Diez consejos para disfrutar mejor del turismo rural

El turismo rural es una opción cada vez más solicitada por los viajeros españoles. Sin embargo, para evitarse sorpresas desagradables, conviene informarse sobre los alojamientos rurales elegidos y las actividades a realizar.

Carlos Perelló
 | 
Foto: Ximena Maier
1. ¿Qué características debe tener una casa rural?

Debe haber sido declarada como tal por la Administración competente y reunir unos requisitos determinados, como estar situada en el medio rural y tener unas características concretas de localización, construcción y tipicidad que aparecen recogidas en la legislación pertinente de las distintas Comunidades Autónomas.

2. ¿Dónde puedo obtener información sobre este tipo de establecimientos y sus actividades?

Lo más aconsejable es recurrir a revistas especializadas, guías de alojamientos rurales, Diputaciones y Asociaciones del sector, y también puede informarse en las propias oficinas de turismo del destino elegido. Además, existe una gran variedad de buscadores y portales en la Red especializados en alojamientos rurales y turismo rural.

3. ¿Cómo puedo evitar los problemas derivados de la oferta ilegal?

Hay empresas que ofrecen alojamientos no registrados o que proporcionan actividades sin disponer de las licencias correspondientes. Para evitar sorpresas debe dirigirse al Registro de Alojamientos Turísticos de la Comunidad Autónoma correspondiente e informarse de su correcta inscripción, así como de que tenga la licencia de la Consejería competente. También puede dirigirse a las asociaciones de turismo rural para informarse sobre si cumple los requisitos y pasa las inspecciones correspondientes.

4. ¿Cómo se puede contratar un alojamiento turístico?

Existen varias opciones: en agencias de viajes o en páginas web especializadas en alojamientos rurales. Conviene que contacte con el propietario de la casa para informarse acerca de precios, condiciones especiales para niños, camas supletorias...

5. ¿Y si los servicios que recibo son inferiores a los que había contratado?

Debe solicitar una hoja de reclamaciones. En este sentido es fundamental que conserve la publicidad y los folletos del alojamiento que informan sobre su situación, servicios y capacidad. Si algunas de estas condiciones no se cumple, tiene derecho a reclamar.

6. ¿Cuáles son mis deberes y obligaciones como cliente?

Tiene que mantener en buen estado el alojamiento y devolverlo en las mismas condiciones en que lo ha encontrado. Si se causan daños o desaparece alguno de los enseres listados por el dueño, éste puede exigirle el reembolso correspondiente.

7. ¿Cuáles son las actividades al aire libre más habituales?

Las más típicas son senderismo, bicicleta, equitación, escalada, descenso de cañones, espeleología, piragüismo y rafting. También se incluyen deportes como tiro con arco y modalidades aéreas (ala delta, parapente y ultraligero...).

8. ¿Deben ser contratadas estas actividades a través de una agencia?

Sí, le ofrecerá seguridad y profesionalidad, guías experimentados, cursos de iniciación y seguros. Estas agencias y los equipos proporcionados han de cumplir siempre las normas de seguridad necesarias y deben contar con las distintas homologaciones de la Unión Europea, el Estado y la Comunidad Autónoma correspondiente.

9. ¿Cómo puedo protegerme de los posibles problemas que surjan al realizar actividades de riesgo?

Hay que contratar un buen seguro de asistencia en viaje que cubra desde el inicio del mismo hasta su fin, que tenga contempladas las actividades de riesgo y determinadas coberturas, como puede ser la búsqueda y rescate. También es conveniente que disponga de cobertura de responsabilidad civil por si se producen daños a terceros.

10. ¿Qué otro tipo de actividades se pueden desarrollar?

Hay un sinfín de actividades en función de las diferentes regiones visitadas: enoturismo, con visitas a bodegas y catas de vino; rutas gastronómicas; ecoturismo, que incluye actividades de desarrollo sostenible centrado en la naturaleza, o jornadas micológicas para conocer la variedad de setas existente en la zona elegida.

Y además...

1. Procure reservar con antelación, ya que este tipo de turismo está cada vez más solicitado.

2. Intente sacar el máximo partido a su estancia; para ello infórmese de las actividades que se realizan en la zona elegida: visitas, lugares de interés turístico, restaurantes...
3. En función de la actividad elegida, infórmese de cuál es la época del año más adecuada para realizarla.