Planes urbanos para morirse de miedo en Halloween

Desde Valencia hasta Zaragoza, pasando por Sevilla o Soria,  descubre los mejores enclaves para disfrutar de la noche más terrorífica del año.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: chaiyapruek2520/iStock

El miedo y la diversión como protagonistas. La noche del 31 de octubre, las principales calles de España se inundarán de espeluznantes y terroríficas calabazas, zombis, vampiros, esqueletos y hombres lobo, en una celebración que no deja de sumar adeptos en nuestro país. Se trata de la Noche de las Brujas, popularmente conocida como Halloween. De origen celta, esta festividad se ha extendido con fuerza por el territorio nacional, dónde -desde hace varios años- se organizan veladas temáticas especiales con el objetivo de atraer a turistas de todos los rincones del mundo.

Y es que, en la actualidad, son muchas las ciudades españolas que ofrecen la posibilidad de realizar visitas guiadas con espeluznantes yincanas y pruebas de lo más variopintas, alrededor de los lugares más misteriosos y terroríficos.

Madrid

Como cada año el Parque de Atracciones y el Parque Warner Bross de Madrid  acogen nuevos, mejorados y más sorprendentes (aún si cabe) pasajes de terror. No obstante, eso solo es una muestra de las actividades que la capital española ha organizado para la noche de Halloween. Algunas de las más populares son: ¿Preparados para pasar miedo en Madrid?, donde un guía explicará a los participantes historias tenebrosas de la villa; y La noche de los espíritus, una ruta donde se podrán escuchar psicofonías grabadas en distintos puntos de la ciudad.

Los amantes de los disfraces, en cambio, tienen una cita en La Latina. MadMovie: vive la yincana friki del terror, se presenta como una alternativa donde los curiosos deberán ir superando divertidas pruebas por el centro de la capital.

Soria

Quien se acerque a la provincia de Soria podrá rememorar ritos y leyendas de esas que dan miedo, pero que siempre han estado arraigadas en la tradición de sus gentes y de sus pueblos. Las actividades organizadas van desde pasacalles, hasta una lectura teatralizada de leyendas de Bécquer a los pies del Monte de las Ánimas, pasando por un impresionante paso de fuego.

Barcelona

En Barcelona el Horror Tour y Barcelona nocturna criminal recorren Las Ramblas y el barrio Gótico, además de los enclaves más emblemáticos de la ciudad, dejando al descubierto las historias de muertes, diablos, y fantasmas que esconde la Ciudad Condal.

Sevilla

Los aficionados a los misterios tienen una cita en Sevilla. La ciudad del Giraldillo ha creado una ruta urbana que recorre durante casi dos horas los principales caserones encantados del núcleo urbano. El padre de la idea es el popular escritor y divulgador de enigmas José Manuel García Bautista, paisano que se ha propuesto que los participantes tengan una experiencia agradable mientras se llevan algún que otro susto.

Vitoria

En Vitoria, por su parte, se puede disfrutar de La Ruta del Silencio de la Ciudad Blanca. Se trata de un itinerario que recorre los escenarios del thriller policiaco, Ciudad Blanca, de la alavesa Eva García Sáez. El itinerario discurre por los monumentos más conocidos de Vitoria, como la Catedral de Santa María, la plaza de la Burullería, la muralla medieval o la Casa del Cordón.

percds/iStock

Valencia

La ruta Valencia Embrujada te adentra durante hora y media en algunos de los lugares más espeluznantes de la ciudad. Entre ellos destaca el Ayuntamiento, donde se dice que se han oído extraños ruidos y gritos y se han visto luces humeantes con forma humana.

Zaragoza

Uno de los lugares abandonados de España con más historia es Belchite, un pueblo fantasma ubicado en Zaragoza en el que se tuvo lugar una famosa batalla durante la Guerra Civil. El enclave quedó literalmente en ruinas, por lo que se decidió reconstruirlo en otro lugar. Los restos de lo que actualmente se conoce como Pueblo Viejo de Belchite están abiertos al turismo ávido de historias y mitos. Con motivo de la noche de Halloween, son muchos los que se acercan hasta este enclave con el objetivo de vivir una velada terrorífica.