10 pueblos para comérselos

Desde Ajo, hasta Pepino o Sandía, la geografía española está repleta de municipios cuyos nombres nos comeríamos.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: Victor G. G. / photo on flickr

¿Te imaginas ir de visita a Pepino o pasear por las playas de Ajo? ¿Y qué tal un fin de semana rural rodeado de los tuyos en Ciruelas o Membrillo?  Aunque pueda sorprender, España posee decenas de rincones con nombres relacionados con alimentos. Enclavados entre viñedos y olivares, acantilados frente al mar o sobre la llanura manchega, estos lugares representan un viaje al pasado y son ideales para disfrutar de unos días de desconexión lejos de las grandes urbes y de las caóticas congestiones de tráfico.

Ajo
Capital del municipio de Bareyo, Ajo se asienta en el punto más septentrional del litoral cantábrico. Sus playas, de arena fina y abruptos acantilados, atraen cada año a miles de surfistas de todas las partes del globo y han sido reconocidas como Zona de Especial Protección para las Aves. Entre su patrimonio destaca la Iglesia de San Martín de Tours, de estilo gótico y perteneciente al siglo XVII.

Victor G. G. / photo on flickr

Melón

El principal monumento arquitectónico de Melón, municipio de Ourense, es el Monasterio de Santa María, Monumento Histórico Artístico Nacional fundado en 1442. De él se conservan algunas dependencias como el claustro y la cabecera de la iglesia románica, donde se puede apreciar una planta de crucero. Sin embargo en lo que al patrimonio natural se refiere, este enclave cuenta con varias rutas de senderismo y unas de pozas de agua.  

Sandías

Sandianes (oficialmente en gallego, Sandías) es un municipio del sureste de la provincia de Ourense distribuido en 17 núcleos de población que se agrupan en tres parroquias: Couso de Lima, Piñeira de Arcos y Sandías. Se caracteriza por ser un enclave esencialmente agrícola, siendo el principal cultivo la patata.

Pepino

Al noroeste de la provincia de Toledo, a tan solo ocho kilómetros de Talavera de la Reina, está Pepino. Al parecer un antiguo labrador, llamado Alonso Pepino, le puso el nombre a esta localidad en 1576. Entre sus monumentos de interés destaca la iglesia parroquial de la Purísima Concepción y la ermita del Cristo de Medinaceli.

Asqueladd/WikiCommons

Cebolla

No muy lejos de Pepino, a unos 30 kilómetros, se sitúa Cebolla. El pueblo tiene forma de albarda invertida por cuya parte más baja pasa el arroyo Sangüesa, que hace tiempo fue canalizado y cubierto, quedando un paseo o calle central conocida hoy como calle Real. Pasear por este enclave es hacerlo por un sin fin de empinadas y zigzagueantes calles.

Aceituna

La ermita del Cristo de las Angustias, el Parque Botánico, la estatua del Tamborilero, la iglesia de Santa Marina… Estos son solo algunos de los lugares que se pueden descubrir en un paseo por Aceituna, municipio del norte de la provincia de Cáceres. Uno de los espacios más visitados es la Dehesa Royal. Allí se pueden observar a cigüeñas, águilas y linces ibéricos en su hábitat natural.

Ciruelas

Ciruelas es un pueblo pequeño, situado a mitad de camino entre la Alcarria y la Campiña, por lo que en su vegetación se alternan los campos de cultivo de secano, encinas y plantas aromáticas, como el tomillo, romero y espliego. De paseo por el pueblo llama la atención la iglesia parroquial de San Pedro de Antioquía, construcción del siglo XVIII y de estilo neoclásico.

Malopez 21/WikiCommons

Pancrudo

Bañada por el río Pancrudo, del que toma su nombre, esta localidad de Teruel posee construcciones que bien merecen una visita. Entre ellas destacan la Parroquia de la Asunción, templo gótico construido en la segunda mitad del siglo XVI, y la Casa Consistorial, con dos enormes arcos de medio punto.

Torrijos

De dulce típico de Semana Santa a pueblo medieval. Torrijas, es un pequeño pueblo turolense, situado a en la ladera del río que lleva el mismo nombre. Su construcción más importante es la iglesia parroquial de San Cosme y San Damián levantada en el siglo XVIII y de estilo barroco, la cual conserva una tabla de la Sagrada Familia del siglo XVI. La mejor época del año para visitarlo es en invierno, cuando el manto blanco cubre los tejados, parques y calles.

www.turismoestoledo.com

Morcillo

Situado entre las localidades de Montehermoso y Coria, el término municipal de Morcillo es prácticamente salvo algunas ondulaciones, ya que se sitúa en la depresión del río Alagón que lo delimita por el suroeste. Pueblo de tradición agrícola, en sus tierras se llevan siglos cultivando trigo, patatas y garbanzos, entre otros.