7 lugares que no puedes perderte de Brujas

Desde el Muelle del Rosario, hasta el Grote Markt o la basílica de la Santa Sangre, descubre la riqueza monumental de la capital de Flandes.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: rusm/istock

Con empedradas y estrechas calles, que recuerdan su pasado medieval, y ubicada en el extremo noroeste de Bélgica, en la provincia de Flandes, Brujas fue fundada en el siglo IX alrededor de una fortaleza defensiva. Su red de canales, por la que muchas veces ha sido comparada con Venecia, y su centro histórico -declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO- esconden grandes tesoros arquitectónicos y monumentales dignos de visitar al menos una vez en la vida. Entre ellos destacan la plaza del Burg, el muelle del Rosario, el barrio de la Liga Hanseática, la iglesia de Nuestra Señora, el Grote Markt y la basílica de la Santa Sangre.

J2R/iStock

Ayuntamiento y Palacio de la Justicia

En la plaza Burg se condensan, además de siglos de historia, majestuosos edificios como el del Ayuntamiento de la ciudad, que data del siglo XIV y es uno de los más antiguos de los Países Bajos. En su interior alberga el Gotische Zall, un salón gótico con una gigantesca bóveda de madera. Otro imprescindible es el Palacio de la Justicia, ubicado en la parte este de la plaza y cuya fachada llama rápidamente la atención de los viandantes por sus llamativas estatuillas doradas.

kovgabor79/iStock

La basílica de la Santa Sangre

Uno de los principales reclamos turísticos de Brujas es la basílica de la Santa Sangre. Ubicada en un rinconcito de la plaza Burg y construida en el siglo XII, se compone de dos partes bien diferenciadas: la capilla románica de San Basilio, en el piso inferior, y la basílica propiamente dicha, de estilo gótico en el superior. Esta última alberga unas gotas de la sangre de Cristo. Aunque existen diversas historias sobre su origen, la favorita es la que cuenta que la reliquia viajó desde Jerusalén en el siglo XII junto al Conde de Flandes, que la ofreció como obsequio a la ciudad.

ArtMarie/iStock

Canales de Brujas

El muelle del Rosario (Rozenhoedkaai) es el punto de partida de muchos de los viajes en barca por los canales de Brujas. No obstante, este enclave, ubicado en Braambergstraat y fotografiado por miles de personas al año, esconde algo más que belleza, pues fue donde aquí los vikingos decidieron fundar la ciudad allá por el siglo IX.

www.bruges.com

Barrio de la Liga Hanseática

Desde el siglo XIII hasta el XV Brujas fue el enlace comercial de la Europa septentrional. Es precisamente en el barrio de la Liga Hanseática donde se puede hacer un viaje al pasado y visitar algunas de las casas utilizadas por los comerciantes de la época. Las viviendas en mejor estado de conservación se encuentran en el Spaanse Loskaai, en la calle Spanjaardstraar o en la plaza de Oosterlingenplein.

walencienne/iStock

Grote Markt

Situada en el centro de la ciudad y rodeada de casas medievales, con fachadas de colores y tejados a dos aguas, se encuentra la Grote Markt o Plaza del Mercado. En la parte este de la plaza destaza el Palacio de la Provincia, un edificio neogótico que data del siglo XIX, dedicado en su día al comercio de paños.  En el lado sur, en cambio, se eleva el Belfort o campanario de la ciudad, con 83 metros y visible desde casi cualquier punto de Brujas.

EvdokiMari/iStock

Minnewater

En una visita a Brujas no podía faltar un paseo por el parque Minnewater, enclave situado al sur del Bengijnhof, donde antiguamente se hallaba el puerto de la ciudad. Las mejores fotos son al atardecer y se obtienen desde el puente de Minnewater, con el Castillo de la Faille y un antiguo hospital neogótico de fondo.

www.visitbruges.be

Museo de la Cerveza

El Museo de la Cerveza de la ciudad se encuentra, desde 2005, en el sótano de la cervecería De Halve Mann, en pleno casco histórico de Brujas. Aquí, tanto turistas como locales pueden descubrir el proceso de elaboración de la cerveza y degustar alguna de sus 16 variedades mientras disfrutan de una vista panorámica desde su terraza. Las entradas, disponibles desde 12 euros, incluyen 3 degustaciones y se pueden obtener en la página web del museo.