Escenarios más navideños de Madrid

Madrid vive la Navidad de un modo muy especial. La ciudad entera se convierte en un escenario donde nadie es extraño. La capital más acogedora abre sus centros culturales, sus museos, sus calles y plazas a la gran celebración de invierno.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: Lord_Kuernyus/iStock

San Gínes, churros y oficios religiosos

La iglesia de San Ginés, en la peatonal calle Arenal, es uno de los templos más antiguos e históricos del viejo Madrid. Los días de Navidad celebra oficios religiosos y monta un belén en el interior del templo, próximo a la capilla de la Virgen de la Cabeza. En Arenal el ambiente navideño no cesa en ningún momento del día, pero es tradicional entre los paseantes disfrutar a la caída de la tarde, en horas de merienda de una reparadora taza de chocolate caliente acompañado de churros. Y todo en la conocida chocolatería de San Ginés, al lado de la discoteca Joy Eslava.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor es uno de los grandes escenarios navideños de Madrid. Su célebre mercadillo, lugar de rodaje de películas y documentales que habitualmente se proyectan en estas fechas, es la principal atracción de este lugar de la capital histórica. Hay puestos para todos los gustos, pero los más interesantes son aquellos que ofrecen figuras para el montaje del tradicional belén. Desde piezas de estilo napolitano hasta sencillas figuras de plástico y donde no faltan ni tan siquiera los vendedores de musgo que es recogido de la Sierra de Guadarrama. Todas las tardes hay animación callejera, música en vivo y teatro para los más pequeños.

StudioBarcelona/iStock

Navidad en Conde Duque y en el Circo Price

Los grandes centros culturales de Madrid ponen en marcha desde principios del mes de diciembre una programación especial de Navidad. Es el caso, por ejemplo, de Conde Duque en el que no faltan montajes circenses, música, teatro, danza y magia, además de talleres creativos que se celebran tanto en sus salas como en sus grandes patios. Y como es habitual cada año no conviene perderse el espectáculo en Circo Price donde numerosas compañías circenses escenifican sus montajes dirigidos a un público variopinto y para todas las edades.

De Cortylandia a la Puerta del Sol

En Madrid el vecino o el visitante no acaban de comprender del todo el sentido de la Navidad si no visitan Cortylandia y esperan a las horas en punto para ver el montaje que ese año ha puesto en pie la famosa firma de grandes almacenes. Al lado está la plaza de Callao con su famoso árbol de Navidad que se enciende a la caída de la tarde. La calle Preciados, adornada por miles de luces, desciende hasta la Puerta del Sol desde donde los madrileños reciben cada 31 de diciembre el Año Nuevo bajo el sonido de las doce campanadas de su mítico reloj.

aja84/iStock

Belén Napolitano en el museo de historia

Solo por contemplar la fachada barroca de Pedro Ribera merece la pena subir hasta la calle Fuencarral. El Museo de Historia de Madrid acoge en sus salas la memoria de la capital de España a través de sus salas de pintura, objetos y enseres y sobre todo sus grandes maquetas de la capital en 1830. En Navidad los responsables del museo montan su famoso belén napolitano tradición que trajo consigo desde aquella ciudad el rey ilustrado Carlos III, considerado el mejor alcalde de Madrid.