India tiene un color especial

O muchos. Los colores de las calles de India igual la gama de sus fascinantes mercados: desde el rojo brillante hasta el azul índigo pasando por el dorado o el blanco impoluto. El arco iris hecho país.

VIAJAR
 | 
Foto: JulieanneBirch / ISTOCK

Una cultura diferente, monumentos abrumadores y exotismo, mucho exotismo, es lo que ofrece India a sus visitantes. Considerado uno de los países más impresionantes del mundo, nadie que viaje hasta el subcontinente asiático vuelve a casa sintiendo indiferencia. Los grandes contrastes culturales y una rica gastronomía atrapa a los visitante hacia un mundo nuevo lleno de colores y sabores. Además, los exóticos templos compiten en belleza con las grandes fortalezas y los impresionantes mausoleos.

India tiene un color especial, un color que comienza en Delhi. Dividida en Old y New Delhi, es en la parte más antigua donde se encuentra la Delhi más laberíntica en la que en callejuelas y callejones proliferan bazares, tiendas y tenderetes. Un ciudad en la que perderse y descubrir rincones como el mercado de Chandni Chowk, uno de los más antiguos, el Fuerte Rojo, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2007, o la Gran Mezquita, llamada Jama Masjid, una de las más grande de todo el país. Pero no hay que abandonar Delhi sin visitar otros monumentos como la Tumba de Humayun, el Qtub Minar, la Puerta de India, el conjunto de templos Akshardham y el Raj Ghat, el memorial de Ghandi.

Tumba de Humayun. | SoumenNath / ISTOCK

Los colores de India continúan en otros lugares como en Jaipur, la ciudad rosa. Capital del estado de Rajastán toma su sobrenombre de los muros de sus fachadas, y es que la ciudad fue construida en estuco rosado para imitar la arenisca. Entre todos los edificios llama la atención el monumental Palacio de los Vientos, que se levanta como un muro en el centro de la ciudad. También imprescindible en Jaipur es el Jantar Mantar, uno de los cinco observatorios astronómicos construidos por el maharajá Jai Singh en el siglo XVIII. El Palacio de la Ciudad y el Museo Albert Hall también merecen una relajada visita.

A las afueras de Jaipur, a 11 kilómetros, se levanta el Fuerte Amber, un palacio-fortaleza que impresiona con su sola visión a los pies de una colina en cuya cima se encuentra el Fuerte de Jaigart, una de los estructuras defensivas más sorprendentes de India por su buena conservación. Hasta la puerta del Fuerte Amber se puede subir andando o en uno  de los elefantes adornados con llamativas pinturas que flanquean las puertas.

Fuerte Amber. | Jui-Chi Chan / ISTOCK

Y si hablamos de India es inevitable hablar de Agra y su Taj Mahal. Construido en mármol blanco, este mausoleo está formado por un imponente conjunto de edificios que son el mejor conservado ejemplo de arquitectura mogola del mundo. Patrimonio de la Humanidad desde 1983, ver la salida del sol junto al Taj Mahal es una experiencia inolvidable.

Si quieres ser una de esas personas a las que la India las ha atrapado y cautivado Nautalia Viajes ofrece un circuito de 8 días con salidas desde Madrid visitando Delhi, Jaipur, Amber y Agra desde 956 €. Este precio incluye los vuelos, las tasas, los traslados, el alojamiento, las excursiones, un guía y el seguro de viaje.