Los 5 pueblos de la Ruta de Almanzor en Soria

Cincuenta y seis batallas, la mayoría victoriosa, emprendió el caudillo cordobés Almanzor en su empeño por conquistar territorio cristiano al filo del año 1.000. Pero pocos saben que murió en Medinaceli un 6 de agosto de 1.002.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: jacquesvandinteren / ISTOCK

Calatañazor

En árabe, Calatañazor significa "castillo del Azor". Lo que hoy queda en pie son maltrechos lienzos de la vieja muralla y el perímetro de lo que debió ser su patio de armas. La fortaleza mira hacia el valle de la Sangre, un minúsculo paraje de piedras y empalizadas. Abrazada al cauce del río Abión, Calatañazor es una de las villas más encantadoras de la vieja Castilla. Sus casas, desafiantes sobre un altozano, fueron levantadas con entramados de madera de sabina, encestados de ramas, barro y adobe. La iglesia del pueblo, consagrada a Santa María del Castillo, es románica. Alrededor de ella Orson Welles filmó su película "Campanadas a medianoche".

alfernec / ISTOCK

Gormaz

El castillo de Gormaz es una de las obras de ingeniería militar más impresionantes de la Europa medieval. Frontera entre reinos, en sus muros se estrellaron sesenta mil soldados leoneses, navarros y castellanos en la desastrosa batalla del año 975. Casi un siglo después fue conquistada por Alfonso VI de Castilla y confiada al Cid Campeador. Aún se yerguen alguno de los 28 torreones que adornaron el castillo califal. Más de mil doscientos metros de sinuoso recorrido bordean el recinto amurallado. Dentro de él se halla la residencia del alcaide, la sala de armas y dos poderosas torres, la de Almanzor y la del Homenaje. Otras estancias de la fortaleza hablan de nuevas intervenciones acometidas hasta el siglo XIV por las autoridades cristianas.

Berlanga del Duero

Su castillo puede contar mil leyendas, pero allí donde antes hubo una inexpugnable fortaleza hoy sólo queda la osamenta de unas piedras desvencijadas. En el siglo X los árabes edificaron la altiva fortaleza. Conquistada por los cristianos, la alcazaba fue remozada y defendida. A los pies del castillo se yergue la colegiata de Nuestra Señora del Mercado. De ella dijo el arquitecto Francesco Sabatini que era digna de la capital de un reino. Sus ínfulas de catedral no pueden ocultarse entre su amplia planta de salón, de la que brotan columnas tardo góticas y bóvedas en forma de estrellas que semejan un bosque tropical, similar a aquellos que debió conocer fray Tomás de Berlanga, hijo ilustre de la villa y descubridor de las islas Galápagos.

KarSol / ISTOCK

Medinaceli

Está dividida en dos: La ciudad nueva está a los pies de la autovía que sube hacia Zaragoza, la Villavieja está arracimada en la calva de un cerro, alrededor de su plaza Mayor, un viejo recinto de armas que desde el siglo XVII acoge el palacio Ducal. Su gusto clasicista hermana con la cercana Alhóndiga, el antiguo almacén municipal, construido en el año 1653 sobre un inmueble anterior del siglo XV. No lejos de la plaza soportalada se alza la colegiata de Santa María. Otro de los monumentos principales de Medinaceli es su arco romano. Pocos saben que el símbolo que indica la existencia de monumentos en la red viaria española es precisamente un esquema de este arco del triunfo.

Andaluz

Próximo a Berlanga del Duero se halla la encantadora villa de Andaluz. Fue la primera en recibir el año 1089 el Fuero de Castilla y se cree que fue repoblada por el conde Gonzalo Núñez por mozárabes andaluces que con toda probabilidad le dieron el nombre. Quedan en pie los restos de su antiguo castillo que debió de conocer Almanzor en sus razias hacia el norte. Su monumento más importante es la iglesia consagrada a San Miguel Arcángel, Monumento Nacional y uno de los templos más antiguos de la provincia de Soria. Lo más hermoso es su portada enaltecida con cinco arquivoltas que alternan la decoración de ajedrezado sobre capiteles medievales.