Viaje a (casi) el centro de la tierra: la gruta más espectacular del mundo

Se llama Skocjan, está en Eslovenia y esconde un mundo subterráneo inimaginable

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Jacek_Sopotnicki / ISTOCK

Si Eslovenia, en la superficie, resulta deslumbrante, nada como las profundidades para descubrir un mundo maravilloso. Se trata de las Cuevas de Skocjan (Škocjanske jame) que encontramos en la región del Karst, en el suroeste, la cual ha dado nombre a un tipo de formación geológica caracterizado por el paisaje calizo, rico, precisamente, en cavidades subterráneas.

Cuevas de Skocjan | gremlin / ISTOCK

Estas grutas conforman un sistema de alrededor de 8 kilómetros de pasajes, con un río sumergido y varias cascadas. Declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco, conforman uno de los mejores lugares del mundo para el estudio de los fenómenos kársticos. Su origen se debe a un fenómeno natural excepcional. El río Reka fluye durante 55 kilómetros por la superficie y después desaparece hasta llegar al Adriático de forma subterránea, ya en Italia.

Miles de murciélagos

Gracias a la disolución de la roca caliza, el mundo que aparece en el subsuelo resulta espectacular. Descubrir las grutas de Skocjan, que se emplazan muy cerca de la costa y de ciudades cómo Koper, Piran o Izola, es sumergirse en un abismo de tenebrosos desfiladeros, restos de asentamientos y hasta quince tipos de murciélagos.

Cuevas de Skocjan | rusm / ISTOCK

Además, el recorrido por estas galerías que tienen millones de años no sólo muestra la belleza de las formaciones kársticas sino que también sirve de testimonio a la convivencia de los hombres y las mujeres de la prehistoria.

Eslovenia en bici: comerse el país a pedaladas

Infinitos escalones

Apenas unas dos horas se tarda en recorrer el cañón que el río Reka talló con la erosión y que supone emprender cual Julio Verne, un auténtico Viaje al centro de la Tierra. Eso sí, hay que tener en cuenta que para poder hacer esta visita es preciso subir y bajar alrededor de 500 escalones, ya que la cavidad se encuentra a unos 200 metros de profundidad.

Cuevas de Skocjan | DavorLovincic / ISTOCK

El esfuerzo merece la pena: no hay quien no logre maravillarse con las alocadas formaciones, las bóvedas colosales y el sendero suspendido un centenar de metros sobre las aguas que corren por el fondo, ya que, por momentos, el Río Reka reaparece.

Puente sobre el vacío

Durante el recorrido se admiran algunos de los hitos como el llamado Órgano, un conjunto de formaciones que emulan la forma del instrumento; o la Cueva de los susurros, un escenario repleto de estalactitas. Pero ninguno tan impactante como el Puente Cerkvenik, suspendido a casi 50 metros por encima del río en el que se tiene la sensación de asomarse al abismo.

Cuevas de Skocjan | rusm / ISTOCK

Ayuda la iluminación del sendero, que destaca las formas y los colores de la roca originados por los minerales. Y el frío contribuye a la sensación de misterio, puesto que en el interior de las cuevas no se alcanzan los 10 grados (durante todo el año), por lo que conviene llevar una prenda de abrigo.

Cuevas de Skocjan | Stanislav_Moroz / ISTOCK

Para completar la visita (o para anticiparla) se puede visitar el Centro de Información y el Museo, dónde se encuentra toda la información sobre los itinerarios a seguir y muestras sobre la historia de estas grutas, las más espectaculares de Eslovenia.