7 pueblos de España perdidos... para encontrarse a uno mismo

Lugares donde lo lejano se hace cercano…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: m-martinez / ISTOCK

Tranquilidad, contacto con la naturaleza, arraigo a la tierra y las costumbres… Son muchos y muy variados los motivos que podríamos enumerar a la hora de hablar de las virtudes de las zonas rurales.

Los pueblos nos entroncan con nuestras raíces y hacen resurgir en nosotros la esencia que tenemos como seres humanos. La vida en ellos nos acerca a nuestros orígenes permitiéndonos alejar lo superfluo e insustancial. Quizás por esta razón, algunos de ellos, a pesar de recónditos u olvidados, consiguen hacernos sentir como en casa, tal y como nos muestran estas escogidas localidades de la geografía española.

1. Bandujo (Asturias)

La pequeña parroquia de Bandujo tiene todo lo que podríamos esperar de una aldea asturiana y mucho más. Desde su privilegiada posición frente a un fondo de montañas inmejorable, este pequeño núcleo consiste en un genuino puñado de viviendas de origen medieval, de las que despunta una vetusta torre defensiva del siglo XIV. Un tesoro bien guardado que ha permanecido aislado hasta hace no demasiado tiempo.

Bandujo | Benoitbruchez / ISTOCK

2. Belesar (Orense)

Dividida en dos por el curso del río Miño, ante los paisajes emblemáticos de la Ribeira Sacra, Belesar es una bella población asentada entre bancales cubiertos de viñas, cuyo entorno nos sobrecoge y nos acoge a partes iguales. Aquí, a pesar de la presencia de los catamaranes turísticos del embarcadero, que realizan la ruta fluvial Cabo do Mundo, sentirás que has aterrizado en un lugar donde las piedras conservan inalterado el fluir del paso del tiempo.

Belasar | Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

3. Hornos de Segura (Jaén)

La provincia de Jaén nos regala esta localidad abrigada por el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, el más extenso de España. Hornos de Segura se enclava en el corazón de la sierra, a lo que se une un magnífico núcleo poblacional declarado Conjunto Histórico-Artístico, con su castillo encaramado en el roquedo oteando desde las alturas el embalse de El Tranco, el espejo sobre el que se refleja la localidad.

Hornos de Segura | mmeee / ISTOCK

Diez espléndidos pueblos del interior de España tan reales como desconocidos

4. Mombuey (Zamora)

A poca distancia hacia el norte del embalse de Valparaíso, en el extremo noroccidental de la provincia de Zamora y a pocos kilómetros de Puebla de Sanabria, no por situarse en la trayectoria de la autovía de las Rías Bajas o de una de las rutas del Camino de Santiago, Mombuey es un destino rural de masas.

Mombuey | curtoicurto / ISTOCK

Muy al contrario, la capital de la comarca de la Carballeda nos ofrece un ambiente tranquilo y sosegado solo alterado por la silueta de la icónica torre de su iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, erigida por la Orden del Temple.

5. Luesia (Zaragoza)

Ubicada en los límites de la histórica comarca aragonesa de Las Cinco Villas, Luesia es una villa medieval de unas pocas centenas de habitantes que presume de mezclar a la perfección un patrimonio destacado con las bondades que le otorga su situación en el Prepirineo.

Luesia | Leonid Andronov / ISTOCK

Pasear entre sus calles ante la estampa del castillo y la iglesia románica del Salvador mientras avanzamos por la antigua judería, significa saborear las mieles del paso de los siglos por nosotros mismos.

6. Durro (Lleida)

Durro es quizás el pueblo menos conocido del leridano y maravilloso valle de Boí, en la Alta Ribagorza, a pesar de ser uno de los mejor conservados en cuanto a su arquitectura tradicional. El paraíso de las iglesias románicas del Pirineo que representa esta zona, con joyas como las de Sant Climent y Santa María de Taüll, tiene en Durro una buena aportación con la iglesia de la Natividad, formando parte todas ellas de la declaración como Patrimonio de la Humanidad que ostentan desde comienzos del presente siglo.

Durro | KarSol / ISTOCK

Las casas de piedra y los tejados de pizarra nos sumergen de inmediato en un ambiente montañero que sentimos también gracias a su situación a más de 1300 metros de altitud.

7. Yanguas (Soria)

Incluida dentro de la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España, esta localidad soriana limítrofe con La Rioja no deja de ser uno de los mejores exponentes de toda esa franja de nuestro territorio tristemente conocida como «la España vaciada».

Yanguas | MarioGuti / ISTOCK

No obstante, Yanguas ha sabido hacer perdurar todo un conjunto patrimonial de calles empinadas y empedradas, construcciones tradicionales, puertas, casonas, su castillo o el antiquísimo puente medieval al que se le ha atribuido popularmente un origen romano.