Los 15 pueblos de costa más bonitos de España

Desde Llanes en Asturias hasta Garachico en Tenerife, en estas villas marineras encontrarás el remanso de paz que estabas buscando

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Alex / ISTOCK

El calor cada vez aprieta más y el cuerpo nos pide parar a descansar y darse un chapuzón en las bellas playas que inundan la geografía española. Si juntamos esa tranquilidad con impresionantes paisajes marinos no nos queda más remedio que acercarnos a alguno de los pueblos de costa más bonitos del país. Así que aquí te dejamos con 15 ejemplos donde disfrutar de sol, playa y esencia marinera:

1. Comillas, Cantabria

El pueblo de Comillas está enmarcado en un entorno natural y paisajístico excepcional, y cuenta con un increíble conjunto arquitectónico donde destacan los estilos neogótico, neoárabe y neomudéjar. Y todo ello rodeado de unas escarpadas costas bañadas por el Mar Cantábrico.

Comillas, Cantabria | Wiki Commons

Entre sus principales atractivos encontramos su iglesia gótica, que forma hoy parte del cementerio de la villa, declarado Bien de Interés Cultural. Además, sus playas atraen a los turistas por sus limpias aguas, sus escondidas calas y la belleza de sus paisajes litorales.

2. San Vicente de la Barquera, Cantabria

San Vicente de la Barquera es una villa marinera por excelencia, tal y como se demuestra en todas sus tradiciones, costumbres y hasta en sus fiestas más populares: La Folía. El pueblo constituye una de las bellas estampas de la Cornisa Cantábrica, gracias a sus paisajes naturales como las playas de Fuentes, Primera de San Vicente, El Rosal, El Tostadero, Merón o Gerra.

San Vicente de la Barquera | Juan Carlos Hernández Hernández / ISTOCK

Además, en el pueblo también se encuentra una hermosa ría salpicada de colores gracias a los llamativos botes y barcas que la recorren. En su casco antiguo destacan la iglesia de Santa María de los Ángeles, su castillo y los restos de una muralla. Todo ello con el telón de fondo de los espectaculares Picos de Europa.

3. Llanes, Asturias

Llanes es una de las villas pesqueras más bonitas de Asturias, y es que posee uno de los cascos históricos mejor conservados de la Comunidad, declarado Conjunto Histórico-Artístico. Al recorrer sus calles no encontraremos con unas murallas del siglo XIII, así como monumentos arquitectónicos como el Torreón, la Basílica de Santa María o el Palacio de Castañaga.

Llanes, Asturias | jon chica parada / ISTOCK

Más allá de sus murallas se extiende un bello entorno natural como la playa del Sablón o el Monumento Natural de los Bufones de Arenillas, donde observar un espectáculo de la naturaleza de extraordinaria belleza.

4. Tazones, Asturias

Tazones un pueblo recóndito, marcado por su tradición pesquera y los aromas de mar. A lo largo de sus dos barrios, San Miguel y San Roque, esconde rincones tan singulares como el de la Casa de las Conchas o animados restaurantes, terrazas y sidrerías que ofrecen exquisitos manjares del Cantábrico.

juanolvido / ISTOCK

Se trata del único puerto asturiano con carácter imperial y que forma parte de las rutas imperiales de Carlos V en Europa. Además, con la marea baja se pueden buscar huellas de dinosaurios en su costa o bien acercarse hasta la zona del faro, uno de los mejor conservados del litoral asturiano.

5. Cudillero, Asturias

Cudillero es tan diferente a cualquier otra villa marinera que hasta tiene su propia y personal lengua: el pixueto. Este escondido pueblo destaca por sus coloridas casas, que junto al mar forman una bella estampa digna de postal.

Cudillero. | Photitos2016 / ISTOCK

Y es que por su peculiar orografía, Cudillero tiene vistas espectaculares desde el faro o la atalaya. Además, impresiona su entrada por El Pito, con la sucesión de casas indianas y el Palacio Selgas, un conjunto del siglo XIX conocido como el "Versalles asturiano".

Los 20 pueblos más bonitos de España en 2021

6. Getaria, Gipuzkoa

Getaria es una villa medieval amurallada marcada por la silueta del monte San Antón, más conocido por su peculiar forma como el "Ratón de Getaria". El pueblo destaca por su atractivo entorno natural conformado por barrios rurales y sus espectaculares laderas erosionadas, Además, no olvides pasar por su pueblo para disfrutar de una gastronomía rica y con productos frescos recién sacados del mar.

jon chica parada / ISTOCK

Tradicionalmente, Getaria ha sido un pueblo de pescadores y de grandes navegantes como Juan Sebastián Elcano, el primer hombre que dio la vuelta al mundo. Pero la cosa no se queda ahí, y es que también fue el lugar de nacimiento del famoso Cristóbal Balenciaga, por ello es de obligada visita el museo que recorre la vida y obra del diseñador de moda.

7. Cadaqués, Girona

Situado en la comarca de l’Alt Empordà, en el extremo oriental de la península de Cabo de Creus, se encuentra el pueblo de Cadaqués, a orillas de una bahía de aguas cristalinas. Recorrer su casco antiguo es toda una experiencia, sobre todo visitar la iglesia de Santa María, un edificio gótico que se empezó a construir en el siglo XVI, y desde donde se podrán disfrutar de la mejores vistas del pueblo.

xavierarnau / ISTOCK

La relación de Cadaqués con el arte se evidencia a través de Salvador Dalí, ya que el pintor convirtió al pueblo en su residencia en los años 40. Así que su antigua casa, la Casa-Museo de Portlligat, es una de las visitas obligadas.

