5 lugares para visitar en Lerma, el pueblo que acoge Las Edades del Hombre 2019

Sorpréndete recorriendo uno de los pueblos más bonitos de España

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: StockPhotoAstur / ALAMY

La vigesimocuarta edición de la exposición de Las Edades del Hombre se celebra este año en Lerma, un pueblo a orillas del río Arlanza, en la provincia de Burgos, cuyo rico e impresionante patrimonio hace de él el escenario perfecto para acoger tan importante muestra. 

Nacho Vegas / ISTOCK

Su posición estratégica y su localización en lo alto de un cerro suponen un aliciente añadido que le otorgan un carácter especial, unido a la personalidad que le confiere la influencia de la figura que encarnó la época de mayor esplendor de la población, Francisco de Sandoval y Rojas, Duque de Lerma. De ese periodo comprendido en el siglo XVII proceden la mayor parte de los lugares de la villa que merecen la calificación de «imprescindibles» en una visita.

La Plaza Mayor

Ayuntamiento de Lerma

Es el centro neurálgico de Lerma y no es para menos, pues su bella estampa y su grandiosidad no dejan a nadie indiferente. Con casi 7000 metros cuadrados de superficie, es una de las más grandes de España. Aunque en un inicio presentaba un aspecto diferente y no era de acceso público, pues formaba parte del palacio ducal, más tarde se convirtió en el epicentro de las principales celebraciones de la villa, como las corridas de toros, el mercado o las representaciones teatrales.

El Palacio Ducal

StockPhotoAstur / ALAMY

En uno de los flancos de la Plaza Mayor se levanta un imponente edificio de cuatro torres. Un monumento que recuerda irremediablemente a El Escorial por su estilo arquitectónico y que el Duque de Lerma mandó construir a principios del siglo XVII como símbolo de su poderío en la corte del momento, en la que era valido y la persona más influyente del reinado de Felipe III, que ostentaba la corona en aquel momento.

Mark Boulton / ALAMY

Su enorme figura, sus incontables balcones y ventanas y su precioso patio interior son sus mejores señas de identidad. Reconvertido hoy en día en uno de los paradores de turismo más relevantes del panorama nacional, continúa sorprendiendo a quien se asoma a este rincón de Lerma.

El pasadizo del Duque

Desde la construcción del Palacio Ducal, una serie de pasadizos y galerías bajo tierra conectaban éste con los principales puntos religiosos de la villa, con el fin de que tanto el duque como otras personalidades pudieran acudir de uno a otro sin necesidad de exponerse a la vida pública.

Teo Moreno Moreno / ALAMY

En la actualidad, un tramo de esos pasadizos de principios del siglo XVII es visitable, uniendo los monasterios de Santa Teresa y Santa Clara, a través del cual es posible conocer la historia del famoso Duque de Lerma, así como lo más relevante de la vida cortesana de la época.

Plaza de Santa Clara

Si la Plaza Mayor es sinónimo de grandeza, la Plaza de Santa Clara representa uno de los lugares más coquetos y de mayor encanto de todo Lerma.

Teo Moreno Moreno / ALAMY

El punto central lo ocupa el sepulcro del célebre cura Jerónimo Merino Cob, uno de los líderes más destacados de las guerrillas que se enfrentaron a las tropas francesas durante los años de la Guerra de la Independencia Española. Con incontables victorias en batallas, este osado sacerdote se ganó por mérito propio este espacio privilegiado de la villa, desde donde es posible disfrutar de unas maravillosas vistas al valle del Arlanza desde el conocido como Mirador de los Arcos.

Ermita de la Piedad, Iglesia de San Pedro y Monasterio de la Ascensión

Unimos estas tres referencias patrimoniales de Lerma en un solo punto puesto que conforman las sedes de la exposición de Las Edades del Hombre. Tres ejemplos de la riqueza de este pueblo burgalés que atraen el interés por sí mismas.

Jeronimo Alba / ALAMY

La ermita de la Piedad, antigua y única parroquia de la villa en el siglo XV; la Iglesia de San Pedro, del siglo XVII, convertida en colegiata y el monumento religioso más importante de Lerma; y el Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor, primer convento de la localidad.