7 obras maestras que podrás ver gratis en Roma

Las calles e iglesias de la capital italiana están plagadas de obras artísticas que merecen la pena pararse a observar.

VIAJAR
 | 
Foto: Eva-Katalin / GETTY

Roma es sinónimo de arte, de creación artística y de belleza. En esta ciudad donde la excepción es ya normalidad las calles, iglesias y plazas se encuentran a rebosar de obras de arte imposibles de hallar en ninguna otra urbe del mundo. Artistas de la talla de Bernini, Miguel Ángel o Caravaggio se encargaron de embellecer Roma a lo largo de los siglos XVI y XVII, dejando tras de sí un importante legado de obras maestras.

Tres cuadros de Caravaggio en San Luis de los Franceses

isogood / ISTOCK

En 1560 el cardenal francés Matteo Contarelli adquirió una capilla en la iglesia de San Luis de los Franceses, un templo ubicado muy próximo a la Piazza Navona. En su testamento el cardenal dejó ordenado que, a su muerte, la capilla debía decorarse con escenas de la vida de San Mateo, su santo. En 1599, tras buscar varios pintores, la obra fue encargada a un joven y todavía desconocido Caravaggio, que veía como recibía su primer trabajo eclesiástico de importancia. En su interior se encuentran tres cuadros del excelente pintor barroco: La vocación de San Mateo, La inspiración de San Mateo y El martirio de San Mateo.

Plaza de San Pedro, la plaza más famosa del mundo

iliffd / ISTOCK

Bernini, además de un escultor genial, fue un magnífico arquitecto. Prueba de ello es la Plaza de San Pedro en El Vaticano, la plaza que probablemente sea la más famosa del mundo. Antes del diseño ideado por Bernini la plaza de San Pedro poseía una forma rectangular y sufría de hasta diez metros de desniveles entre sus diferentes zonas. El nuevo proyecto, encargado al artista napolitano por el papa Alejandro VII, y construido entre 1656 y 1667, transformó el lugar en el grandioso recinto que hoy conocemos.

‘La Piedad’ de Miguel Ángel

Just_Super / ISTOCK

La entrada a los Museos Vaticanos debe pagarse, pero afortunadamente la visita a la Basílica de San Pedro es gratuita. Dentro de ella se encuentra la Piedad, un conjunto escultórico creado por Miguel Ángel en 1499, cuando apenas contaba con 24 años de edad. Cuando la pieza fue finalizada hubo gente que puso en duda que hubiera sido el genio renacentista el verdadero autor de la misma, pues su juventud convertía en casi inexplicable la creación de una obra de tal majestuosidad y perfección.

Fuente de los Cuatro Ríos, una de las muchas fuentes de Bernini en Roma

iStock

La Piazza Navona es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. En su zona central, destacando sobre el resto de elementos del lugar, se encuentra la llamativa Fuente de los Cuatro Ríos, construida por Bernini entre 1648 y 1651. La fuente consta de cuatro figuras de mármol que representan los cuatros ríos más importantes de aquellos años: el Nilo, el Ganges, el Danubio y el Río de la Plata, cada uno de ellos ubicado en un continente distinto. En el centro de la fuente se levanta un obelisco de origen egipcio de más de 16 metros de altura.

Santa María del Popolo y dos obras de Caravaggio

isogood / ISTOCK

En la plaza de Santa María del Popolo se encuentra la imponente iglesia de nombre homónimo. Allí, en la capilla Cerasi, pueden verse dos obras maestras Caravaggio: La conversión de San Pablo y la Crucifixión de San Pedro. Ambos cuadros son segundas versiones que pintó el artista, pues las primeras fueron rechazadas por Cerasi, propietario de la capilla. Como siempre ocurre con las obras del controvertido pintor milanés, los dos cuadros destacan por su inquietante mezcla de luz y oscuridad y por su alto carácter emotivo.

‘Éxtasis de San Teresa’, la escultura más emblemática de Bernini

filipe_lopes / ISTOCK

Una de las esculturas más conocidas de la ciudad –y del mundo– es el Éxtasis de Santa Teresa de Bernini, una obra que puede verse de forma gratuita en la iglesia romana de Santa María de la Victoria. La obra la realizó el escultor italiano entre 1647 y 1652 por encargo directo del cardenal Federico Conaro. La escultura representa a Santa Teresa en un momento de éxtasis supremo, pues se encuentra consiguiendo la unión total con Jesús casi como si estuviera atravesando un momento de clímax erótico. La imagen, que resulta llamativa desde el primer instante, coloca a Bernini como uno de los artistas con mayor capacidad para representar movimientos y emociones en toda la historia del arte.

‘Moisés’ de Miguel Ángel

tupungato / ISTOCK

En la basílica de San Pietro in Víncoli se halla otra de las esculturas mejor valoradas de Miguel Ángel, el Moisés. La pieza, tallada entre los años 1513 y 1515, es la principal figura de todas las que constituyen la gigantesca tumba del papa Julio II. La escultura posee una forma perfecta e imponente, representando a un Moisés musculoso y enorme que sostiene en su mano derecha los diez mandamientos que Dios le acaba de entregar.

// Outbrain