Vías ferratas en Andorra

El Principado posee una amplia oferta de deportes de aventura entre los que destacan 16 rutas de vías ferratas.

VIAJAR
 | 
Foto: MonikM/istock

Los amantes de la montaña y los deportes de aventura encuentran en Andorra, su paraíso particular. En verano, cuando el manto blanco desaparece, este pequeño país, ubicado en el suroeste de Europa, entre España y Francia, deja al descubierto un intenso paisaje verde, ideal para disfrutar de unos días de desconexión al aire libre. Si te gusta la adrenalina, eres uno con la naturaleza y además no te dan miedo las alturas, debes saber que el Principado posee una amplia oferta de actividades entre las que destacan 16 rutas de vías ferratas.

Originadas a mediados del siglo XIX en Austria y popularizadas a partir del siglo XX, las vías ferratas nacen como un deporte derivado del trekking y la escalada. Son itinerarios verticales y horizontales que transcurren por paredes o macizos rocosos equipados para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, tirolinas y en general todo tipo de elementos que garantizan la seguridad de los aventureros a los largo de la vertiginosa ruta. He aquí cuatro impresionantes vías ferratas que no te puedes perder en tu visita a Andorra.

1. Clots de l'Aspra

Clots de l'Aspra es una vía de iniciación, adaptada para niños. La primera parte transcurre por un espolón, no completamente vertical, con muchos peldaños para que los más pequeños no tengan problemas para realizar la ascensión. Se trata de una vía de acceso libre, orientada al noroeste, con una longitud de 150 metros y unos 70 metros de desnivel.

2. Sant Vicenç d’Enclar

Es una ruta de nivel moderado, cerca del pueblo de Santa Coloma, en la parroquia de Andorra la Vella. La vía, que posee 270 metros de longitud y 190 de desnivel, se recorre en algo más de dos horas.

3. Roc del Quer

Genera mucha impresión porque sube por el centro de la pared del roc de Quer proporcionando unas vistas espectaculares de Canillo desde Escaldes-Engordany. La dificultad que presenta esta vía es moderada-alta.

4. Racons

Ubicada en el Roc del Quer es una vía con un recorrido muy pronunciado y vertical que incluye pasos de escalada entre escalones y tramos de pared. Una vez empezada no hay marcha atrás, ya que no existe ninguna ruta escapatoria prevista. Su dificultad es alta y para un nivel experto.