13 lugares que (casi) nadie conoce del aeropuerto de Madrid-Barajas

Murales, esculturas, farmacias 24 horas, templos religiosos, zonas infantiles, máquinas expendedoras de rosas y nuevos servicios como la zona para rehacer el equipaje o los cajeros que venden seguros. Son algunos de los lugares y servicios que (casi) nadie conoce del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Roberto Solo
LAS ESCULTURAS DE VALDÉS

Se llaman La Coqueta, La Realista y La Soñadora. Son tres grandes cabezas de bronce creadas por el pintor, grabador y escultor Manuel Valdés (Valencia, 1942), fundador del Equipo Crónica y Premio Nacional de Artes Plásticas en 1983. En el pecho, en unos casos, y en su base, en otros, lucen una placa con textos de Mario Vargas Llosa, creados ex profeso para que estas tres damas de bronce de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas hablen entre ellas. "Envídienme, envidiosas", concluye el texto de La Soñadora: "Sí, sí, yo soy, ama y señora del espejismo y de los sueños". Firmado: Mario Vargas Llosa y Manuel Valdés.

EL ÁREA DE RECREO INFANTIL

Dos guarderías (en la Terminal 4 y la Terminal 2) y un área de recreo infantil (en la Terminal 2) permiten entretener la espera de los más pequeños. Son áreas de uso libre y gratuito, atendidas por el personal del aeropuerto. Ofrecen juegos, aseos, cambiadores y hasta una cocina para preparar alimentos infantiles. Su horario habitual es de 8.00 a 20.00 horas.

"EL RAPTO DE EUROPA"

Pocos usuarios del aeropuerto de Barajas sabrían identificar con este nombre la escultura del colombiano Fernando Botero (Medellín, 1932) que domina una de las áreas de acceso a la T-1. Mide más de tres metros de alto, dos de ancho y casi otros dos de fondo. Se instaló en el 1992 y, desde entonces, suele ser conocida por el sobrenombre de La Gorda. A La Gorda la acompañan en el aeropuerto esculturas de Pablo Serrano, Venancio Blanco, Juan Haro y Pablo Palazuelo, entre otros.

LA FARMACIA DE 24 HORAS

En Barajas hay tres farmacias de guardia. En la T-1, la T-2 y la T-4. Las dos primeras están abiertas de las 7 de la mañana a las 11 de la noche. La de la Terminal 4 abre, todos los días, 24 horas. El aeropuerto cuenta también con tres servicios médicos, con medios para urgencias y primeros auxilios, dos Unidades de Vigilancia Intensiva y 65 puntos de rescate cardíaco, con desfibriladores.

CAJEROS QUE VENDEN SEGUROS

Un servicio disponible, de momento, sólo en la Terminal 4. Se trata de tres cajeros automáticos que ofrecen seguros de viaje gestionados por una aseguradora. Una solución para quienes en el último minuto recuerdan que el viajero precavido viaja siempre con un buen seguro.

LOS ORATORIOS PARA BUDISTAS

Dos salas en Barajas (en la T-1 y en la T-4) llevan en su puerta el icono budista de la rueda del dharma. Son las dos salas multiconfesionales de un aeropuerto en el que también hay tres capillas católicas y dos mezquitas. El icono budista está acompañado, en el cartel de señalización, por una media luna árabe, el candelabro o menorah judío y la cruz cristiana. El interior de las salas es extremadamente sobrio: paredes desnudas, un atril y alfombras en el suelo para el rezo o la meditación.

HIDROMASAJE PARA DOS

El Spa de la T-4, Elysium Travel, posee cinco cabinas para dos personas. Cada cabina ofrece bañera de hidromasaje, sauna seca y rasul, una antigua técnica de belleza bereber que baña el cuerpo con una especie de arcilla y agua. También hay un Spa de la misma empresa en la Terminal 2 y en el satélite de la Terminal 4. Todos estos centros de relajación y belleza cuentan con una boutique de alta cosmética y ofrecen cabinas con ducha, música relajante, cama calefactada, una amplia gama de tratamientos y bar de oxígeno. La sesión de relajación mínima dura 25 minutos.

