48 horas en Miami

Luz, sol, playa, cultura, gastronomía... Cruzamos en charco para pasar unos días en una de las ciudades más divertidas del globo, Miami.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Art Wager / ISTOCK

Miami puede sonar a tópico. ¿Qué se me ha perdido allí? ¿No es una ciudad muy superficial? Absolutamente no. Es una de las ciudades más divertidas de las que hemos conocido. Aúna la cultura yankee, con ese puntito de alegría perpetua que le da los miles de latinos que viven en la ciudad. Y ¿no es genial tener lo mejor de ambos? Es una ciudad grande, tanto que puede llegar a abrumar, pero si es tu primera vez en la ciudad, estos son los planes que no puedes dejar de hacer para tener una visión general del destino. ¡Volverás enamorado de Miami! 

Art Wager / ISTOCK

 

Miami Beach, el epicentro vital de la ciudad

FotoMak / ISTOCK

La habrás visto cientos de veces en series de televisión y películas. Gente guapa, culto al cuerpo, sol, buena onda... Miami Beach es el epicentro vital de Miami, un lugar donde siempre es verano y luce el sol. Y esa será nuestra primera parada. Para llegar hasta allí hay que cruzar a través de unos puentes que conectan la zona continental con la playa más famosa.

Puedes elegir pasear por la orilla del mar y visitando las icónicas casetas de los socorristas o recorrer el paseo que va desde Ocean's Drive, donde visitar y fotografiar el mítico hotel Colony, la mansión de Gianni Versace, donde, en 1977 el modista fue asesinado o dejarte embaucar los más de 800 edificios Art Decó de esta zona. 

stellalevi / ISTOCK

Además, si quieres aprovechar para ir de shopping, a la avenida paralela a South Beach, se la conoce como la Quinta Avenida del Sur. Hablamos de Lincoln Road, donde encontrarás tiendas de marcas internacionales, así como pequeños puestos de artesanía. 

Little Havana, un pedacito de Cuba en Miami

Juanmonino / ISTOCK

Este barrio es un testimonio vivo de cómo la inmigración cubana, -que se dio a partir de que Fidel Castro llegara al poder-, ha consolidado uno de los barrios latinos más interesantes y populares de Miami. Desde la famosa Calle 8, se puede recorrer un barrio donde reina la esencia de la isla. 

littleny / ISTOCK

En esta calle no faltan los icónicos gallos que adornan Little Havana, un paseo de las estrellas dedicado a cubanos célebres como Celia Cruz o Gloria Stefan, el parque del dominó, donde se reúnen cada día los ancianos jugando al dominó y al ajedrez, tiendas de puros habanos, restaurantes donde tomar auténtico ron cubano y platos de la isla...

Pero si quieres probar el sándwich cubano más demandado, tienes que acercarte al restaurante Versailles.

Restaurante Versailles

Siempre está hasta la bandera y eso es sinónimo de que, lo que allí se sirve, bien merece la pena esperar. Su plato más icónico es el sándwich cubano con jamón dulce, pierna asada y queso suizo dentro de un pan cubano con mostaza y pepinillos. Tampoco faltan en su menú unas deliciosas croquetas de yuca rellenas con picadillo, macarrones a la cubana, ajiaco y otros platos típicos de la gastronomía cubana. 

Wynwood, el distrito artístico

Torresigner / ISTOCK

En la década de los 70, Wynwood era un distrito de fábricas y almacenes, pero el magnate Tony Goldman le vio potencial al barrio y, gracias al arte urbano, se fue transformando en lo que es hoy en día: el distrito artístico de la ciudad. Sin duda, el centro neurálgico del barrio, es el espacio conocido como Wynwood Walls, una galería de arte al aire libre, en la que multitud de artistas urbanos de todas partes del mundo, han creado obras pensadas para este lugar. Pero el arte no se reduce a Wynwood Walls, sino que toma cualquier muro del barrio, habiéndose convertido en un lienzo en blanco para graffiteros. 

Boogich / ISTOCK

Además de pasear por allí, puedes dejarte caer por lugares como Coyo Taco, uno de los mejores restaurantes de tacos de todo Miami, la pizzería Mister O1, que acaba de llegar a Madrid o tomar el postre en The Salty Donut, especialistas en donuts artesanales. 

Brickell Key, el barrio de los rascacielos

bauhaus1000 / ISTOCK

Hemos visitado la playa, barrios con encanto, distritos de arte... solo nos queda conocer la zona más moderna, donde los rascacielos se alzan sobre el mar. Esa es Brickell Key, el distrito financiero de Miami. Y que no te eche para atrás la palabra financiero, porque además de serlo, el Downtown de la ciudad es uno de los epicentros de la vida social de Miami.

AliquisNJ / ISTOCK

Allí los rascacielos campan a sus anchas y no puedes perderte el paseo por Brickell Avenue, rodeado por grandes edificios, visitar el Bayfront Park, un parque junto al mar, en el que además puedes recargar fuerzas en cualquiera de sus foodtrucks, entre ellos Kuenko, el espacio de bowls japoneses de Ricardo Sanz (Kabuki), visitar el Perez Art Museum, especializado en arte contemporáneo o hacer un crucero por la bahía. Otro de los planes más demandados en Miami, es acudir al American Airlines Arena para ver uno de los partidos de baloncesto que acoge. 

felixmizioznikov / ISTOCK

¿Qué mas podemos hacer en Brickell? Alojarte en el imponente hotel Mandarin Oriental Miami. Su situación privilegiada, en la otra orilla del Brickell Bridge, hace que cuente con unas vistas de infarto hacia el skyline del Dowtown y Key Biscane. Las habitaciones respiran ese aire asiático de lujo, propio de Mandarin Oriental.

Art Wager / ISTOCK

Pero sin duda, una de las grandes claves de este hotel, son sus espacios comunes. ¿Alguna vez has nadado con vistas a rascacielos? Aquí podrás hacerlo en su magnífica piscina infinity con vistas a Key Biscane. Podrás regalarte un masaje o tratamiento en su spa de tres plantas, que cuenta con 11 salas, seis suites de spa con vistas, tratamientos avanzados antienvejecimiento... Todo lo necesario para salir de allí renovado. 

Hotel Mandarin Oriental Miami

La joya de la corona gastronómica, la pone el afamado restaurante La Mar by Gastón Acurio. Ya sea en su terraza con vistas o en el interior del restaurante, este es uno de esos en los que vale la pena reservar. Aquí el chef ha fusionado la cocina tradicional peruana, junto a alguna reminiscencia asiática. Sus ceviches son excelentes, así como los anticuchos, causas o el brunch que sirven cada domingo inspirado en la cocina peruana.