Chica Parada / ISTOCK

Sus casonas de arquitectura popular y su espectacular torre del siglo XIII, de 21 metros de altura, así como su entorno, con la presencia del macizo de Ándara y el valle del Liébana como atractivos naturales, son dignos de admiración.

Torre de Mogrovejo | Xurxo Lobato / ISTOCK

Un lugar de película – como el propio pueblo se autodenomina – desde que una versión moderna de la historia de Heidi utilizase esta preciosa localización como escenario para su rodaje debido a su semejanza con los paisajes de las montañas suizas.

Durro (Lleida)

Durro es, sin lugar a dudas, una de las localidades más bellas del Pirineo de Lleida. Perteneciente al valle de Boí y dentro de los límites de la comarca de la Alta Ribagorza, su posición elevada en un entorno montañoso le confiere una situación de relativo aislamiento que se traduce en un remanso de paz.

Durro | toniflap / ISTOCK

El maravilloso entorno que rodea a la población se une a un más que notable patrimonio arquitectónico que forma uno de los conjuntos más representativos del estilo popular constructivo de esta parte del Pirineo catalán.

Iglesia de Durro | Sensorspot / ISTOCK

Sobre los más de 1300 metros de altitud sobre los que se asienta la localidad se alza majestuoso su monumento más emblemático, la iglesia del siglo XII de la Natividad de la Madre de Dios, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco – así como la ermita de Sant Quirc, situada a las afueras del pueblo - . Un templo cuya torre de cinco pisos domina desde lo alto los tejados de pizarra de las casas de Durro y la serie de barrancos que circundan la zona, lugares perfectos para expansionarse libremente en plena naturaleza.