25 planes perfectos para divertirse en Miami

Ya que el sol tiene garantía total, Miami sólo exige una actitud adecuada. Es lo que ya se conoce como el "Miami style" o estilo Miami, que reclama un vestuario de impacto con gafas polarizadas, una correcta puesta a punto para exhibir palmito en la playa, asistir a un cóctel o trasnochar en los bares de moda. Listo para la ciudad donde está prohibido aburrirse

Ana Vitienes

En esta especie de California en versión latina, las pantanosas ciénagas de la costa sureste de Florida desaparecen entre un delirio de edificios art-decó y condominios rodeados de palmeras donde se forja su leyenda, que es lo más parecido a un cóctel de sol y juerga a partes iguales. Pero hasta la archifamosa cultura del exceso de protector solar y noches arrebatadas con ritmos latinos que es Miami se adapta a los tiempos de crisis. Algunos lo consideran un ascenso hacia el competitivo mercado del turismo de élite. Otros, un gesto de madurez en su personalidad bailona y deportista. El caso es que este reino de sirenas ensiliconadas y aspirantes a actores de telenovela en spanglish, escenario de mansiones pintadas de fucsia o amarillo neón y hoteles de diseño ultra-blanco promete una de las marchas más frenéticas del glamour. Miami exhala un cambio de actitud tropical

En las fiestas con impecables trajes de hilo blanco y moreno generoso, por ejemplo, las copas de champán de Napa Valley dan paso a elegantes vasos de agua de importación, con su frapé de hielo al ozono y una rodajita de lima fresca. También, muchas galerías de arte y boutiques del concurrido Lincoln Road Mall abren tiendas alternativas en el Wynwood Art District, siguiendo la estela de la feria de arte Art Basel Miami Beach, que en el mes de diciembre inunda la ciudad de nubes de galeristas, artistas y coleccionistas llegados de Los Ángeles y de Europa. La playa entonces puede ponerse culta a pesar del constante pitido de las tarjetas de crédito deslizándose por los datáfonos, pero la sensación generalizada es que Miami sigue estando en el ojo del huracán, tan jugosa y espléndida como San Francisco o Nueva York a la hora de divertirse a lo grande. Estas 25 propuestas lo demuestran

01 | Practicar deporte en la playa de South Beach
Olvida la raquítica talla 32 porque sudan hasta la anorexia actrices y modelos de la costa Oeste. En South Beach, a ser posible enfrente de Ocean Drive para que te vean mejor, se imponen las curvas esculpidas a golpe de gimnasio, o en su defecto, con acolchado artificial de Botox o silicona; todo vale si se enseña en la arena. Coge tu bañador de vértigo y apúntate a los partidos de voley playa del Nikki Beach Club en Penrod''s (1 Ocean Drive. www.penrods.com 25 €). Si no, con la menor ropa posible, tienes las clases de surf de Florida Surf Lessons (Tlf 001 888 672 48 87 y www.floridasurflessons.com)

02 | Entrar en el Museo Erótico
El World Erotic Art Museum -apodado WEAM- (1205 Washington Ave. Tlf 001 305 532 93 36. www.weam.com 12 €), enfrente de Lummus Beach, está considerado el segundo museo del mundo en su género; también almacena rarezas como una increíble colección de juguetes victorianos y romanos adquiridos por su artífice, la abuela septuagenaria Naomi Wilzig, en sus viajes por el mundo. La colección de falos es la favorita del público. No admite menores de 18 años

03 | Catar el brunch del Hotel Biltmore
Esta leyenda de Coral Gables, de estilo neo-español inspirado en La Giralda sevillana, tiene todo para recordar al viejo Miami. El Hotel Biltmore (1200 Anastasia Avenue. Tlf 001 305 445 1926. Desde 170 €. www.biltmorehotel.com) fue diseñado en los años 20 por los arquitectos del Waldorf Astoria, y se convirtió en el foco del turismo del lujo a base de acoger a personalidades como Al Capone o actores de Hollywood vintage. Los domingos ofrece un brunch a lo grande, tan excelso como los suelos de mármol y las columnas gigantescas del vestíbulo

