Los 6 desiertos más impresionantes y desconocidos de España

Son tierras áridas que atrapan. Tienen el embrujo de lo misterioso, desconocido y diferente. Pasan del color naranja al rojizo hasta convertirse en doradas estepas. Son los desiertos, unas tierras que jamás hubieras imaginado. 

Irene González
 | 
Foto: Sabinoparente / ISTOCK

Los desiertos, a pesar de que apenas conservan vida, tienen un encanto que atrapa. Estas zonas, aunque no lo parezca, poseen vegetación y fauna. Algunos son únicos en Europa y casi todos sobrecogen por su paisaje, casi lunar, que se solo se rompe con la presencia de oasis. A lo largo de nuestra rica y variada geografía se esconden desiertos que hay que recorrer. Son zonas doradas, solitarias que ofrecen unas imágenes increíbles. La mayor parte de ellos se concentran en el sur y el centro del país, pero también se pueden descubrir en la mitad norte. Y aunque parezca mentira, hasta la Edad Media, España era un país típicamente forestal, hasta que las talas masivas de los bosques para obtener terrenos de cultivo convirtieron a nuestra geografía en un mosaico de ecosistemas.

Existen desiertos en todos los puntos geográficos de España, aunque destacan los de Jaén, Almería, Zaragoza,  Navarra o Granada. Son ecosistemas únicos en Europa ya que su ambiente es más propio de las estepas orientales. Algunos, como el parque Natural de Jandía, constituyen unidades geológicas y biológicas de gran importancia gracias a la abundancia de endemismos. Sin duda, el más emblemático es el almeriense de Tabernas, la única extensión europea considerada propiamente como un desierto, donde llueve menos de 250mm al año y en verano se pueden alcanzar los 50 grados a la sombra. Mítico por los centenares de películas que en él se han rodado,  se ubica al norte de Almería y ofrece un paisaje único por sus curiosas formaciones.

Hay desiertos desconocidos, como el de jienense de Larva, que está en el pueblo más pequeño de la provincia de Jaén y que es uno de los más interesantes. También los hay visualmente sensacionales, como es el caso de las Bárcenas Reales, con desniveles hasta de 400 metros. Como si de otro planta se tratara, sus formaciones son todo un espectáculo para la vista, por ello ha sido denominado Paisaje Singularísimo, Único en Europa. Son parajes donde sentirse como Lawrence de Arabia.