5 rutas de senderismo por Navacerrada

La sierra de Madrid ofrece multitud de rutas para todos los niveles y edades que te harán disfrutar de los encantos de la montaña madrileña.

VIAJAR
 | 
Foto: EnriquePSans / ALAMY

Si estás acostumbrado a pasear por Madrid de punta a punta cada vez que la visitas, ha llegado el momento de dejar a un lado la parte más urbana y conocer lo que esconde su sierra, y en concreto, Navacerrada. Esta localidad se encuentra ubicada en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama a unos 1.200 metros de altitud y posee numerosas y variadas rutas aptas para todos los niveles y edades, que se pueden recorrer durante todo el año. Además, debido a su ubicación, se puede disfrutar de la vegetación que acompaña durante los senderos, como abundantes bosques de pino silvestre, robledales de rebollo y, en las zonas más bajas, encinares. En las cumbres predominan los pastizales y arbustos de alta montaña. La fauna de la zona también se agrega al encanto de estas rutas.  Abundan mamíferos como ciervos, jabalíes o corzos, además de una gran cantidad de especies de aves acuáticas en los embalses y grandes rapaces como el águila imperial.  A continuación te proponemos 5 rutas que no te debes perder:

Camino Shchmid
Es una de las rutas más afamadas no sólo de la Sierra de Guadarrama sino de toda la Comunidad de Madrid (lugar donde comienza y termina este camino). Fue trazada a principios del siglo XX con el fin de enlazar el Puerto de Navacerrada con el municipio de Cercedilla y debe su nombre al excursionista Eduardo Schmid, que fue quien señalizó en 1926 este itinerario.

Este sendero de montaña parte del puerto de Navacerrada y discurre por la ladera norte de la cadena montañosa Siete Picos (en el límite entre la Comunidad de Madrid y la provincia de Segovia), en dirección al Valle de la Fuenfría (Cercedilla, Madrid), finalizando en el Albergue del Club de Montaña de Peñalara. Se trata de un recorrido de unos 7 kilómetros y de dificultad baja, que está pensado para hacer sólo el trayecto de ida. Se recomienda realizar durante el verano, la primavera y el otoño ya que en invierno suele estar cubierto de nieve.

La Bola del Mundo
La Bola del Mundo es el nombre popular por el que se conoce al Alto de Guarramillas, está a 2.275 metros de altitud y pertenece a la Cuerda Larga de la Sierra de Guadarrama. Esta ruta se puede comenzar desde varios lugares, aunque  el Puerto de Navacerrada es uno de los más habituales. Desde aquí, la ruta tiene una longitud de de 8,4 kilómetros contando con los kilómetros del descenso. En cuanto a la dificultad, es moderada y varía en función de la época del año ya que la presencia de nieve o viento dificulta las condiciones.

Israel Hervas Bengochea / ALAMY

Un rasgo distintivo e identificativo de esta montaña son las antenas de televisión y radio que en ella se ubican. Están cubiertas por un protector que se asemeja a un cohete rojiblanco y a menudo hacen de punto de orientación para otras rutas.

La Maliciosa
Es la continuación de la ruta hacia la Bola del Mundo, y con sus 2.227 metros sobre el nivel del mar, es una de las montañas más significativas y vistosas de la Sierra de Guadarrama. Está situada en la parte noroeste de la Comunidad de Madrid, entre La Pedriza y el Valle de la Barranca, y también es conocida como “La Monja” por su aspecto de tocado monjil cuando está cubierta de nieve en invierno. Fue retratada por Velázquez en el retrato “El príncipe Baltasar Carlos a caballo”.

El recorrido, que empieza en el Puerto de Navacerrada, consiste en casi 14 kilómetros teniendo en cuenta el ascenso y el descenso. Se le considera un sendero con un nivel fácil a pesar de las subidas moderadas durante la ruta. Cabe destacar que en la llegada a la cima, suele haber varias águilas imperiales sobrevolando la zona.

Israel Hervas Bengochea / ALAMY

Ruta por los 7 picos
Este macizo se encuentra geográficamente delimitado por el Puerto de Navacerrada al este y por el Puerto de Fuenfría al oeste, sirviendo de línea divisoria entre Madrid y Segovia. El nombre proviene de su inconfundible silueta, ya que su cresta está señalada por siete picos de granito numerados de oeste a este. El primero de ellos, el más bajo, está ligeramente separado del resto y se le conoce como Pico de Majalasna. Por su parte, el séptimo pico, el más cercano al Puerto de Navacerrada, es el más alto y se le conoce como Pico de Somontano.

Se trata de una ruta circular que tiene como punto de partida y de llegada el Puerto de Navacerrada. Su nivel de dificultad es medio y tiene una longitud de 17 kilómetros. La idea es ir superando cada uno de los picos, ya que una vez subido el más alto, no hay que superar grandes desniveles, pero también existe la opción de pasar junto a la base de los picos sin necesidad de subir a ninguno de ellos.

Posee además una gran riqueza paisajística, a la que le acompaña una vegetación de alta montaña y la presencia de aves rapaces. Es una ruta apta para cualquier época del año, ya que con nieve adquiere un carácter espectacular.

Dehesa de la Golondrina
Es un paseo tranquilo con suaves desniveles rodeado de bosques de roble y alguna encina. Ruta típica de ganaderos, cada 13 de junio son muchos los que llegan hasta su pequeña ermita consagrada a San Antonio de Padua.

En cuanto a la ruta, es de dificultad muy baja, ideal para hacerla con niños por su escaso desnivel y distancia, de 3 kilómetros en total. Toda ella se encuentra señalizada, creando un circuito que permite recorrerla en un par de horas, disfrutando a su vez de uno de los mejores robledales de Madrid. 

A pesar de no llegar a alcanzar los 1.400 metros de altura, las vistas desde el mirador situado en el cerro de la Golondrina ofrece uno de los mejores panoramas de la sierra. Además, este recorrido no pierde su encanto en ninguna época del año, siendo más significativo en las estaciones de primavera y verano, en las que los colores de la vegetación crean un paisaje de contrastes.