7 cumbres para contemplar España a nuestros pies

Aquí están siete de las montañas más emblemáticas de España. Pero no es para contemplarlas desde abajo, sino para trepar hasta ellas y disfrutar de un horizonte inenarrable. Desde ellas veremos el país a nuestros pies.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: LoisClare / ISTOCK

Mulhacén
Es el pico más alto de Sierra Nevada, el más alto de Andalucía y el más alto de la Península Ibérica. En cambio, no es el más alto de España. Ese honor le está reservado al Teide, en Canarias (subiremos a él, todo a su tiempo). Ahora la protagonista es esta montaña granadina que lleva el nombre del penúltimo rey nazarí que habitó la Alhambra. Se alza a 3.478 metros y no es visible a simple vista porque lo oculta el pico Veleta, el segundo en altura. Hay que trepar a él estos días en que las nieves aún no han hecho acto de presencia. Los cielos del otoño son una claridad mineral y desde su cumbre se divisa el mar Mediterráneo y las costas norteafricanas.

Aneto
Es un tótem sagrado de los Pirineos, la gran cumbre de aquella cordillera, está en Aragón, en Huesca, en Benasque, junto a un parque natural que presume de contar con el glaciar más grande del macizo que une y separa España y Francia. El Aneto es una montaña que no entraña gran dificultad para subirla. Hay que hacerlo en las estaciones en que carezca de nieve. Existen numerosas empresas de turismo activo, dirigidas por expertos montañeros, que realizan a diario la subida a la cumbre. Están en Benasque y además de trepar a la gran montaña ofrecen otras sugerentes excursiones por la zona.

Miguel303xm / Wikicommons

La Pica d’Estats
La montaña más alta de Cataluña está, claro está, en los Pirineos. Se alza a 3-143 metros y forma parte de una de las comarcas más bellas y desconocidas del norte de la región. Se trata de la Pallars Sobirá, valles frondosos, montañas de ensueño y pueblecitos encantadores que parecen rescatados de un cuento infantil. La Pica d’Estats es una montaña cómoda para subirla. Está bien señalizada y queda próximo a Ariège donde es posible obtener información, guías especializados y consejos que nos vendrán muy bien. La montaña, por cierto, cuenta con otro encanto añadido y es la belleza de sus lagunas glaciales, espejos de agua donde se refleja el perfil siempre verde de la cumbre en verano y otoño.

Peñalara
El techo de Madrid es también la azotea donde se asoma la vecina provincia de Segovia. El Peñalara es una cumbre generosa que la comparten las dos fronteras. Está en la Sierra de Guadarrama y además de por su altura y por el ansia que despierta ascender hasta ella, la montaña es conocida por su tradición literaria. Han sido muchos los escritores que se han ocupado de ella. Camilo José Cela, en Cuadernos del Guadarrama, pontificaba su elegante perfil siempre vigilante, como un faro que permitía al montañero no perderse entre la espesura de estos parajes. Su altura es de 2.428 metros y es el remate al último parque nacional proclamado en España.

Torre de Cerredo. | Davidphase / Wikicommons

Torre de Cerredo
Para los ya iniciados. Torre de Cerredo en la montaña más alta de los Picos de Europa y aunque es más cómoda de trepar que el Naranjo de Bulnes se requiere una cierta preparación y una notable inversión en esfuerzo. No es muy alta. Se alza a 2.652 metros de altura con respecto a las playas cantábricas. Es, además, la cumbre más alta de esta cordillera del norte. Hay que avituallarse de agua para resistir los últimos trechos porque todo cuanto el montañero encontrará en los últimos metros es piedra y desabrigo.

El Lobo
El pico de El Lobo es una montaña para todos los públicos. Es una altura hermosa, ancha, diáfana, clara y panorámica que se alza entre Guadalajara y Segovia, en el macizo Central. Está oficialmente en Castilla-La Mancha, pero sirve de vértice y frontera con las tierras bajas de Castilla-León. El pico de El Lobo pertenece a la Sierra de Ayllón, está desabrigado en sus tramos más altos y en invierno aparece habitualmente cubierto de un traje blanco que ni siquiera así dificulta su ascensión. El Lobo, por cierto, se alza sobre los 2.274 metros de altitud.

Teide
El pico más alto de España está en la isla canaria de Tenerife. El extinto volcán alcanza los 3.718 metros. Entre sus muchos títulos este lugar es Patrimonio Mundial desde 2007. Hay que subir en teleférico. La estación base se halla a 2.356 metros de altitud y se alcanzan los 3.555 metros. Pero aún nos queda un duro trecho de unos cuarenta minutos hasta coronar la cima de la cumbre más alta del país. El esfuerzo habrá merecido la pena porque si tenemos suerte, la presión es baja y la bruma no sube por encima de la Orotava disfrutaremos de una panorámica inenarrable con la mayoría de las islas del archipiélago frente a nosotros.