7 preciosas puestas de sol marinas

Algunos de los paisajes más bonitos del país al caer la tarde, que siempre han tenido un encanto mágico, son los atardeceres. Es cuando los tonos anaranjados, rojos amarillos y rosas tiñen el cielo, y dibujan las mejores obras de arte de la naturaleza. Disfrutamos de 7 litorales mágicos donde sentir maravillosas puestas de sol.

Irene González
 | 
Foto: valio84sl / ISTOCK

Un bonito atardecer es un acontecimiento que merece por sí solo una visita en cualquier momento y que tiene lugar todos los días. Así que recorremos algunas de las más espectaculares con los que contamos en España. Ideales para disfrutar en compañía de familia, amigos y, por supuesto, junto a tu pareja. Sin duda, pocos momentos generan tantos buenos sentimientos como un atardecer. El ocaso es la puerta que nos comunica con la paz interior, el colofón de un gran día, o el presagio de una noche llena de misterios. Es un momento para disfrutar a solas o en buena compañía. Atardeceres hermosos hay muchos, pero te proponemos 7 de los más bellos de nuestra geografía para ver ponerse el sol, y disfrutar de la naturaleza.

Seguramente, en el Pleistoceno, cuando el Homo Erectus comenzaba a desarrollar un sentido de la estética, ya admiraba las puestas de sol. Los cielos rojizos del atardecer seguro que eran muy habituales en los paisajes de una era donde la noche era el momento más peligroso. Probablemente, apreciar el último suspiro del día después de haber regresado a un cobijo seguro, sería especialmente importante para aquellos hombres. Galicia disfruta de kilómetros de bellas costas, cuajadas de hechizo y encanto. Sus acantilados se podrían catalogar como los más bellos del mundo, y sus playas, muchas salvajes, ofrecen horizontes indescriptibles. Una cargada de magia es la Playa de Aguas Santas, más conocida como la Playa de las Catedrales.

Este monumento natural es un rincón insólito para despedir el día. Increíble es el ocaso en la gaditana Los Caños de Meca, al igual que la puesta desde el herreño Faro de Orchilla. Los acantilados de Sopelana son un aliciente increíble de la costa vasca, y los de Finisterre, enmarcan la seducción en estado puro, y ofrecen emocionantes puestas de sol. Punta Nati en Menorca, y Cabo Tiñoso en Cartagena, son dos parajes desconocidos cargados de intimidad y con los ocasos marinos más espléndidos de los mares nacionales. Exploramos 7 puestas de sol dignas de admirar en nuestra costa, donde no están todas las que son, pero sí son todas las que están.