Boeing planea vuelos sin piloto para el próximo año

La multinacional estadounidense está desarrollando un sistema de despegue, aterrizaje y pilotaje totalmente autónomo.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: LeoPatrizi / iStock

¿Te subirías a un avión sin piloto? Aunque pueda parecer el argumento de la nueva película de ciencia ficción de Steven Spielberg, se trata de un proyecto real y viable. Boeing está investigando la posibilidad de que sus vuelos comerciales sean pilotados por programas de inteligencia artificial en lugar de por pilotos. Para ello, la compañía estadounidense va a preparar vuelos experimentales iniciales, sin pasajeros, para el próximo año.

Por el momento las aeronaves ya pueden despegar, aterrizar y navegar con sus propios ordenadores. Por eso para el vicepresidente de la compañía, Mike Sinnett, que puedan hacerlo de manera totalmente autónoma no es una quimera, ya que los elementos básicos de la tecnología ya están disponibles.

Con el objetivo de conseguir la máxima seguridad en el proceso, el directivo está decidido a probar la tecnología las veces que haga falta. Las pruebas iniciales empezarán este verano y se realizarán en un simulador de cabina. En él, la aeronave será sometida a todo tipo de inclemencias meteorológicas (fuertes vientos, tormentas eléctricas, lluvia intensa...) y fallos en el sistema hasta asegurarse que reacciona de la misma manera que lo haría un piloto.

Después, una vez hayan dado con el algoritmo adecuado, comenzarán los vuelos experimentales. Todo apunta que se iniciarán el año que viene y contarán con varios ingenieros y pilotos a bordo, aunque ninguno de ellos manipulará el aparto. ¡Solo disfrutarán del trayecto!

Sin embargo, poseer la tecnología para llevar a cabo estos vuelos sin piloto es solo el primer paso. La aerolínea deberá cumplir con el Manual de Seguridad de Vuelo para Operadores. Además, los reguladores tendrán que encontrar la forma correcta de certificar los aviones, porque tampoco hay experiencia ni criterios para ello.

La iniciativa viene motivaba por la escasez de pilotos, situación que cada año es más grave. En las próximas dos décadas, Boeing prevé una demanda de 530.000 pilotos y 40.000 nuevos aviones comerciales, duplicando aproximadamente la flota mundial.