04 | Comer marisco en Joe Stone''s Crab
Menos mal que los placeres de South Beach no son todos para espíritus sofisticados; a veces sólo consisten en una sencilla comida, aunque cocinada a la perfección. La clave de este concurrido local, situado en 227 Biscayne Street con Collins Avenue y fundado en 1913 (precio medio, 30 €) es una salsa de ajo, espinaca y mostaza de fórmula secreta con la que aderezan los mariscos braseados. No admite reservas, así que es mejor hacer cola, pedir hora y regresar después

05 | Visitar los must de Little Havana
El español se impone en la Pequeña Cuba a lo largo de la calle Ocho, donde respiras el pulso de la comunidad cubana, la fuerza de sus tradiciones. Invierte una mañana en ver jugar a los aficionados en el Dominó Park, aprender la técnica de elaborar cigarros habanos en la tienda El Crédito Cigars (1106SW Calle Ocho), consultar la suerte santera en la esotérica Botánica Negra Francisca (1323 SW Calle Ocho) y meterse un congrí con patacón pisado en el kitsch Versalles (3555 Calle Ocho. Precio medio, 20 €).

06 | Nadar en la recién renovada Venetian Pool
La villa de Coral Gables creció al amparo de la fortuna amasada por los cultivos de cítricos del millonario George Merrick hasta ser absorbida por el imparable crecimiento urbano. Uno de sus pluses es esta Piscina (2701 DeSoto Boulevard), donde hicieron sus largos Tarzán o la mítica Esther Williams y donde suelen rodar programas de aerobic para la televisión. Está rodeada por los apartamentos más selectos de la ciudad.

07 | Ir de compras al Design District
A ser posible, con la Visa sin límites y dispuesta a almorzar en el lugar de moda: Brosia (163 NE 39th Street con 1st Avenue), con suelos de piedra y paredes de oro. No te pierdas los artículos de decoración exclusivos de Holly Hunt (3833 NE 2nd Avenue. Tlf 001305 5712012), ni las galerías de Daniel Azoulay y Barbara Gillman. Más direcciones en www.miamidesigndistrict.net

08 | Conocer las novedades de la Fundacin Wolfsonian
Este edificio del año 1927 forma parte de la Universidad de Florida. Su colorido estilo art decó (1001 Washington Avenue. Entrada, 7 €. www.wolfsonian.org) acoge una interesante colección de artes gráficas y decorativas del siglo XX, un centro de investigación y un café con tienda de regalos: The Dynamo.

09 | Colarse en la Florida Room del Hotel Delano
El hotel emblema del chic playero -que supuso toda una inspiración en los años 90 gracias a los diseños de Philliphe Starck y el mecenazgo de Madonna- gana en fama bajo tierra. Es el lugar de moda: la sala lounge Florida Room (1685 Collins Avenue), diseñada por una empresa del músico Lenny Kravitz, a la que solamente acceden doscientos afortunados.

10 | Apuntarse a conocer la arquitectura del Art Decó District
El patrimonio de Miami es cosa seria, y el Art Decó Wellcome Center (1200 Ocean Drive. www.mdpl.org), que gestiona la Miami Design Preservation League, lo demuestra con varios itinerarios. El recorrido básico empieza a las 10.30 horas y aglutina hoteles, restaurantes y viviendas de Lincoln Road y Collins Park.

11 | Probar suerte para entrar al Club Versace
La razón principal es que la mansión Casa Casuarina (1114 Ocean Drive. www.casacasuarina.com) -inspirada en el Alcázar de Colón de Santo Domingo-, donde el famoso diseñador italiano fue asesinado en 1997, se ha convertido en un selecto club donde se organizan fiestas privadas y donde sólo es posible alojarse (desde 995 €) si lo permite su dueño actual, el magnate Peter Loftin. La entrada siempre está repleta de cotillas.

