48 horas en Eindhoven

Muchos la consideran la puerta de entrada low cost a Ámsterdam. Error. Quédate en Eindhoven, no sabes todo lo que tiene para ofrecerte.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Bobby Born

¿En qué momento hemos dejado de visitar ciudades para solamente pasar por su aeropuerto? Esto puede parecer lo que le ha pasado a Eindhoven. El que en su aeropuerto aterricen numerosas compañías aéreas low cost, ha propiciado que muchos la tengan como la puerta de entrada asequible a Ámsterdam, la ciudad más visitada de Holanda, separadas además por una escasa hora y viente en tren.

Redacción Viajar

Pero si solo vas a Eindhoven para irte a otra ciudad, estarás cometiendo un gravísimo error. Todo esto es lo que tiene Eindhoven para ofrecerte. Y no es poco...

Redacción Viajar

Su pasado estuvo marcado por el gigante Philips, porque fue precisamente en esta ciudad, durante el siglo XIX, cuando la marca se hizo grande fabricando bombillas. ¡Cómo han cambiado las cosas! El florecer de Eindhoven iba de la mano de tener allí estas fábricas, pero las cosas cambiaron cuando en 1998, Philips trasladó sus oficinas centrales a Ámsterdam. Lejos de alarmarse por haber perdido uno de sus grandes sustentos económicos, la ciudad no hizo más que crecer y crear una identidad propia. 

Bobby Born

Hoy en día el crecimiento de la ciudad se basa en la tecnología y el diseño, sin nada que envidiar a capitales mundiales del mismo como es el caso de Milán. Aquí cuentan con la Design Academy Eindhoven y se celebra la Dutch Design Week, el evento más grande de diseño del norte de Europa. Muchos artistas, diseñadores y urbanitas, la han convertido en su lugar de residencia y por ello es perfecta para vivir, pero también para visitarla. No esperes la típica ciudad europea llena de encanto y casitas de otra época. Eindhoven, por el contrario, es epicentro de cultura, vanguardia y diseño y ahí reside su mayor atractivo.

Bobby Born

Así pues, ¿qué visitar en Eindhoven? Puedes empezar por el centro, conocido como Down Town, donde se encuentra el emblemático edificio de Philips, rodeado de edificios futuristas y sorprendentes con cúpulas de cristal, como el que ocupa la concept-store Sissy Boy.

Bobby Born

No lejos de allí conviene acercarse al Museo Philips, ubicado en la primera fábrica de en el centro de la ciudad, que hace un recorrido de la historia factoría desde sus inicios hasta los tiempos contemporáneos. Llamará tu atención un edificio verde. Se trata del icónico Bijenkorf, en la Plaza 18 de septiembre, obra del italiano Gio Ponti, que tomó como inspiración los paisajes verdes y llanos de los Países Bajos.

Ruud Balk Fotografie

Adentrándote en las calles del centro, podrás visitar la icónica Catharinakerk, la iglesia de Santa Catalina y hacer un alto en el camino en la animada terraza de De Vooruit Gang o en el ecléctico Thomas. Antes de abandonar el centro, nos pasaremos por el Down Town Gourmet Market, un espacio gastronómico con más de 20 propuestas diferentes, entre las que probar cocinas del mundo, como las de Surinam, que fue colonia neerlandesa, además de cocina india, vietnamita, mexicana o italiana, entre otras.

Redacción Viajar

De allí pasamos a De Bergen, uno de los distritos más antiguos de Eindhoven que no fue destruido durante la guerra. Te puede recodar el distrito latino de París, por sus casas bajas y coqueta atmósfera y es ideal para recorrerlo a pie o en bici. Puedes visitar sus tiendas de antigüedades, recorrer sus galerías de artes y tomar un café en Lucifer Coffee Roasters, una cafetería de especialidad, donde ellos mismos tuestan el café que sirven.

imv / ISTOCK

En una ciudad interesante y joven, no podía faltar propuestas como Kazerne, un auténtico place to be de Eindhoven. Lo que fuera una antigua estación de policía, hoy es uno de los espacios polivalentes más icónicos de la ciudad. Entre sus paredes alberga un restaurante de cocina escandinava y otro de cocina mediterránea, que comparten espacio con una sala de exposiciones, que va cambiando su propuesta durante el año y en la que se invita a jóvenes artistas a participar, una tienda de diseño y una terraza en la que pasar las tardes de verano.