GUAYASAMÍN Y JAVIER DE JUAN

España y América es el título del extraordinario mural del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín (Quito, 1919) ubicado en la Terminal 4. Ocupa 120 metros cuadrados y está realizado con acrílicos y polvo de mármol. En la T-1 se descubrió, por primera vez, la obra El viaje, de Javier de Juan, un mural de 42 metros ancho por 1,5 metros de alto con el que De Juan completaba sus trabajos sobre el mundo de los viajes. El mural, ahora reubicado, se compone de 35 paneles de madera. Otras obras murales de importancia en Barajas llevan la firma de Javier Clavo, Joan Pons, José María Labra y Vaquero Turcios.

LA GRAN COCINA CENTRAL

La cocina central de Madrid-Barajas, construida por la empresa concesionaria Áreas y que abastece a 27 restaurantes, buffets y cafeterías del aeropuerto, ocupa 1.200 metros cuadrados, a los que añade 3.500 metros cuadrados de almacén y 750 metros cuadrados de cámaras de conservación en frío. Emplea a 200 personas, produce hasta 15.000 kilos de alimentos semanales y podría dar de comer a una ciudad de 20.000 habitantes.

MÁQUINAS QUE VENDEN FLORES

Recién estrenadas. Se encuentran en el área de llegadas de la T-1 y de la T-4. Por un módico precio permiten comprar un precioso ramo de rosas de bienvenida en el último minuto y en el último metro, antes de la puerta de llegada. Igual que si se tratara de una máquina expendedora de bebidas.

SALAS PARA REHACER EL EQUIPAJE

Acaban de estrenarse. Las nuevas normas sobre el límite de peso de los equipajes han aconsejado la creación de estos espacios, definidos por un mural de metacrilato con el rótulo RePack y un interior ocupado por una báscula especial, gratuita, para pesar maletas o equipajes de mano. Un lugar idóneo -y discreto- para recomponer el equipaje.

EL VUELO DE "DON MENDO"

Don Mendo es uno de los halcones peregrinos que trabajan en el aeropuerto para evitar que se acerquen aves a las instalaciones. La idea de utilizar rapaces para alejar otras aves de Barajas pertenece al desaparecido naturalista Félix Rodríguez de la Fuente. Casi cien aves rapaces forman parte de la halconera del aeropuerto. En su mayoría son halcones peregrinos, pero también hay azores y aguiluchos. Todas han recibido nombres inspirados en la edad dorada de la cetrería, en la Edad Media, una costumbre que inició Rodríguez de la Fuente. Junto a Don Mendo, cada mañana surcan los cielos de Barajas Ginebra, Zaida, Aldonza y Jimena, entre otras hiperveloces rapaces.

"RUISSELANTE SOCAIRE", DE MIRÓ

Una de las grandes joyas de la Colección Aena de Arte Contemporáneo, que en numerosas ocasiones viaja fuera del aeropuerto para exhibirse en galerías o museos (estará hasta septiembre en Santiago de Compostela). Al cuadro de Joan Miró le suelen acompañar las obras Pareja, de Luis Gordillo, y Le Grande Grise y Composición en Rojo, de Tàpies. La colección de Aena cuenta, además, con obras de Juan Bartola, Eduardo Úrculo, Evaristo Guerra y Fernando Zóbel, entre otros.

Y ALGUNOS RÉCORDS

• El puente aéreo entre Madrid y Barcelona continúa siendo la conexión con mayor número de vuelos entre dos ciudades del mundo. Cada año, en esta ruta aterrizan y despegan más aviones de los que operan en total en algunas importantes capitales europeas como Estocolmo o Roma.

• La cubierta vegetal del aparcamiento de la Terminal 4 suma 900.000 plantas y es la mayor de España en superfi cie continua. Junto a las pistas de aterrizaje y despegue hay varios parques que reúnen unas 90 hectáreas de pinos piñoneros, carrascos y arizónicas. En las zonas ajardinadas que rodean las terminales se añaden al pulmón verde del aeropuerto otras 20 hectáreas, en las que conviven cedros, olivos, álamos, enebros y cipreses de agua.

• Tras la llegada de Emirates, este mes de agosto, ya son 97 las compañías que operan habitualmente en el aeropuerto, donde trabajan 58.000 empleados de 95 nacionalidades distintas. Se estima que el aeropuerto aporta el 12 por ciento del Producto Interior Bruto de Madrid.