5 motivos por los que viajar a Budapest en primavera es una buena idea

La ciudad verde se pone más verde aún, pero no solo eso: sus calles se llenan de conciertos y bullicio, y todo se tiñe de una luz especial en esta época

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: florin1961 / ISTOCK

1. Atracón de arte

La capital celebra el Budapest Spring Festival del 29 de abril al 15 de mayo, tres semanas en las cobran protagonismo los museos, salas de conciertos, galerías independientes, barcos de conciertos (sí, has leído bien), clubes, iglesias, mercados, pero, sobre todo, las calles. Todos los grupos de edad pueden encontrar algo especial para ellos: además de los principales artistas húngaros, la programación también incluye estrellas extranjeras. Si te interesa compra las entradas con mucha anticipación, porque se agotan rápidamente para las funciones especiales.

_ultraforma_ / ISTOCK

‘The Times’ elige los 7 mejores destinos de playa del mundo fuera de temporada (uno, en España)

2. Huir del turisteo

En primavera, puedes disfrutar de las vistas y atracciones de la ciudad sin las multitudes de la temporada alta. Eso te da más tiempo para “investigar” y, además de los lugares de interés tradicionales, puede esperar encontrar tesoros escondidos y agradables sorpresas.

martin-dm / ISTOCK

El Puente de las Cadenas Széchenyi y la Plaza de los Héroes se bañan de luz, el agradable Parque de la Ciudad, los pequeños parques y las verdes colinas de Buda son particularmente agradables en esta época del año. Vale la pena caminar con la cabeza en alto, ya que las fachadas de las casas de esta ciudad, que tiene una historia especialmente rica, son tan suntuosas como si cada uno de los edificios escondiera leyendas (¡y no está lejos de la realidad!)

3. Verde, que te quiero verde

Este es el color del que se tiñe Budapest en esta época. Ir de excursión a Normafa o a la Isla Margarita, admire el panorama de una de las capitales mejor situadas desde la terraza redonda del mirador Elizabeth, o desde el telesilla Zugliget… hay infinitos ángulos desde los que embelesarse con la belleza natural de la ciudad. 

_ultraforma_ / ISTOCK

4. Aquí no hay playa... ¿y qué?

La primavera es el momento perfecto para visitar los famosos baños históricos de Budapest. El Baño Széchenyi –que se encuentra en un edificio que podría ser un palacio– es el más conocido y el Gellért es el más espectacular y el más lujosamente decorado. El origen de los baños hay que buscarlo en la época otomana: deben esta tradición, que ahora también es húngara, a la ocupación turca de Buda.

Konoplytska / ISTOCK

5. Un día en el mercado

La ciudad está llena de ‘mercadillos de experiencias’, como ellos suelen denominarlo, donde no solo puedes comprar y degustar, sino también charlar, almorzar y escuchar música en un ambiente relajado. Aquí los productores ofrecen directamente sus mercancías; muchos de ellos son jóvenes que abandonan la vida urbana para producir queso o embutidos. Definitivamente deberías probar la salchicha ahumada preparada con pimentón húngaro según una receta tradicional. 

¿Te interesa el diseño? Te toparás con tiendas emergentes únicas, tiendas vintage, mercados de diseño ocasionales y permanentes, todos llenos de ideas frescas. Budapest es famosa por sus vibraciones frescas y creativas.