Los seis hoteles boutique más especiales para visitar este otoño

Con el otoño iniciado, las pequeñas escapadas se convierten en una vía de escape necesaria para recargar energías antes del fin de año. 

Cayetana Vela Sánchez-Merlo
 | 
Foto: Peter Burk

Sin duda es un una de las estaciones más cómodas para viajar, tanto por el tiempo como por la afluencia de gente. La excusa perfecta para conocer nuevos sitios o redescubrir en los que ya habéis estado de una manera diferente, siendo el punto de partida uno de estos hoteles boutique que hacen que la estancia en ellos sea en si una experiencia y un viaje inolvidable. 

Locanda San Vigilio en Lago Garda

Peter Burk

En una de las zonas más exclusivas del norte de Italia se encuentra este hotel boutique. A orillas del mayor lago italiano propone una estancia de lujo en una villa del siglo XVI donde la privacidad y la exclusividad son los pilares sobre los que se sustenta, así los 100.000m2 de jardines hacen de barrera y el puerto privado así como el helipuerto las alternativas para adentrarte en este cuento italiano. En él se han hospedado reconocidas figuras como Napoleón, Winston Churchill o miembros de las realezas europeas más antiguas. 

Locanda San Vigilio en Lago Garda

Siete habitaciones y cinco suites. Todas ellas con una decoración clásica y figuras de la colección privada del propietario que son auténticas joyas históricas que se combinan a la perfección con toda la puesta en escena de un hotel que quiere que los huéspedes sientan el hotel como su propia casa. Su restaurante cautiva a los paladares con auténticos platos de la cocina italiana mientras se dejan llevar por el único sonido que irrumpe durante la estancia, el de la naturaleza.

Locanda San Vigilio en Lago Garda

Su piscina rodeada de olivos cuenta con espectaculares vistas al lago que hacen inevitable que tu cuerpo y mente desconecten por un momento de la vida real.

Locanda San Vigilio en Lago Garda

Palacio Belmonte en Lisboa

Palacio Belmonte

La capital del país luso es uno de los destinos por excelencia en estos últimos años. Cuenta con un poder de atracción sobre todo tipo de turistas que están dispuestos a descubrir los tesoros que esconde está ciudad que demuestra que el lujo es otra de las muchas tentaciones en las que caer cuando visitas Lisboa. Palacio Belmonte es la máxima expresión de bienestar y lujo de la ciudad. Tan solo 10 habitaciones son las que conforman este exclusivo hotel boutique construido en 1420, y rehabilitado entre 1994 y 2001, manteniendo los más de 20.000 azulejos del siglo XVIII. Dormir bajo históricos frescos es un privilegio al alcance de muy pocos. 

Palacio Belmonte en Lisboa

Cada una de sus suites, combinan el estilo más clásico con el actual y moderno, en una representación actualizada de la nobleza de entonces. Además todas ellas reciben el nombre por algunos de los portugueses más reconocidos e importantes. Bartolomeu de Gusmão, es una suite de tres plantas ubicada en una de las torres musulmanas del siglo VII, cuenta con unas vistas espectaculares sobre el antiguo barrio de pescadores que hoy en día es uno de los más populares, Alfama. 

Palacio Belmonte en Lisboa

Lanserhof en el Lago Tegernsee (Bavaria)

Lanserhof en el Lago Tegernsee (Bavaria)

Agua cristalina respaldada por imponentes montañas son las que hacen de esta zona uno de los sitios más populares del país alemán. Una naturaleza que enamora a todo aquel que lo visita y más si es hospedándose en el exclusivo Lanserhof Tegernsee Hotel. El bienestar es el eje sobre el que gira este hotel, de hecho, la fashionista Victoria Beckham suele acudir para disfrutar de una “semana détox”.

