7 impresionantes cementerios de España

Lejos de ser sombríos y tenebrosos, algunos de estos espacios pueden resultar mágicos y hasta inspiradores.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: iStock/PEDRE

A más de uno la idea de visitar un camposanto por turismo le puede parecer una locura, pero la verdad es que en España hay cementerios que son verdaderas obras de arte. Enclavados en monasterios, cascos históricos o acantilados frente al mar, estos lugares representan un auténtico viaje al pasado, a través de centenarias figuras de mármol, piedra o vidrio, dignas de visitar al menos una vez en la vida. Y es que más allá de su carácter fúnebre, los cementerios se han convertido en auténticos museos al aire libre. Son verdaderas atracciones turísticas a las que acuden viajeros y locales con un inagotable entusiasmo y una constante curiosidad.

Algunos de los más singulares se encuentran en las regiones de Asturias, Cantabria, País Vasco, Cataluña y Andalucía. O por lo menos así lo asegura la Organización Mundial del Turismo, quién ha decidido incluirlos en la Ruta Europea de Cementerios, por su innovación, difusión e interpretación del patrimonio europeo. En el listado destacan:

Cementerio Municipal de la Carriona, Asturias

Inaugurado en 1890 y diseñado por el arquitecto Ricardo Marcos Bausá, el Cementerio Municipal de la Carriona cuenta con 2.224 panteones y más de 90.000 sepulcros que reflejan la vieja prosperidad de la ciudad. En un paseo por su interior los turistas podrán admirar esculturas y monumentos que incluyen diferentes estilos arquitectónicos, como el neoclasicismo, simbolismo e incluso también inspiraciones medievales, entre otras.

www.cementeriosdeasturias.com

Cementerio de Luarca, Asturias

Luarca, capital del concejo de Valdés, tiene uno de los cementerios con mejores vistas de España. Situado en la Atalaya, un saliente que se alza sobre el mar Cantábrico, su interior está repleto de esculturas, panteones y capillas, donde predomina el color blanco. Aquí descansan los restos de Severo Ochoa, Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1959.

istock/KarSol

Cementerio Municipal de Ciriego, Cantabria

Con vistas al mar, el Cementerio Municipal de Ciriego, proyectado por el arquitecto Casimiro Pérez de la Riva en 1881, es quizás uno de los camposantos más impresionantes y más visitados de toda España. En su interior destaca un monumento arquitectónico sin precedentes: el panteón de Adolfo Pardo,  un templo de planta circular y de estilo neorrománico-bizantino.

WikiCommons/YHIM

Cementerio de Bilbao

El Cementerio de Bilbao, inaugurado en 1902 y construido por los arquitectos Edisio de Garamendi y su sucesor Enrique de Epalza, se puede visitar en forma de visitas guiadas. Con más de 115.000 m², el conjunto representa uno de los principales ejemplos de arte funerario del país y de la edad dorada del País Vasco. No hay más que fijarse en su monumental entrada y en su interior, para admirar estatuas, figuras, panteones y capillas de estilo modernista, expresionista y neogótico.

istock

Cementerio de Montjuic, Barcelona

Encaramado en la montaña delante del mar, el Cementerio de Montjuic, edificado en 1883 y con 56 hectáreas, conserva la única colección de carrozas fúnebres de Europa. Es el primer camposanto construido en la Ciudad Condal y en su interior residen los restos del ex presidente de la Generalitat Francesc Maciá; el músico Isaac Albéniz; o los artistas Ramón Casas, Santiago Rusiñol y Joan Miró.

iStock

Cementerio de Monturque, Córdoba

El Cementerio de Monturque, ubicado a poco más de 60 kilómetros al sur de la capital cordobesa, esconde bajo tierra uno de los más valiosos ejemplos de la ingeniería hidráulica en la Península Ibérica: las Cisternas Romanas. Declaradas Bien de Interés Cultural en 1996, están compuestas por doce cámaras cubiertas con bóvedas y distribuidas en tres naves paralelas entre sí.

Cementerio de Monturque

Cementerio Municipal de Granada

El Cementerio de San José, construido en el siglo XIX junto a un antiguo palacio árabe, forma parte del monumento de la Alhambra y está muy próximo a la entrada de los palacios nazaríes.  Ocupa 110.000 metros² distribuidos en 19 patios, entre ellos el patio de San Cristobal con sorprendentes figuras de piedra y mármol. En su interior la verde bóveda que ha trazado la arboleda pone techo a este turístico museo al aire libre.

www.granadatur.com