4 paradas por los paraísos verdes de Japón

Cuatro son los parajes naturales de Japón que han sido reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Todos ellos tienen un gran compromiso con la protección de la biodiversidad.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Japón dispone de numerosos lugares de interés histórico y cultural incluidos en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. En total posee 21 espacios clasificados en esta categoría pero, sin embargo, solo cuatro de ellos son exclusivamente parajes naturales. De norte a sur son estos:

Shiretoko (prefectura de Hokkaido)
Este parque nacional se encuentra situado en la parte nororiental de la isla de Hokkaido, la segunda más grande de Japón. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2005 por ser uno de los ecosistemas más ricos del planeta tanto en su hábitat terrestre como en los mares que la rodean. Se trata de un enclave que protege la biodiversidad de sus especies endémicas, algunas de ellas en peligro de extinción: el búho manchú, la violeta de Kitami, salmónidos, cetáceos... Asímismo sus parajes y sus escarpadas montañas sirven de refugio a las aves marinas.

En la costa oeste de la península de Shiretoko, se encuentra Utoro, que concentra varios puntos de interés tales como las cascadas de agua caliente de Kamuiwakka o los cinco lagos. Por su parte, las cascadas Oshin-Koshi, con una altura de 80 metros, son las más grandes de la zona; mientras tanto, el puerto de Rausu es famoso por sus algas comestibles y sus mariscos como el cangrejo real.

Shirakami Sanchi (prefecturas de Aomori y Akita)
Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993, se trata de uno de los hayedos más extensos que se conservan en el mundo y el único que existe en Asia Oriental. Este entorno, primigenio y virgen, es un espacio de vital importancia para el ecosistema de la zona, el cual posee especies como el oso negro o el serau japonés, además de 87 especies diferentes de aves.

Los bosques de Shirakami Sanchi destacan también por sus cascadas de Anmon, que emanan aguas cristalinas que fluyen atravesando la extensa vegetación del bosque. Además, en la parte noroccidental de las montañas de Shirakami está el misterioso lago Juni-ko, formado por un grupo de 33 lagos diferentes y rodeado de bosques.

Archipiélago de las islas Ogasawara (Tokio)
Conocido también como Islas Bonin y declarado Patrimonio de la Humanidad es 2011, este archipiélago situado en pleno océano Pacífico se encuentra a más de 1.000 kilómetros del centro de la ciudad de Tokio. Está formado por más de una treintena de islas, divididas en grupos, aunque todo el conjunto es parte del Parque Nacional de Ogasawara. Se trata de un ecosistema aislado cuyos paisajes albergan especies permanentes y otras en peligro de extinción, entre ellas que se encuentran el murciélago gigante de Ogasawara, y 195 especies de aves. Además, son 400 los tipos de plantas endémicas que han evolucionado en esta aislada región.

El principal interés de este archipiélago lo ostentan sus aguas, que son el lugar ideal para nadar o bucear, ya que incluso se puede hacer entre delfines. El senderismo también tiene cabida en esta isla, siendo los meses de abril hasta septiembre, los mejores meses para visitar Ogasawara.

Yakushima (prefectura de Kagoshima)
En 1993, esta isla se estrenó como el primer espacio natural de Japón declarado Patrimonio de la Humanidad. Conocida por sus frondosos bosques y su relieve montañoso, este lugar se caracteriza por su gran variedad de climas, ya que se pueden encontrar desde una zona subtropical hasta una subártica. Los particulares paisajes de esta isla son hogar de miles de cedros, que son el punto de interés principal de este paraje. Cuenta también con una rica flora en la que conviven cerca de 1.900 especies y subespecies, 16 mamíferos y 150 especies de aves.

El Monte Fuji, la cima más alta de Japón, también es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2013, pero fue declarado como herencia cultural y no natural. Además, Japón dispone de siete espacios que han sido catalogados como Reservas de la Biosfera y ocho zonas que entran en el grupo de Geoparques Mundiales, ambas clasificaciones entran en el marco de la UNESCO. Cuenta también con 50 humedales de importancia internacional que cumplen las condiciones para la conservación de la biodiversidad biológica (sitios Ramsar).