8. Tabarca, Alicante

Tabarca es la única isla habitada de la Comunitat Valenciana y se encuentra frente a la ciudad de Alicante. Y además de la isla principal, el archipiélago está compuesto por los islotes La Cantera, La Galera y la Nao.

KarinaKnyspel / ISTOCK

En el siglo XVIII, Carlos III ordenó fortificar y levantar en ella un pueblo, que ahora se alza con sus pequeñas casas blancas y su esencia marinera intacta. Las murallas que rodean su núcleo urbano han sido declaradas Conjunto Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural, y sus costas albergaron en el pasado un refugio de piratas berberiscos.

9. Pollença, Mallorca

El pueblo Pollença, en plena Sierra de Tramuntana, ofrece a sus visitantes una amplia bahía de aguas limpias y tranquilas, largas playas y pequeñas calas donde el turquesa del mar se funde con el cielo. Destacan, por ejemplo, cala Bóquer, cala Figuera o cala Murta. Y siguiendo con su paisaje natural, también podemos encontrar pequeños montes en los que perderse como el del Calvario y montañas de considerable altura como el Tomir.

Alex / ISTOCK

Su puerto es un núcleo con gran actividad turística, con una bonita plaza, una iglesia parroquial de estilo neogótico y, por supuesto, la Lonja de Pescadores y los muelles de los pescadores, con los tradicionales “llaüts”, las típicas embarcaciones de madera de la isla.

10. Torrox, Málaga

El pueblo de Torrox se encuentra cobijado por las Sierras de Tejeda y Almijara, y cuenta con atractivas playas como la playa de El Morche, Torcasol, Ferrara o el Peñoncillo. Es el destino ideal si lo que se busca es la tranquilidad y las buenas temperaturas.

Torrox | kensorrie / ISTOCK

Al recorrer sus calles no encontramos con su plaza principal, rodeada de importantes edificios como el Ayuntamiento o la Casa Palacio de la Joya, o bien el Torreón Árabe y la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, edificada en el 1505 con un estilo barroco.

Escapar de todo... y de todos: 10 playas (casi) vírgenes en España

11. Nerja, Málaga

Nerja es un pueblo pesquero y agrícola situado en la parte más oriental de la Costa del Sol y bañado por el Mar Mediterráneo. Su clima subtropical y sus 320 días de sol al año hacen que sea el lugar idóneo para un turismo de relajación. También se pueden realizar numerosas actividades acuáticas como paseos en barco o excursiones en kayak por las cuevas marinas.

IvanBastien / ISTOCK

Las playas de Nerja impresionan por sus aguas cristalinas y sus calas paradisíacas que componen 13 kilómetros de costa dignos de conocer. Destacan sobre todo la playa de Burriana y la playa de Calahonda.

12. Salobreña, Granada

Salobreña es una de las localidades más bonitas de la renombrada Costa Tropical, encaramada en un imponente peñón. Todavía conserva en su casco histórico la estructura medieval de su etapa árabe, con un entramado de callejuelas y casas encaladas, donde destacan el Castillo Árabe, la Iglesia del Rosario y la Medina.

Lux Blue / ISTOCK

Esta localidad goza de un clima privilegiado y tropical, lo que permite disfrutar la mayor parte del año de sus tranquilas y cuidadas playas y calas como El Caletón, Cala el Pargo, Cala del Cambrón o la playa de La Guardia.

13. Agua Amarga, Almería

Esta encantadora y tranquila aldea marinera tiene menos de 300 habitantes, pero siempre han vivido ligados al Mediterráneo. El pueblo de Agua Amarga está refugiado por un cerro y sus enrevesadas y su pequeñísima plaza y sus estrechas calles están salpicadas de artesanía.

Agua Amargas | aroca / ISTOCK

Gracias a su posición privilegiada, Agua Amarga goza de unas aguas transparentes, como se puede ver en las escarpadas y áridas Cala de En medio y Cala del Plomo. Además, en las proximidades del pueblo, está la infinita Playa de Los Muertos, de blanca arena y aguas turquesas.

14. Cabo de Palos, Murcia

Cabo de Palos es un enclave privilegiado en el municipio de Cartagena, a orillas del mar Mediterráneo. Este pueblo costero destaca por su emblemático faro, que se erige sobre una antigua torre vigía del siglo XVI.

El faro de Cabo de Palos, en Cartagena | Jorge Fuentes Quero / ISTOCK

Su paisaje se compone de pequeñas calas y acantilados y sus fondos marinos son el escenario perfecto para los amantes del buceo. Además, el pueblo cuenta con un puerto pesquero y deportivo, así como pequeños restaurantes a orillas del mar con una gastronomía para todos los gustos.

15. Garachico, Tenerife

El idílico pueblo de Garachico está ubicado en el noreste de la isla de Tenerife, y más de la mitad de su territorio está cubierto la naturaleza más pura: pino canario, paisaje volcánico y un acantilado. Pero además de los bellos paisajes naturales, Garachico posee un rico y muy bien conservado patrimonio arquitectónico de los siglos XVI y XVII.

Garachico.  | neirfy / ISTOCK

En el pueblo conviven su adoquinado casco antiguo con las playas de arena negra, los pequeños acantilados, las piscinas naturales como las de El Caletón y su famoso islote, el Roque de Garachico.