Lanserhof en el Lago Tegernsee

Moderna y minimalista es la propuesta del hotel que busca que sus huéspedes disfruten del paisaje en un ambiente cálido propiciado por los suelos de madera, los detalles en tonos neutros y los amenities de lujo. Además de los grandes ventanales que regalan amaneceres únicos a los sentidos.  Considerado el resort de bienestar más moderno de Europa, ofrece más de 21.000 metros cuadrados donde disfrutar de tratamientos holísticos con los que encontrar la paz interior como exterior.

Lanserhof en el Lago Tegernsee (Bavaria)

Gran Hotel Tremezzo en el Lago Como

Destino de celebridades de todo el mundo, siendo George Clooney uno de los mejores anfitriones de la zona. La dolce vitta italiana más exclusiva en un lago que cautiva y cuyas casas esperan ser fotografiadas desde su agua azul para protagonizar las redes sociales, convertidas a día de hoy, en la mejor postal.

Gran Hotel Tremezzo en el Lago Como

El Gran Hotel Tremezzo invita a vivir una experiencia en un “lujo aristócrata” . Un icono del Art Nouveau que se asienta sobre el Lago Como, y que cuenta con todo lo necesario para que su huésped se sienta especial. Un glamour exuberante que se respira en cada una de sus estancias y que por un momento traslada a la Belle époque. Su piscina sobre las aguas del lago así como su jardín botánico son algunos de los distintivos que demuestran que el Gran Hotel Tremezzo no es como el resto de hoteles de lujo de la zona.

Gran Hotel Tremezzo

Gagliardi Boutique Hotel, Noto, Sicilia

Gagliardi Boutique Hotel

Del norte de Italia volamos al sur, concretamente a Noto, municipio declarado Patrimonio de la Humanidad. Una obra de arte en la que adentrarse y conocer de primera mano el barroco siciliano. Este Palacio del siglo XIX se convierte en el refugio ideal para los huéspedes más exigentes que se dejan seducir por la belleza de un lugar que respira historia y arte en cada uno de sus rincones.

Alfio Garozzo

El interior de su hotel luce una estética tradicional que crea un ambiente de lo más acogedor. Pero es sin duda su terraza la gran protagonista, un mirador de altura desde el que se aprecia la preciosa Basílica de San Nicolò. Además cuenta con una boutique y una galería de arte que acoge exposiciones de artistas de todo tipo y que en invierno se convierte en el punto de encuentro donde tomar un delicioso coctel.

Amanruya en Bodrum

Amanruya en Bodrum

Bodrum, es uno de los sitios más exclusivos y chic de la costa Turca, hasta hace poco un tesoro escondido que cada vez cuenta con más admiradores. A orillas del Mar Egeo, este pueblo de pescadores cuenta con calas paradisiacas y un paisaje en el que las principales protagonistas son sus casas blanquiazules. En Bodrum se encuentra una de las siete maravillas del Mundo Antiguo: las ruinas del mausoleo del siglo IV. 

Amanruya en Bodrum

Puede que el Amanruya no esté categorizado como tal pero sin duda merece ser mencionado como uno de los exponentes del lujo de Bodrum. Perteneciente a la emblemática cadena de hoteles Aman, su nombre proviene de la palabra turca “ruya” que significa sueño. Y es que alojarse en Amanruya es un sueño con vistas impresionantes sobre el mar desde lo alto de la colina. Inspirado en las ciudades otomanas tradicionales pero con un toque mediterráneo, el mármol está muy presente aportando elegancia y sofisticación a cada una de sus estancias. 

Amanruya en Bodrum

Amanruya cuenta con 36 “pabellones” cada uno con su jardín y piscina privada para una estancia donde la intimidad y el confort están garantizadas, además de sus suites, e incluso con un Beach Club propio. Es tranquilo y exclusivo, perfecto para disfrutar de los diferentes deportes acuáticos que ofrece así como de sus tumbonas.  Por último, destacar la impresionante biblioteca de tres pisos y techo de cristal desde la que también se ve la piscina infinity del hotel.