6 parques de Praga en los que disfrutar del otoño

Antes de que llegue el frío invierno, los parques de Praga y sus alrededores ofrecen a los visitantes un aire limpio en un ambiente fresco en el que descansar del bullicio de la ciudad.

Viajar
 | 
Foto: CzechTourism

Aire limpio en un entorno único es lo que buscamos muchos durante las escapadas otoñales. Durante estos meses pasear por bosques y parques con la única compañía de los árboles se convierte en una experiencia muy apetecible además de beneficiosa para el cuerpo y la mente.

En este sentido, Praga es mucho más que su Castillo, su Ciudad Vieja y su barrio judío. No seremos nosotros quien diga que no hay que visitar estos lugares, pero pasear por sus parques es también una forma de conocer la ciudad nada desdeñable.

Parque Real Stromovka

Con 95 hectáreas, este jardín inglés es el más grande de Praga y en él uno puede dar largos paseos casi sin darse cuenta. Sus hermosos rincones son perfectos para descansar durante el trayecto. Además, en el interior de su recinto se ubica uno de los planetarios más grandes del mundo y el Zoológico de la ciudad.

Foso de los Ciervos

En el Castillo de Praga nos encontramos con este sendero de 7 kilómetros por el que pasear mientras nos imaginamos a sus antiguos habitantes: los ciervos que poblaron la zona desde el siglo XVII. Este camino está flanqueado por estatuas y permanece abierto sólo hasta finales de octubre.

Colina de Petřín

En este lugar se puede disfrutar de toda la ciudad de Praga desde el mirador de la Torre de Petřín rodeado por los colores otoñales del entorno. Además de la torre y la naturaleza que la rodea, en esta colina se ubica un curioso laberinto de espejos y el Observatorio Astronómico de Štefánik.

Jardines de Havlíček

Conocidos como los viñedos de Praga o Grébovka, estos jardines se ubican la ladera sur del barrio de Vinohrady y están presididos por una villa renacentista. Desde ellos se puede disfrutar de grandiosas vistas sobre la ciudad mientras se pasea o nos tomamos una copa de vino en su cenador.

Divoká Šárka

Este lugar es en realidad uno de los secretos de las afueras de Praga menos conocido. Divoká Šárka  es un valle con una frondosa naturaleza a la que escapar del bullicio de la ciudad a través de un sendero de fácil recorrido y apto para toda la familia.

Parque de Průhonice

Protegido por la Unesco, este parque palaciego de 240 hectáreas se ubica a las afueras de Praga y es, en realidad, un complejo en cuyo interior se encuentra, además del Palacio de Průhonice, la Iglesia del Nacimiento de la Virgen María (kostel Narození Panny Marie), una pequeña joya del románico que fue consagrada en el año 1187.