Recorrido por el Tokio más cultural y monumental

La SkyTree, el Rainbow Bridge y una réplica de La Estatua de la Libertad son algunos de los indispensables en unas vacaciones tokiotas.

 

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: lusia83/iStock

Al igual que le sucedió a Bob Harris (Bill Murray) en Lost in Translation, en Tokio, puedes pasar de sentirte completamente perdido a no querer abandonarla jamás. Y es que esta metrópolis, considerada como la más grande del planeta y ubicada en el centro-este de la isla de Honsu, posee multitud de monumentos y zonas culturales que bien merece la pena fotografiar. Si estás buscando una escapada diferente y quieres conocer de primera mano la cultura nipona, no puedes dejar de visitar la capital japonesa.

Desde templos y edificios que sucumben ante las garras de Godzilla, hasta réplicas de monumentos internacionales, a continuación te presentamos cinco enclaves imprescindibles de Tokio.

1.      Tokyo SkyTree

La Torre del Cielo de Tokio, con sus 634 metros de alto, fue creada en el año 2012 para combinar los contrastes de la capital nipona: las tradiciones de Shitamachi  (zona antigua de la ciudad) que se fusionaron con la cultura moderna. Este enclave se posiciona como la torre de comunicación más alta del mundo y está considerado uno de los monumentos más reconocidos del país. 

2.      Rainbow Bridge

Es otro pequeño regalo de la capital tokiota, ya que como bien indica su nombre es una atracción turística que luce por sí sola las 24 horas del día. Se trata de un puente colgante de 798 metros construido en el año 1993 que une el corazón de la ciudad con la isla artificial de Odaiba.

ISTOCK

3.      Maneki-neko, el amuleto de la suerte

El santuario Imado-jinja es famoso por ser el lugar donde nació el maneki-neko, una popular escultura japonesa en forma de gato, la cual se dice que atrae la buena suerte. Precisamente allí podemos encontrar un gran ejemplar de casi 70 metros. Los visitantes lo acarician en busca de fortuna, dinero y felicidad.

4.      Estatuas del manga en plena calle

La cultura del manga es uno de los mayores atractivos de Tokio y es a pie de calle donde se puede disfrutar de esta apasionada influencia. En la estación de Sakura-shinmachi  se encuentra una estatua de bronce de la familia Sazae-san, una serie manga muy reconocida.

5.      La Estatua de la Libertad

En Osaiba, una pequeña isla artificial situada en la bahía de Tokio, se encuentra otro de los must de la ciudad. Se trata de una réplica de la Estatua de la Libertad y mide alrededor de 12,5 metros.