Trekking en Jordania

Más allá de Petra y el Mar Muerto, el Reino Hachemita es uno de los destinos del mundo donde el turismo activo encuentra su espacio.

Viajar
 | 
Foto: cinoby / iStock

Caminar entre humedales, atravesar a pie el corazón de la Reserva de la Biosfera de Dana o pasear por el bosque de la Reserva Natural de Ajlún son tres ejemplos de rutas de senderismo se pueden disfrutar en Jordania. Desiertos, bosques y colinas esperan al senderista en un país en el que la temperatura es agradable durante todo el año. Y es que una vez que se viaja a un destino, además de la cultura hay que conocer su entorno. Para ello os proponemos tres rutas  a pie:

Reserva de la Biosfera de Dana

Esta reserva se encuentra entre el mar Muerto y el mar Rojo y tiene una extensión de unos 320 km². Con más de 700 especies de plantas, Feynan Ecolodge ofrece conocerla a través de una caminata de dos kilómetros a través de las crestas de las colinas y por los acantilados de la reserva. Esta ruta está guiada por un beduino local y a través de ella se puede contemplar desde lo más alto los pueblos beduinos de la región y el desierto de Wadi Araba.  Además, esta salida se hace al amanecer por lo que se puede contemplar la salida del sol tras las colinas.

Casa del Jabón en la Reserva Forestal de Ajlun

Al norte de Amán, la Reserva Foresta de Ajlun está formada por un territorio montañoso que se puede recorrer de la mano de la ruta de la Casa del Jabón. Esta ruta comienza en el Centro de Visitantes de la Reserva y finaliza entre seis y siete kilómetros después en la Casa del Jabón, en el pueblo vecino de Orjan. En el camino el visitante podrá disfrutar de bosques de roble y pistachos y al finalizar podrán ver cómo las mujeres locales trabajan el jabón con aceite de oliva puro. Además, la ruta permite un desvío a una antigua prensa de vino.

Oasis en la Reserva de Humedales de Azraq

En el desierto oriental de Jordania, la Reserva de Humedales de Azraq cuenta  en sus 12 km² con zonas secas y húmedas que son un oasis para las aves migratorias. Una de las rutas  a través de las que se puede conocer este área bordea numerosas pozas de agua en recorrido de un kilómetro y medio en el que se puede disfrutar del paisaje y de las aves que habitan en la reserva. Llama la atención en el recorrido una antigua muralla de basalto negro, probablemente construida por algún califa omeya.