La Casa de LEGO abre sus puertas en Dinamarca

El espacio cuenta con 25 millones de piezas y cuatro diferentes zonas de juego, pensadas para dar  para rienda suelta a la creatividad.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: Airbnb

La compañía juguetera danesa LEGO ha marcado un antes y un después desde la creación de su primer bloque en 1932. De hecho estas simples figuras coloridas son para muchos un culto a seguir, dan alas a las mentes más imaginativas y permiten disfrutar durante horas, construyendo objetos y mundos imposibles. Su éxito ha sido tal que en la actualidad la compañía posee varios hoteles, restaurantes, tiendas y parques temáticos, alrededor de todo el mundo. Y, por si fuera poco, desde mediados de octubre también cuentan con LEGO House, un museo de 12.000 m² y con más de 25 millones de piezas en su interior.

Ubicado en Billund, ciudad danesa donde Ole Kirk Christiansen inventó el icónico juego, el espacio tardó cuatro años en construirse y está compuesto por cuatro áreas identificadas con un color diferente. La roja es para las habilidades creativas, la azul se enfoca en las cognitivas, la verde en las sociales y la amarilla es para promover las aptitudes emocionales.

Hay dos salas más para exposiciones temporales. La primera exhibe tres dinosaurios de tres metros de altura (cada uno) construidos con un total de 602.645 piezas de LEGO. En la segunda en cambio los visitantes podrán explorar su creatividad a través de un recorrido por la historia de la compañía.

Con motivo de la reciente inauguración, Airbnb ha organizado un concurso que convertirá LEGO House durante una noche en el patio de juegos privado de una familia. Para tener la oportunidad de ganar esta experiencia única, los aspirantes (de cualquier edad y país) deberán poner a prueba su imaginación y describir qué construirían si tuvieran un número ilimitado de piezas.

Todas las participaciones tendrán que ser presentadas antes del 17 de noviembre y deberán tener entre 50-550 caracteres  si están escritas en inglés, alemán, español, italiano o portugués, o 100-300 si es en chino, japonés, o coreano.

Los ganadores descansarán en un dormitorio de piezas, ubicado bajo una cascada gigante de seis metros de altura, y tendrán la oportunidad de visitar todas las estancias del museo, además de construir su propuesta con la ayuda de Jamie Berard, anfitrión del lugar y experto en construcciones con LEGO.