Bart van Overbeeke Fotografie

Lo mejor para el final y es que el último distrito que visitaremos, es sin lugar a dudas, el más vibrante de la ciudad. En lo que se conocía como 'la ciudad prohibida', las antiguas fábricas de Philips, ha surgido uno de los barrios más vanguardistas de Europa, Strijp-S. Antiguamente, a esta zona solo podía acceder los empleados de la factoría, ya que allí se creaba todo lo que salía al mercado y cualquier información al exterior, podía fastidiar lo que se convertiría en un éxito de ventas.

Hanneke Wetzer (c) 2017

Hoy estas antiguas fábricas se han convertido en un espacio donde descubrir boutiques de diseño y ropa actual como Urban Shoper o Yksi, restaurantes diferentes, espacios creativos y galerías de arte como MU Artspace. Ahora en verano, puedes refrescarte tomando un helado creativo en Intelligentia ICE, pasarte por Pastry Club, un espacio que aúna una deliciosa pastelería, confitería y salón de té y terminar el día en uno de los lugares más singulares del distrito, el Blue Collar Hotel, donde programan numerosas actuaciones de Rock and Roll. 

Redacción Viajar

¿Dónde dormir en Eindhoven? Tenemos dos opciones perfectas. La primera es el NH Collection Eindhoven Centre, ubicado junto a la estación de tren y en un edificio emblemático -y de los más altos- de la ciudad, la Groene Toren. Abrió sus puertas hace apenas dos años, pero ya es todo un símbolo de buena hotelería en la ciudad.

Redacción Viajar

Todas sus habitaciones son espaciosas y llenas de luz natural que se cuela por las paredes, completamente acristaladas. En un principio, este edificio era conocido como 'la torre verde' por los paneles de este color, que con la remodelación, se cambiaron por cristales del mismo color, que ahora confieren a las habitaciones sensación de amplitud. Los baños cuentan con ducha de lluvia, albornoz, zapatillas... Todo lo necesario para garantizarnos un descanso reparador.

Redacción Viajar

Pero sin duda, la joya de la corona está en el último piso, porque en la azotea del edificio se encuentra VANE, uno de los place to be de la joven ciudad de Eindhoven. Lo que por la mañana funciona como desayunador, por la noche adquiere una dimensión diferente y acoge las propuestas del chef Casimir Evens y un skybar en la parte superior. Abren en horario de tarde y noche y el plan perfecto es tomar un cóctel en el skybar, donde también sirven platos de cocina informal y bajar a cenar a VANE.

Redacción Viajar

El restaurante funciona con un menú degustación con sorprendentes creaciones del chef y una tendencia claramente cosmopolita. Buen ejemplo de ello son platos como su trucha con pepino, aguacate y wasabi o un plato guisante en diferentes texturas y elaboraciones, acompañado de caviar. Lo mejor de todo es que ambos espacios gozan de vistas impresionantes sobre la ciudad.

Redacción Viajar

La segunda opción es uno de los hoteles recién abiertos en la ciudad, The Matchen De Bergen. Su filosofía es 'check-in. Stay out' y con ello animan a sus huéspedes a adentrarse en la vibrante Eindhoven y no perder ni un minuto durmiendo o descansando.

Arnold van West

Se trata de un hotel rabiosamente moderno, en el que el chek-in lo haces tú mismo a través de unas máquinas situadas en recepción y en el que los precios son súper asequibles. Además, en consonancia con su carácter urbano, los espacios comunes exhiben piezas de arte contemporáneo, arte urbano, los pasillos se iluminan con neones de colores, sus habitaciones se decoran con grafittis y son sencillas a la par que funcionales, porque cuentan con un dispositivo handy desde el que descubrir toda la ciudad. Tienen hasta un supermercado en el que comprar y pagar, sin dependientes. 

Redacción Viajar

¿Nos escapamos a Eindhoven?