48 horas en Lisboa

Pasamos un fin de semana en la capital lusa descubriendo novedades y planes imperdibles para tu próxima visita. ¿Te vienes?

Macarena Escrivá
 | 
Foto: ISTOCK

Lisboa siempre es una buena opción. La ciudad a orillas del Tajo combina todo lo esencial para una escapada perfecta. A medio caballo entre la decadencia que la caracteriza y habiéndose posicionado, en los últimos años, como una de las capitales top europeas, no se nos ocurre mejor plan que coger un avión rumbo a un fin de semana para redescubrir la ciudad, pasear por sus calles, dejarnos cegar por su luz infinita y perdernos dentro de los locales más cool con sello propio.

Nos encanta y no solo a nosotros, Lisboa ha encandilado hasta a la mismísima reina del pop, Madonna, que este mismo año ha adquirido allí la que podría ser su residencia definitiva.

Viernes 18:00 horas

The Lumiares: un hotel singular en el Barrio Alto

Restaurante Lumni

Lo primero que haremos, maleta en mano, será posicionarnos en el que va a ser nuestro cobijo durante el fin de semana. En la dirección del gps, The Lumiares, un hotel boutique enclavado en la zona bohemia de la ciudad, el Barrio Alto. Lo que fuera un antiguo palacio del XVIII, ahora se ha convertido en un imprescindible que alberga 53 apartamentos totalmente equipados, dos restaurantes, un rooftop y un spa en el que reconectar cuerpo y mente. Aquí todo gira en torno a la luz natural que se cuela en cada espacio y el diseño portugués. Todos y cada uno de los muebles que veas, se han seleccionado cuidadosamente para enseñar al visitante lo mejor de Portugal. Así desde el menaje de cocina de Vista Alegre, hasta las fotografías abstractas de Vasco Celio, The Lumiares destila orgullo patrio por los cuatro costados. En la planta baja se encuentra Mercado, un restaurante informal en el que desayunar o tomar deliciosas ensaladas y aperitivos, pero la joya de la corona se sitúa en la última planta. Allí accederás al restaurante Lumni, del reconocido chef portugués Miguel Castro e Silva que presenta en el plato los mejores productos portugueses y hace las delicias de todos los que les visitan, estén alojados o no. No puedes perderte tomar algo -o desayunar- en su rooftop bar. Solo por sus vistas privilegiadas, ya vale la pena. Si tienes tiempo, reserva un tratamiento en el spa. ¿Quizás un masaje con bambú sello de la casa? Lo dejamos a tu elección.

Viernes 20:00 horas

Gourmet Experience, donde se reúnen los mejores chefs

Si en España ya estábamos acostumbrados a disfrutar de la zona gourmet de El Corte Inglés, ahora le ha llegado el turno a Lisboa. Allí, en la última planta del mismo, una serie de chefs se han aliado para dar de comer a lisboetas y foráneos. Uno de los promotores del espacio, ha sido el prolífico genio portugués, José Avillez. Él mismo ha sido el creador de espacios como Tasca Chic, donde rememora los sabores genuinos de las tascas tradicionales pero en clave chic, y también ha ayudado a poner el punto canalla al espacio con la apertura de Barra Cascabel. El espacio del gran Roberto Ruiz (Punto MX), que ya triunfa en Madrid, ha trasladado una pequeña versión a la capital lusa donde degustar los mejores sabores mexicanos como solo ellos saben hacerlos. ¿El plus? Un ambiente irreverente, frenético y lleno de energía. No te sorprendas si en mitad de la cena les escuchas entonar un “¡Viva México, cabrones!”. El Gourmet Experience se completa con Jacaré, un córner carnívoro-vegetariano, Atlántico, el proyecto del chef estrella Michelin gallego Pepe Solla y otros espacios firmados por reconocidos chefs portugueses como Kiko Martins o Henrique Sá Pessoa.

Viernes 23:00 horas

De copas en Pensão Amor

Pel_1971 / ISTOCK

De ser una pensión/prostíbulo decadente donde se dejaban caer los marineros, Pensão Amor pasó a ser uno de los sitios imprescindibles a donde dirigirse para tomar una copa. Ubicado en el barrio de Cais do Sodré, y justo encima de la hiper fotografiada Pink Street, aquí las cócteles se toman en un ambiente propio del burlesque. De su pasado quedan las ganas de pasarlo bien y una librería erótica digna de admiración.

Sábado 10:00 horas

Paseando por la ciudad

Tras las emociones vividas en nuestras primeras horas en la ciudad y un merecido descanso, ha llegado la hora de patear Lisboa. Saliendo de The Lumiares, podemos acercarnos hasta el elevador Da Glória, un funicular que conecta el Barrio Alto con La Baixa. En tan solo unos minutos de bajada, nos ahorrará enfrentarnos a las empinadas callejuelas lisboetas. Ya en La Baixa, la idea es recorrer sus calles hasta llegar al centro neurálgico de la ciudad y una de las plazas abierto más espectaculares de Europa, la Plaza del Comercio. Una vez allí, podemos seguir subiendo hasta el pintoresco barrio de Alfama y el Castillo de San Jorge, o bien subirnos al mítico tranvía número 28 que atraviesa las tortuosas calles que conectan estas dos zonas.

