15 estadios de fútbol que ya son monumentos y destinos turísticos

Algunos estadios de fútbol se han convertido en centros de peregrinación de aficionados de todo el mundo al deporte rey. La mayoría albergan recuerdos y museos cargados de historias, trofeos y leyendas, y ya forman parte del recorrido de muchos circuitos turísticos como visita imprescindible.

Roberto Solo

En el interior de esta monumental caja de bombónes se atesoran las esencias de la pasión por el fútbol. Es el templo del Club Atlético Boca Juniors, integrado en la cultura popular del barrio que lo vio nacer, La Boca de Buenos Aires. Su museo ocupa dos plantas que exhiben joyas y reliquias del club, además de los retratos de los mejores jugadores que vistieron de azul y oro desde 1931, Maradona entre ellos. www.bocajuniors.com.ar

El número 44 de la calle Anfield Road es la casa del Liverpool, F.C. Lleve preparada su cámara porque dispondrá de casi una hora para retratarse en el mismo vestuario de Fernando Torres o Pepe Reina, sentir el rugido de los hinchas cantando You''ll never walk alone mientras recorre el túnel de jugadores o tocar el mítico cartel Esto es Anfield. El precio del tour completo es £35 (40 euros). www.liverpoolfc.tv

Las seis copas que el Barça conquistó en 2009, las botas de Kubala y Koeman o la camiseta de Cruyff son algunas de las joyas del museo. La atracción más divertida es la sala multimedia, con una mesa táctil de 8 metros de longitud y un recinto que reproduce el sonido ambiente de los días de partido. La visita incluye sentarse en el palco presidencial y saborear unos canapés con cava. Todo por 20 euros los adultos y 14 los niños. C/ Arístides Maillol, 7. Barcelona. w www.fcbarcelona.cat

Fue el estadio en el que Ronaldo dio la victoria a la selección de Brasil en los Mundiales 2002, organizados por Japón y Corea del Sur. Con capacidad para más 70.000 espectadores, es el coliseo nipón más grande. Si viaja en tren desde Tokio, llegará al estadio en una hora. www.nissan-stadium.jp

El camino de la fama es la senda con la que el estadio Maracaná da la bienvenida al viajero. Ubicado en la zona norte de Río de Janeiro tiene el privilegio de haber sido la sede del gol número mil de Pelé. Tras pagar 20 reales (8 euros) se abre un hall con documentos históricos del club Flamengo. En los vestuarios se accede hasta las bañeras en las que jugadores como Bobby Charlton o Platini se relajaron tras jugar sus partidos. Hay una estatua de Zico y huellas en cemento de los pies de Pelé, Rivelino y Beckenbauer, entre otros. www.rentanapartmentinrio.com/maracanaesp.html

Si quiere conocer dónde está el infierno, debe visitar el estadio del turco Galatasaray. Merece la pena pasear por el rectángulo de juego e imaginar a 40.000 enardecidos forofos en una olla a presión. Se encuentra en el mismo centro de Estambul. Líneas de tren, autobús y metro lo convierten en un destino turístico de fácil acceso. Dentro de poco dejará de ser el campo oficial del equipo rojo y amarillo. www.galatasaray.org

Impresión es la primera huella que regala la subida a la torre de la calle Concha Espina. En el museo, las amplias exposiciones de copas y títulos dan fe de que el Real Madrid es el club de fútbol más galardonado del mundo. El tour permite curiosear entre jacuzzis, saunas, sala de masajes o tocar la pizarra de las alineaciones. La adrenalina está asegurada en el paseo por el contorno del césped. Los adultos pagan 15 euros y los niños 10. www.realmadrid.com

El bombín de Sabina o un capote de José Tomás son dos muestras de lo que se puede ver en el museo. Es el único estadio del mundo que incluye un cementerio, un espacio en el que pueden reposar para siempre las cenizas de los socios que deseen comprar esa última localidad. La visita guiada cuesta 8 euros. w www.atleticodemadrid.com

Es el único estadio italiano que alberga un museo en el interior de sus instalaciones. Su riqueza histórica es doble, porque en él se muestran más de 3.000 objetos de los dos equipos que comparten sus instalaciones: AC Milan e Inter FC. El mejor defensa del mundo, Maldini, y el mago Helenio Herrera se encuentran entre las 24 estatuas de cera a tamaño real que saludan al visitante. w www.sansiro.net

A modo de circo romano, fue concebido como sede de los JJ OO de 1928, que no llegaron a celebrarse. Tuvo una pista para carreras de burros. Aunque ahora está remodelado, su estructura conserva 4 inmensas arcadas (declaradas monumento histórico) de influencia antigua, galerías, terrazas y un arco en la zona norte. Es obra del genial arquitecto Tony Garnier. www.olweb.fr

El techo transparente de policarbonato asegura la iluminación natural del estadio y como se apoya sobre cuatro pilares arcados de acero, parece suspendido en el aire. El museo y gran parte de las instalaciones están abiertos al público. El precio de la visita es de 14 euros. www.slbenfica.com

Su biografía transcurre en paralelo a los últimos cien años de la ciudad. Se inauguró en 1930, cuando la capital de Uruguay vivía sus años de esplendor. Fue el estadio donde se jugaron los primeros Mundiales. Hoy es el único estadio del mundo que mantiene el honor de haber sido declarado Monumento Histórico del Fútbol. La visita guiada cuesta 3 euros. w www.capeñarol.org/

Se le conoce como La Catedral del fútbol español porque cada partido se vive como una "experiencia religiosa". Por 6 euros, en la visita guiada se recorren las instalaciones más desconocidas para el gran público, además de ver la maqueta del nuevo estadio. www.athletic-club.net

La figura de este vanguardista gigante alemán se asemeja a un bote neumático: sus casi 3.000 paneles romboidales cambian de color según juegue la selección alemana, el Bayern o el TSV 1860. Franz Beckenbauer se encargó de poner la primera piedra en 2002. www.allianz-arena.de/en/

Considerado el coliseo mayor del mundo, alberga 90.000 asientos bajo un techo descapotable. Será una de las sedes de los Juegos Olímpicos londinenses de 2012. El recorrido dura 90 minutos y el precio son 15 libras. www.wembleystadium.com

Ellis Park Stadium: escenario de cine. En pleno centro de la ciudad de Johannesburgo, este coliseo reúne tres destacados atractivos turísticos. En 1995 fue el escenario donde Nelson Mandela entregó la Copa Mundial de Rugby a la selección de Suráfrica, un hecho político-deportivo que unió a negros y blancos. Con un simple paseo por sus gradas se puede rememorar aquella fiesta nacional que supuso el final del apartheid, además de recorrer el lugar más espectacular del rodaje de la película "Invictus". Construido en 1928 sólo como campo de rugby, hoy es una de las flamantes sedes del Campeonato Mundial de Fútbol 2010. www.fifa.com

Soccer City: el brillo de Suráfrica. La noche es el mejor momento para prendarse de la belleza de este coliseo en forma de calabaza incandescente, la "calabash" africana. Privilegiado anfitrión del comienzo y final del Mundial de Fútbol 2010, está situado en el suroeste de Johannesburgo. La zona es de máximo interés turístico, ya que no muy lejos de allí está el antiguo barrio que simbolizó la lucha contra la segregación: Soweto. Construido en la década de 1980, desde su palco presidencial Nelson Mandela pronunció su primer discurso como presidente de Suráfrica. www.fifa.com