5 planes (fuera del esquí) para realizar en Sierra Nevada

Hay vida más allá de los deportes blancos en Sierra Nevada. Para aquellos que no gustan de montarse en unos esquís aquí tienen cinco planes para disfrutar sin apenas moverse del gran macizo montañoso.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: LoisClare / ISTOCK

A caballo por el Barranco de Poqueira

Hay una hermosa carretera (en realidad es hermosísima) que une el pico Veleta, el segundo más alto de la península con la localidad alpujarreña de Capileira, al sur de Sierra Nevada. Ahora está cubierta por la nieve, pero en esa localidad –la más alta de las tres que conforman el barranco del Poqueira junto a Pampaneira y Bubión– hay cuadras de caballos que ofrecen paseos por estas alturas del macizo montañoso. A lomos de caballos de pura sangre española, herederos de aquellos caballos andalusíes que hace siglos poblaron el último reino hispanomusulmán, la Alpujarra y Sierra Nevada adoptan otra mirada.

De senderos por El Dornajo

La carretera que une Granada con Sierra Nevada está considerada entre las más altas de Europa. Una decena de kilómetros después de dejar la capital de la Alhambra la carretera se vuelve sinuosa y serpenteante, cobra altura y a cada paso surgen tentadores miradores desde donde observar la ciudad y a sus pies la planicie de la vega. A mitad de camino se halla el centro de interpretación y recepción de visitantes de El Dornajo. Además de obtener información del parque nacional y del parque natural perimetral que lo protege, el centro es punto de partida de senderos circulares donde es posible apreciar la riqueza botánica y paisajística de la cordillera montañosa.

Postres de la Costa Tropical

Lo que más sorprende al visitante es que en menos de treinta kilómetros en línea recta el paisaje pueda pasar de la nieve y el frío a la playa y la calidez. Hay pocos lugares en España de tan acentuados contrastes como la provincia de Granada. La Costa Tropical, nombre que adoptan los sesenta kilómetros de litoral encajonados entre las provincias de Almería y Málaga, es dueña de un paisaje único donde germinan árboles frutales. Son frutos exóticos, más propios de otras latitudes más meridionales. Mangos, chirimoyas, aguacates, nísperos o papayas conforman el colorido cesto de frutas que se pueden recolectar, adquirir o degustar en los pueblos y ciudades que conforman este rincón mediterráneo.

Adrenalina en el Mirlo Blanco

¿Un parque de atracciones a dos mil cien metros de altura? Sí. En Sierra Nevada y en estas fechas cubierto de nieve. Se llama el Mirlo Blanco y está en Pradollano. Es el lugar ideal para aquellos que no quieren calzarse unos esquís. Posee toda suerte de tentaciones para los amantes de la adrenalina: Una montaña rusa, otra atracción conocida como la alfombra mágica, toboganes y castillos hinchables y el trineo ruso, la atracción estrella que te hará volar sobre la nieve. El Mirlo Blanco está abierto desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde y es una de las sugerencias más apreciadas por familias con niños pequeños.

Y Granada a un paso…

A menos de media hora de Pradollano, a un salto se halla Granada, una de las ciudades más bellas de España. De hecho, su máxima atracción queda próxima a la carretera que sube a Sierra Morena, con solo desviarse por las orillas del río Genil hacia la colina roja donde abre sus puertas uno de los conjuntos monumentales más bellos del mundo. Los hoteles de Sierra Nevada y las empresas de turismo activo que abren sus puertas en Pradollano ofrecen a los esquiadores escapadas a la ciudad y entradas para disfrutar de una visita a la Alhambra. Pero más allá del conjunto icónico de la ciudad, Granada ofrece un sinfín de posibilidades monumentales, culturales y gastronómicas.