12 | Acercarse al mundo del ron
El World of Bacardi Museum (2100 Biscayne Boulevard. Gratuito previa cita en el Tlf 001 305 573 87 00) se instala en un curioso edificio de 1963, obra de Enrique Gutiérrez. En su interior se explica la historia de la popular marca desde el siglo XIX.

13 | Darse un paseo por el Lincoln Road Mall
A pesar de los años, el Lincoln Road Mall, o LRM, como lo conocen los locales, sigue siendo el lugar predilecto donde ver o ser visto. Esta especie de Quinta Avenida tropical eclosiona sobre todo al atardecer, cuando las boutiques comparten protagonismo con el Art Center South Florida (www.artcentersf.org) y con locales donde es posible desde tomar un cóctel Cajún, como Van Dyke (www.thevandykecafe.com), o desayunar a cualquier hora, por ejemplo en Balans (www.balans.co.uk/lincoln).

14 | Admirar la vena artística del Wynwood Art District
Desde que en este área deprimida se instalara la prestigiosa Rubell Family Collection (95 NW 29th Street. www.rubellfamilycollection.com. Entrada, 10 €), este es el lugar relacionado con el arte. El alquiler de sus almacenes se disparan mientras abren locales como Hardcore Art Constemporary Space (www.hardcoreartcontemporary.com) y la boutique Nektar de Stagni (155 NE 38th St. http://nektardestagni.com/).

15 | Pasear por el Miami de vanguardia
Las inmensas salas de la Margulies Collection (591 NW 27th Street, at 6th Avenue. www.margulieswarehouse.com), propiedad del coleccionista y millonario Martin Z Margulies, encarnan el espíritu y la vanguardia del nuevo Miami. Incluye vídeos, esculturas e instalaciones, piezas de artistas como Miró, Warhol, Lichtenstein, y fotografías de Cindy Sherman y Walker Evans. Lo más parecido a Nueva York.

16 | Hacerse una foto en los jardines Vizcaya
No sólo las parejas de novios y las familias de boda se inmortalizan en el recinto de la mansión Vizcaya Museum and Gardens (3251 S Miami Avenue con SW 32nd Road. www.vizcayamuseum.org. Entrada, 10 €). Esta villa de estilo italianizante construida en el año 1919 seduce como una fantasía no exenta de encanto. Si posar para la foto no seduce, entre fuentes y zonas verdes encuentras un recoleto café donde almorzar.

17 | Pedalear en bicicleta hasta el faro
Que no es otro que el del Hill Bags Cape Florida State Recreation Area Review (1200 S Crandon Boulevard. www.floridastateparks.org/capeflorida/). Este Faro de 1825 rodeado de palmeras está declarado el edificio más antiguo del sur de Florida. La playa donde se instala figura entre las diez más bonitas del país. Se puede acceder en bicicleta de alquiler o a pie.

18 | Vivir una experiencia granjera
Las granjas para turistas convertidas en parques temáticos son lo último para disfrutar en familia. La más concurrida es el Fruit Spice Park (24801 SW 187th Avenue con SW 256th Street. http://fruitandspicepark.org/friends/. Entrada, 7 €), donde es posible educar los sentidos con 500 clases de frutas, especias, frutos y hierbas tropicales, y donde se cuentan hasta 75 variedades de banana y 150 de mango.

19 | Compartir la comida con los cocodrilos
Las inmensas praderas de mangles del Everglades National Park (40001 state rd. www.nps.gov/ever), en Homestead, constituyen la única reserva tropical de Norteamérica y el sitio perfecto para observar al gran saurio desenvolverse en su medio natural. Merece la pena invertir una mañana, eso sí, convenientemente protegido contra el sol y los mosquitos.

20 | Practicar el golf a lo grande
Pero no en cualquier sitio, sino en el anhelado Doral Golf Resort (4400 NW 87th Avenue. www.doralresort.com/golf). Su green se jacta de ser uno de los mejores del Estado. En marzo de 2010 será la sede del World Golf Championships. Otra opción deportiva incluye un partido de baseball de los Florida Marlins en el Dolphins Stadium (2269 NE 199th Street, at NW 27th Avenue, North Dade), mucho más asequible.