Siete experiencias en la naturaleza más salvaje de Austria

Hohe Tauern es el Parque Nacional más salvaje de los Alpes austriacos, un destino sorprendente y poco conocido que entusiasmará a los amantes de la naturaleza. Está entre las regiones de Salzburgo, Tirol y Carintia.

Javier Carrión
 | 
Foto: Eduardo Grund

1. Encontrar oro
Con la asistencia de Teo, que tiene su pequeño campamento en el valle de Rauris, se puede aprender a lavar oro con la ayuda de una pala y una batea (recipiente con forma de plato hondo o sombrero chino). Podrá extraer las partículas de oro sueltas que se depositan junto a la arena y los guijarros del río, e introducirlas en una pequeña cápsula que acabará siendo un preciado recuerdo. La excursión cuesta 6 euros por persona (incluidas las botas de agua) y el horario es de 9.30 a 17 horas (de junio a septiembre).

2. Ver la lucha de caballos
A finales de junio, la granja Alpengasthof Bodenhaus del valle de Rauris acoge una original competición entre caballos italianos y austriacos. Entre 10 y 18 sementales de la raza Noriker compiten por ser el mejor ante miles de espectadores que asisten a esta representación de la ley del más fuerte. Hay mordeduras, coces e incluso boxeo; todo está permitido en esta demostración de poder. Tras la pelea, los animales son trasladados a la montaña para disfrutar de unas merecidas vacaciones.

Eduardo Grund

3. Seguir al quebrantahuesos
Para los aficionados a la observación de aves, la estrella del valle de Rauris es el quebrantahuesos, que tiene en estas cumbres su hogar perfecto. Después de su reintroducción en el Parque hace treinta años, hay más de un centenar de ejemplares. Este ave es sencilla de identificar por su tamaño, su cabeza oscura, su cuerpo gris y la envergadura de sus alas.

4. Pescar y beber cerveza en Weixen
Otra experiencia original en la finca Landgasthaus Weixen, perteneciente a la familia Brandstätter. Por cinco euros al día, el visitante puede pescar su propia trucha (14 euros el kilo de cada presa) en uno de los dos lagos de la finca y luego consumirla en el restaurante de la finca. Si se queda en este encantador paraje de Rauris, puede también consumir la rica cerveza que preparan en su fábrica artesanal.

5. Contemplar la vida salvaje de Rauris
Lobos, linces, osos, urogallos, ciervos y gamos son el foco de atención del parque de fauna salvaje de Fuchs, ubicado junto al peaje de la carretera alpina de Grossglockner. Alberga a más de 200 animales en un recinto de 15 hectáreas. Adultos: 7 euros; niños (entre 4 y 14 años), 3,50 euros.

Lince europeo en el Parque de Fauna Salvaje en Fuchs. | Eduardo Grund

6. Excursión con un “ranger” del Parque Nacional
Una de las experiencias más especiales es descubrir los secretos de Hohe Tauern junto a un ranger del Parque Nacional. En verano, de julio a septiembre, se organizan tours guiados con estos vigilantes del Parque que duran desde media jornada a varios días. También se pueden solicitar en la temporada invernal, desde mediados de diciembre a Semana Santa, utilizando bastones y raquetas de nieve.

7. Cetrería en Hochalm
El experto cetrero Peter Krizan presenta un espectáculo didáctico y entretenido sobre las principales aves que viven en Hohe Tauern. Para asistir hay que subir en las góndolas del Rauriser Hochalmbahnen hasta la cumbre de una de las montañas del valle (1.780 m.). Búhos, halcones y águilas están presentes en esta exhibición que dura unos cuarenta minutos. El precio de la visita es de 11 euros, con dos explicaciones diarias en verano (11h y 14.30h).