Picasso y el Guernica, la exposición del año en Madrid

Se cumplen 80 años de la más icónica obra del artista malagueño y el Museo Reina Sofía lo celebra con una muestra imprescindible.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Joaquín Cortés / Román Lorés

Es un elocuente retrato de la realidad bélica, una desgarradora encarnación de la agonía y del desconcierto que provoca el conflicto armado. Una obra maestra que ha perdurado como emblema de la condición moderna; que se ha convertido, como reseña el propio museo, en “la escena trágica de nuestra cultura”.

El Guernica, el cuadro con el que Pablo Picasso trazó las más poderosas imágenes de la rabia contra el fascismo, cumple 80 años en este 2017. Un acontecimiento que el Museo Reina Sofía de Madrid, depositario de este cuadro desde hace un cuarto de siglo, celebra con la que ya ha sido aclamada como la exposición del año.

Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica fue inaugurada el pasado 5 de abril con una irrupción apoteósica: en tan solo diez días recibió más de 80.000 visitantes, una cifra que espera sumar varios ceros hasta su cierre el 4 de septiembre. Hay quien se aventura a augurar un nuevo récord, como ya aconteciera con la muestra dedicada a Dalí en la misma pinacoteca, que acabó convertida en la más exitosa de los últimos tiempos.

Sala de la exposición Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica | Joaquín Cortés / Román Lorés

Y es que es la atracción que ejerce este icono del arte contemporáneo está más viva que nunca. Concebida como un encargo para el pabellón español, dentro de la Exposición Internacional de las Artes y las Técnicas celebrada en París en 1937, el Guernica es una pieza única. Con su tratamiento épico y compasivo de la violencia, con su representación de ese mundo interior que se desploma, su imagen ha sido catártica para generaciones de todo el mundo.

Por eso esta muestra recurre al mural como eje de una nueva mirada a la concepción picassiana de la guerra. Desde la raíces que llevaron al artista a alumbrar esas imágenes siniestras hasta la total consolidación de un nuevo lenguaje gráfico para un territorio emocional inexplorado.

Cerca de 180 obras fundamentales de Picasso componen este recorrido que arranca en los años 20 con el optimismo cubista, que después refleja el punto de inflexión que su arte tuvo con Las Tres Bailarinas (para él fue siempre su mejor trabajo) y que más tarde evoluciona en una monstruosidad indisimulada que acabará dominando sus lienzos: criaturas terroríficas y amenazadoras, figuras acechantes y desfiguradas que rondan las obsesiones del genio en su peculiar visión del horror.

Sala de la exposición Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica. | Joaquín Cortés / Román Lorés

Obras procedentes tanto de los fondos de la colección como de más de treinta instituciones de todo el mundo, entre las que figuran el Musée Picasso y el Centre Pompidou de París, el MOMA y el Metropolitan de Nueva York o la Tate Modern de Londres, además de otras muchas colecciones privadas.

El Guernica no habría existido de no ser por los trabajos previos del genio, por su atracción recurrente hacia las situaciones de la humanidad in extremis. Tal es el planteamiento de esta muestra que también acerca los bocetos y dibujos preparatorios para el que sería su mural más reputado. Aquel que logró exaltar la tragedia a gran escala a través de rostros distorsionados que chillan, de lágrimas que apuñalan los ojos, de hombres y mujeres, en definitiva, desmembrados por el dolor.

* Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica. Hasta el 4 de septiembre de 2017 en el Museo Reina Sofía de Madrid. Martes cerrado.