Sábado 13:00 horas

Mercado da Ribeira: un mercado de todos y para todos

Arlindo Camacho

En el que fuera el mercado tradicional más grande de la ciudad, hace algunos años se apostó por convertirlo en un mercado gastronómico, donde conviven los puestos de abastos con decenas de puestos de comida o mini restaurantes en los que pides y esperas religiosamente tu comida, para después degustarla en mesas comunales en el centro del espacio. Hamburguesas, fish and chips, cocina tradicional, sushi, marisco... El mercado da Ribeira tiene de todo y para todos los gustos.

Sábado 17:00 horas

Cóctel con vistas al atardecer

Llega la hora de relajarnos tomando un cóctel y admirando la puesta de sol sobre la ciudad. ¿Dónde? En Park. Quizás ya lo conozcas, o quizás no, pero este rooftop es uno de los más demandados de Lisboa y un place to be se mire por donde se mire. ¿Su peculiaridad? Que se emplaza en la azotea de un edificio de aparcamientos. Una vez más la ciudad nos azota con su increíble capacidad de reinvención y sorpresas en cada esquina...

Sábado 20:00 horas

Cena en un cabaret gourmet

Bruno Calado

Ya habíamos hablado de uno de los chefs con más proyección del país, José Avillez. Pues bien, dentro de uno de sus conceptos que más triunfan, Bairro do Avillez, ha abierto, apenas hace unos meses, un espacio secreto. Una puerta en una de las paredes del local, nos separa de un universo burlesque, cabaretero y divertido a rabiar, donde las creaciones del chef, se complementan con una experiencia 360 alrededor de la música y el baile. No te podemos contar mucho más porque la idea es que lo descubras por ti mismo. Cena, bebe, déjate llevar, admira el espectáculo y si tienes ganas de más, quédate a su midnight show. Y recuerda: lo que pasa en Beco, se queda en Beco.

Domingo 09:00 horas

El dulce lisboeta más típico

Con las pilas cargadas tras una noche de sueño reparador, nos ponemos en marcha y salimos hacia la zona de Belém. Allí es imprescindible dar un paseo, acercarse a la Torre de Belém, que durante muchos años funcionó como edificio defensivo de la ciudad y, por supuesto desayunar los archiconocidos pastéis de Belém. Para tomarlos de la forma más genuina, lo haremos en la Antigua Confeitaria de Belém. Dicen que allí fue donde lo hicieron por primera vez y todavía guardan -bajo llave, eso sí- y siguen la receta original. Tendrás que hacer algo de cola, pero ya sabes, lo bueno, a veces, se hace esperar. Valdrá la pena. Prometido.

Domingo 11:30 horas

Lisboa a golpe de street art

Tras haber llenado el estómago de ricos pasteles portugueses, la idea es seguir paseando, dejando a nuestra derecha el Monumento a los Descubridores y el MAAT, Museo de Arte Arquitectura y Tecnología, situado a orillas del río, hasta uno de los enclaves que hacen de Lisboa un museo al aire libre. Media hora de paseo nos separa de Village Underground, punto de encuentro de la gente más cool de la ciudad. Ya existía en Londres y fue, hace unos años, cuando el concepto se extrapoló a la capital portuguesa. Allí, con unos contenedores de mercancías y autobuses double-deck, han creado un espacio multicultural que alberga eventos, cafetería en uno de los autobuses y un original co-working para los profesionales dedicados a las artes.

Domingo 13:00 horas

Parada final: LX Factory

LX Factory

Terminaremos nuestro fin de semana a pocos metros de Village Underground, en el epicentro 'cooltureta' de Lisboa. Emplazado en una antigua fábrica del siglo XIX, este espacio se ha reinventado alojando tiendas de diseño, librerías para soñar, restaurantes y un mercadillo donde encontrar tesoros vintage cada domingo. Allí, entre street art y las propuestas más originales, pasaremos un buen rato sumergiéndonos en una de las librerías más instagrameadas de la ciudad, Ler Devagar donde montañas de libros y objetos cinemáticos se abren paso ante curiosos. Para comer, te recomendamos Taberna 1300, un divertido restaurante lleno de cachivaches, sillas diferentes, relojes y una con cocina a la vista obra del chef Nuno Barros. Allí los platos exploran las recetas típicas portuguesas pero con presentaciones y giros muy actuales.

De camino al aeropuerto solo nos queda soñar y pensar en volver, porque Lisboa amigos, es esa ciudad a la que siempre apetece volver.