Viaje por los Siete Reinos de Juego de Tronos

Los lugares más célebres y también los más recónditos del rodaje de Juego de Tronos son foco de la peregrinación de muchos de sus fans, que no dudan en pasar unas vacaciones al más puro estilo Stark, Lannister o Targaryen.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

La serie Juego de Tronos se ha convertido en una de las más populares del mundo desde su estreno en 2011. Sus espectadores más fieles han hecho de su fanatismo una forma de vida y no dudan en recorrer todos aquellos lugares por los que han pasado los actores durante el rodaje de la serie como Islandia, Split (Croacia), Sevilla o Belfast (Irlanda del Norte).

Comenzando por España, son varios los enclaves utilizados para recrear las regiones de los Siete Reinos y Poniente. Uno de ellos son los Reales Alcázares de Sevilla cuyo conjunto arquitectónico de jardines, fuentes y palmeras se han convertido en el opulento palacio de la casa Martell, en la península de Dorne, mientras que la Alcazaba de Almería se convirtió durante día en Lanza del Sol, la capital de Dorne. Por su parte, la plaza de toros de Osuna (Sevilla) se ha convertido en las arenas de combate de Meereen, lugar donde esclavos y mercenarios luchan hasta muerte para satisfacer al público, mientras que en Peñiscola se ha rodado las escenas en las que aparece la ciudad libre de Meereen.

Por su parte, el largo puente de Volantis sobre el río Rhyone, principal puerta de acceso a la ciudad, es en realidad el puente romano de Córdoba, atravesado por el río Guadalquivir. La lista continúa en el casco antiguo de la ciudad de Gerona que ha sido foco de muchas escenas en las que se recrea la Ciudadela, el lugar donde se forman todos los maestres de los Siete Reinos. Mientras, en Zafra (Badajoz), su Castillo se convirtió en La Torre de la Alegría, a los pies de las Montañas Rojas de Dorne y lugar de escondite de Rhaegar Targaryen y Lyanna Stark y las Bardenas Reales se convirtieron en el Mar Dothraki.

Para todos los que quieran seguir los pasos de Jon Nieve y explorar los paisajes en los que luchó contra los Salvajes y los Caminantes Blancos, su destino se encuentra en Islandia. Todas las escenas Más Allá del Muro se han rodado en el glaciar Vatnajokull, el más grande del país, situado al sur de Islandia y en lugares similares llenos de "hielo y fuego" como el Parque Nacional Skaftafell.

Todo un clásico para los fans de Juegos de Tronos es pasear por las calles de Dubrovnik (Croacia) que cada año durante unas semana se convierte en Desembarco del Rey, capital de los Siete Reinos. Aquí, el fuerte de Lovrijenac ha servido de escenario para recrear la Fortaleza Roja y el Adriático desde las murallas de Duvrovnick, la Bahía de Aguasnegras donde tuvo lugar una de las batallas más sangrientas de la serie. Además, la ciudad de Meereen ha sido recreada en multitud de ambientes croatas, como el Palacio Diocleciano de Split.

Pero sin duda, todo buen fan de Juego de Tronos no dudará en viajar hasta Belfast, donde se rueda la mayor parte de la serie ya que es en los estudios Paint Hall de Belfast donde se ruedan los interiores. Además, es en Irlanda del Norte donde se localizan muchos de los decorados de Invernalia, como el castillo del Ward, donde se ha recreado la morada de los Stark. Además, en la abadía de Inch se utilizó para dar vida a la Tierra de los Rios y el Tidente, así como a los Gemelos y el Cruce, la casa de los Frey. Otros lugares son el Parque Forestal de Tollymore, el Bosque Encantado en Juego de Tronos; The Dark Hedges como el Camino del Rey; las cuevas de Cushendun como el lugar donde Milisandre da a luz a la sombra; o Shillanavogy Valley como el Mar Dothraki.

También en países como Malta, Grecia o Marruecos se han trasladado a la ficción de Juegos de Tronos en algún momento. Y es que casi ningún lugar de Europa se queda exento de acoger los decorados de esta serie que está llegando a su fin.